Menú

Monago audita todo el sector público y ejecuta un drástico plan de ajuste

Ante la peor herencia, el mayor ajuste de la historia de Extremadura. Sólo un ejemplo: el director de Orquesta cobraba tres veces más que el presidente.

0
Ante la peor herencia, el mayor ajuste de la historia de Extremadura. Sólo un ejemplo: el director de Orquesta cobraba tres veces más que el presidente.
Monago, en el parlamento extremeño | Archivo

José Antonio Monago admite que la situación no es fácil en Extremadura y que la herencia recibida le obliga a trabajar de cara al día siguiente. Sin embargo, con su ambicioso Plan de Austeridad ya efectivo en los Presupuesto de la comunidad, asegura que "se puede llegar a cumplir" el objetivo del 1,3 por ciento del déficit, marcado por el Ejecutivo central.

Pero, lo primero asegura, es decir la verdad de las cuentas. De cómo dejó el Ejecutivo de Guillermo Fernández Vara las arcas. Y casi tres meses después de las elecciones, ya hay cifras tan oficiales como demoledoras: una deuda de más de 2.000 millones de euros a bancos y 600 millones a proveedores, pese a que la reconocida era de tan sólo 1.700 millones.

En contexto la cifra es aún más dramática, explica el equipo del presidente extremeño: Fernández Vara cogió las riendas del Gobierno en 2007 con 700 millones de euros de deuda, por lo que la multiplicó hasta los 2.600 en apenas cuatro años. Un récord al que sumar el dato de parados, en escalada mes tras mes: de los 60.000 se pasó en mayo de 2011 a los 120.000.

Con todo, a treinta de junio, el déficit de la región era del 2,7% (el doble de lo permitido por el Estado), si bien el aparato económico de Monago advierte de que si se hubiera seguido gastando lo comprometido, al final del presidente año, habría ascendido hasta el 6,8%.

Frente a unas arcas con un agujero sin fondo, Monago ya ha puesto en marcha el mayor ajuste de la historia de la comunidad y cuyo desglose deja en evidencia partidas sospechosas por parte del anterior Ejecutivo, que, por ejemplo, tenía secretarías con rango de direcciones generales como "Extremadura en el mundo" o "Coordinación de asuntos africanos".

Un plan que se divide en dos grandes bloques: un decálogo de austeridad y un radicial plan de ahorro:

DECÁLOGO DE AUSTERIDAD

  • Reducción al 50% de los gastos de publicidad y propaganda.
  • Reducción al 50% de los gastos de estudios técnicos.
  • Reducción al 50% de los gastos jurídicos externos de la Junta de Extremadura.
  • Reducción al 50% de los gastos por representación y dietas de viajes.
  • Reducción al 50% de los gastos en publicaciones y suscripciones periódicas.
  • Reducción de un 75% de los gastos de protocolo y recepciones oficiales.
  • Reducción de los gastos de suministros (se está evaluando).
  • Reducción de los gastos en arrendamientos de sedes administrativas (se está evaluando).
  • Reducción de los gastos por comunicaciones telefónicas, ajustándolos estrictamente a las necesidades del servicio público (se está evaluando)
  • Eliminación de las partidas opacas como "otros", "otros gastos", "otros trabajos", etcétera.

MEDIDAS DE AHORRO

  • Las Consejerías se han reducido de 11 a 7, lo que ha supuesto una reorganización administrativa.
  •  Reducción de 12 a 10 de las secretarías generales.
  • Reducción de 40 a 28 los directores generales.
  • Reducción de 8 a 2 las gerencias territoriales del SEXPE.
  • Reducción de 8 a 4 las gerencias del SES.
  • Reducción de 2 a 0 los delegados territoriales de la Junta en cada provincia.
  • Ahorro de 4 millones de euros por la reducción de altos cargos y personal de libre designación, con carácter eventual, que se reduce en más de un 50%.
  • La asignación personalizada de vehículos oficiales queda restringida a los miembros del Consejo de Gobierno. El uso de vehículos para altos cargos y funcionarios se restringe a actos oficiales, reuniones de trabajo y comisiones de servicio. En estos momentos se está analizando el uso de los más de 2.100 vehículos que tenía el anterior gobierno.
  • Supresión de los privilegios de ex altos cargos y personal eventual.
  • Eliminación de cláusulas indemnizatorias del personal directivo en los entes y empresas públicas.
  • Reducción de sueldos del personal directivo en la empresa pública.
  • Análisis y reducción de arrendamientos donde se ubicaban sedes oficiales.
  • Unificación de la gestión de compras.
  • Unificación de los centros de proceso de datos que en estos momentos tiene cada una de las consejerías de la Junta y que se pretende centralizar con un ahorro estimado de entre 100 y 200 millones de euros.
  • Supresión de secretarías con rango de dirección general como "Extremadura en el Mundo", "Estudios para la paz" o "Coordinación de Asuntos Africanos".

Un compromiso de apretarse el cinturón, a través de medidas concretas, y eso que el Gobierno todavía está auditando todo el sector público, convertido en una maraña de empresas en las que, auguran, habrá que meter la tijera. De ésa revisión de cuentas Monago sólo da un patrón de cómo andan las cosas: el director de la Orquesta de Extremadura ganaba 180.000 euros al año, lo que supone casi el triple del sueldo destinado al presidente.

Supresión de documentos oficiales, cuentas desvirtuadas, atenciones primarias (como la Seguridad Social) sin ser atendidas... pero, pese a todo, el nuevo presidente considera que pueden salir adelante. Y eso que, para rematar, Izquierda Unida es su aliado de Gobierno. Se compromete a no aceptar chantajes y recuerda que él ya apostó por el Impuesto de Patrimonios, a favor de todas las comunidades, en plena campaña electoral.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 13 comentarios guardados

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation