Menú

Madrid

Nueva crisis PP-Vox en Madrid: ultimátum en Torrelodones y su sangrante comparación con Villaviciosa

La falta de "uniformidad" de criterio de Vox hace saltar las alarmas. La alcaldesa popular de Torrelodones decreta un parón en las relaciones.

La falta de "uniformidad" de criterio de Vox hace saltar las alarmas. La alcaldesa popular de Torrelodones decreta un parón en las relaciones.
Isabel Díaz Ayuso junto a Almudena Negro en una imagen de archivo. | Europa Press

Las fricciones entre PP y Vox en la Comunidad de Madrid van en aumento. Las tensiones entre Isabel Díaz Ayuso y Rocío Monasterio – visibles en cada pleno de la Asamblea- se han trasladado a otros puntos de la región a penas un año después de la constitución de los nuevos ayuntamientos. No es pues un asunto personal, de falta de sintonía, sino de trasfondo político.

Hace dos meses empezaron a materializarse en forma de ruptura. Ocurrió primero en la localidad de Pedrezuela, donde la falta de acuerdo en los Presupuestos llevó al alcalde a cesar a la concejal de Vox, Verónica Martínez. En su lugar, entró la edil independiente María Luisa Periañez. El acuerdo saltó por los aires después en Humanes. Los populares, en minoría, lograron salvar la situación con un pacto entre Vecinos por Humanes y el nuevo regidor popular, Óscar Lalanne, nombrado tras la dimisión del anterior, José Antonio Sánchez, para dedicarse en exclusiva a sus tareas como diputado de la Asamblea de Madrid. También hay desgaste en otras localidades, como es el caso de Arganda del Rey, donde el PP denunció una pinza de PSOE y Vox para quitar competencias a su gobierno.

Ahora, un nuevo conflicto, amenaza con terminar de explotar a la vuelta del verano. La alcaldesa de Torreledones, Almudena Negro, ha dicho basta y hace unos días comunicó que el acuerdo de gobierno con Vox quedaba "en suspenso". La gota que ha colmado el vaso ha sido la abstención de su concejal en el pleno celebrado el pasado 4 de julio en el que se votaba el pliego de limpiezas.

"Estamos hartos de los desplantes de Vox. Votaron en contra de mejorar la policía local, erigiéndose en portavoces de un sindicato, y ahora se abstienen en el pliego de limpieza. Pues si a ellos no les interesa la seguridad de sus vecinos ni la limpieza del municipio, tenemos que meditar si nos interesa seguir en esta coalición", afirmó la regidora popular.

Negro añadió que el PP ha "soportado en silencio" hasta insultos en redes sociales desde la cuenta institucional de Vox, pero este torpedeo constante al gobierno hace la situación prácticamente inviable. "Vox en Torrelodones no está a gobernar para los vecinos, sino a hacer oposición desde el gobierno. Por eso les invito a abrir un periodo de reflexión corto, en el que decidan si quieren estar en el gobierno o en la oposición".

El Partido Popular y Vox suscribieron en mayo de 2023 un acuerdo de gobierno en Torrelodones (25.100 habitantes), que se hizo público. En dicho acuerdo ambas fuerzas se reconocían "libertad de voto respecto a mociones ideológicas y declaraciones institucionales, pero, aduce la alcaldesa, "no a votar en contra de los proyectos más importantes del municipio. Vox ha bastardeado el acuerdo, entre apelaciones a ser leales cuando han sido claramente desleales al votar en contra en el tema de seguridad y abstenerse en el pliego de limpiezas".

El asunto es más sangrante si cabe si se compara con lo sucedido en el municipio de Villaviciosa de Odón (28.000 habitantes). En ambos el PP gobierna con Vox, pero los de Rocío Monasterio han actuado de forma radicalmente diferente ante situaciones muy similares sobre los pliegos de limpieza. De hecho, fuentes populares señalan a Libertad Digital que la diferencia entre ambos pliegos solo es una: en Torrelodones el concejal de Medio Ambiente, Javier Tato, es del PP y en Villaviciosa, Ernesto Serigós, de Vox. "En Vox Madrid no hay criterio único, como se pone de manifiesto", concluyen.

El nuevo pliego del servicio de limpieza de Torrelodones sale a licitación por 38,5 millones de euros para los próximos 10 años, con un coste anual de 3,8 millones. Finalmente se aprobó con los votos del PP y la abstención de sus socios de Vox. En cambio, en Villaviciosa de Odón, ambos partidos se pusieron de acuerdo en aprobar la licitación por valor de 57.806.820 euros a 10 años, incluyendo una modificación de contrato del 20% que elevaría el coste hasta los 63.061.990 euros.

"En Torrelodones la portavoz de Vox, Sonsoles Palacios, ha utilizado la tasa de basuras que impone la ley 7/2022 de Pedro Sánchez para abstenerse", denuncian a este periódico. Según Palacios, "este megaproyecto solo va a hacer un desequilibrio de gobernanza en el resto de concejalías". Pero desde el PP replican que Palacios "cree que las concejalías son de los concejales y no del ayuntamiento, y siempre busca excusas de mal pagador para hacer oposición. Han usado la tasa de Sánchez para atacar al PP de Torrelodones". En cambio, apuntan, en Villaviciosa ambos partidos se felicitan por un acuerdo mucho más caro.

Por ejemplo, en Torrelodones, Palacios critica que se haya incorporado una trituradora de restos vegetales al pliego; en Villaviciosa, su compañero de Vox defiende la necesidad de la misma, apuntan desde el PP. Palacios ha llegado a tildar de "coacciones" a los licitadores las "mejoras" que se introducen en el pliego, mientras que Serigós afirma: "Vamos a obligar al adjudicatario a contratar el servicio de mantenimiento de los contenedores" porque "es el que Villaviciosa de Odón se merece y que nunca debería haber dejado de tener, ya que supondrá una mejora significativa en la prestación de un servicio que ahora es deficiente".

La abstención de Vox en Torrelodones se ha basado también en el planteamiento político de la votación del PP a nivel europeo y en el Congreso, que conlleva la imposición de unas tasas elevadísimas de basuras a nivel municipal. "Algo que en ningún caso estaba siendo objeto de debate", señalan fuentes del Consistorio. "En Torrelodones existe tasa de basuras y en Villaviciosa su compañero de Vox tendrá que implementarla". Para el PP de Torrelodones, "usar la excusa de la tasa para generar inestabilidad sería como poner en suspenso el acuerdo de gobierno porque Vox se ha ido con Putin de la mano de Orbán. Demagogia barata", sentencian.

La tasa solo es posible con la aprobación de una ordenanza que deba recoger las obligaciones que por ley se impongan y ser objeto de debate y aprobación por pleno municipal en otro momento distinto, explican. Y en ese caso se estudian las bonificaciones y la correcta aplicación para cada vivienda, "atendiendo a criterios justos y responsables, no solo al valor económico del contrato de retirada de residuos urbanos del municipio, cosa que la señora Palacios parece desconocer".

Un día después del pleno de la discordia en Torrelodones, Rocío Monasterio se pronunció en estos términos a través de X, antes Twitter: "En el PP pretenden que seamos cómplices del atraco que van a sufrir muchos madrileños con la tasa de basuras. No reducen sus gastos políticos, asumen las agendas progres verdes y por eso suben tasas. ¡Así no, ni hablar! No a la #TasaPPBasura".

Y el partido emitió un comunicado donde explicaba su postura: "Si bien el servicio de basuras debía ser mejorado, Vox se opone a que en ese sobrecoste que pagarían los vecinos se incluyan los peajes verdes impuestos por una agenda ideológica". Este "alto coste del contrato resultará en un altísimo aumento de la tasa de basuras de los vecinos". Sobre el acuerdo de gobierno con el PP, Vox subrayó que está en el gobierno como un partido diferente y "se ve en la obligación de rechazar determinadas propuestas en el Pleno ante la negativa del PP a negociar y reconsiderar políticas dañinas para los ciudadanos".

Desde el PP de Torreledones, en conversación con este periódico, se preguntan asombrados: "¿A quién va a cesar Monasterio, a su edil de Torrelodones o al de Villaviciosa?". Y es que les sorprende enormemente la falta de "uniformidad" en el criterio de Vox Madrid, que tendrá que elegir "qué modelo quiere: si el de la estabilidad y la lealtad de Villaviciosa, o la inestabilidad y la oposición desde el gobierno de Vox". En todo caso, en Torrelodones será la alcaldesa, Almudena Negro, quien tome la decisión de mantener o no el pacto de gobierno. Y, tras el ultimátum dado, todo parece indicar que no será así. ¿Será el de Torrelodones el último punto de no retorno para el PP y Vox en la Comunidad de Madrid? Tal y como están las cosas, todo apunta a que no.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso