Menú

Marruecos se jacta de la renuncia del Gobierno a hablar de ocupación

Después de que el Gobierno afirmara que la ley marroquí impera en el Sáhara y de los últimos silencios de De la Vega, Marruecos se ha felicitado por la solución del caso. Ve una victoria diplomática porque no se habla de ocupación. Y niega vínculos con el acuerdo sobre agricultura en la UE.

0

Omar Azziman, en una rueda de prensa en su residencia oficial en Madrid, se ha felicitado de que España y Francia hayan expresado con claridad el estatuto del Sáhara Occidental, según lo quiere su país, al término de la huelga de hambre de la activista saharaui Aminatu Haidar.

"Queda claro que el Sáhara está bajo el imperio del derecho marroquí", ha proclamado el embajador. Azziman también ha subrayado que las relaciones entre España y Marruecos han salido "fortalecidas" tras el caso Haidar, a quien ha acusado de dejarse utilizar por Argelia y el Frente Polisario para "torpedear" el plan de autonomía marroquí para la ex colonia, rechazado por los saharauis.

A su juicio, "después de semanas movidas" por la huelga de hambre de la activista, "era importante que países amigos como España y Francia recordasen ese estatuto, porque durante estas semana, aquí en España se ha oído y leído de todo". Aludía al comunicado del Gobierno del pasado jueves, en el que se decía que "en conformidad con la posición de Naciones Unidas, España constata que la Ley marroquí se aplica en el territorio del Sáhara occidental".

"Es un esclarecimiento y deja las cosas claras para el futuro", ha añadido Azziman, para quien ya no cabe hablar de que hay una ocupación del Sahara Occidental o de que Marruecos es una "potencia administradora" después de que España se fuese de la colonia en 1975.

El embajador Ha considerado además que de "algunas de esas declaraciones", emitidas por España, Francia y Estados Unidos, se concluye que "se apoya" la propuesta marroquí de autonomía para el Sáhara, que el Frente Polisario rechaza porque cierra la puerta a la independencia. El embajador ha aseverado que Haidar no tenía un fin "humanitario", sino "provocar una crisis para castigar al Gobierno de España" y boicotear la propuesta de autonomía. "Afortunadamente, estos objetivos no han sido logrados y las relaciones con España han salido fortalecidas", ha dicho.

Elogios a Moratinos

Azziman ha elogiado el papel del ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, por haber actuado con "mucha inteligencia, con mucho conocimiento de las dos sociedades, con mucha serenidad a pesar de las presiones y con un gran sentido de la responsabilidad".

Ha puntualizado que la decisión de Marruecos de no permitir la entrada en El Aaiún el pasado 14 de noviembre y de obligarla a volar a Lanzarote "no fue una expulsión", sino un "retorno" por "no cumplir con los trámites legales". A su entender, para haber sido expulsada, hubiera sido precisa una "decisión administrativa" y que hubiera pisado suelo marroquí.

También ha afirmado que Marruecos no va a establecer "ningún dispositivo especial" para evitar que se repitan comportamientos como el de Haidar cuando se negó a reconocer que era marroquí, –algo que la activista había hecho en repetidas ocasiones– aunque ha avisado que todo incumplimiento de la ley "tendrá sus consecuencias normales, jurídicas y legales". El embajador ha restado importancia a que Haidar no pidiera perdón finalmente al rey Mohamed VI, "porque no era un problema de vencer, sino de convencer".

Sobre las acusaciones de Rajoy respecto de un acuerdo para favorecer a la agricultura marroquí a cambio del desbloqueo de la situación de Haidar, Azziman ha negado cualquier relación. "No tiene nada que ver una cosa con la otra", ha apuntado sobre el hecho de que el jueves se tomó un acuerdo en la UE para que Marruecos pueda vender más tomates con un arancel menor. Según el embajador, las negociaciones "llevaban haciéndose mucho tiempo".

Respecto a la moción aprobada en el Congreso el pasado martes con el apoyo del PSOE y del resto de grupos, salvo el PP, a favor de un referéndum en el Sáhara Occidental, ha respondido que ésta petición "no le gusta a Marruecos".

En su opinión, la propuesta de autonomía de Marruecos respeta el derecho de autodeterminación saharaui, "es mucho más avanzada que un referéndum" y "no deja ni vencedores, ni vencidos". Azziman ha pedido que la imagen que Marruecos tiene en España "refleje la realidad" de que su país está haciendo cambios a favor de los derechos humanos y la democracia.

En Internacional

    0
    comentarios
    Acceda a los 13 comentarios guardados

    Servicios