Menú

Cospedal saca pecho y descarta una "operación" para que Cascos vuelva

Rajoy no hará nada para intentar recuperar a Cascos. "No hay ninguna operación ni se va a hacer", zanjó una Cospedal crecida en clave interna.

0
Rajoy no hará nada para intentar recuperar a Cascos. "No hay ninguna operación ni se va a hacer", zanjó una Cospedal crecida en clave interna.

Pese a la orden taxativa de Mariano Rajoy de ningunear a Francisco Álvarez Cascos en el Comité Ejecutivo Nacional, celebrado este lunes en la sede nacional del PP, en el turno de ruegos y preguntas alguien se atrevió a levantar la mano para reclamar "cordura" así como el fin de las descalificaciones.

La osada no era ni más ni menos que Luisa Fernanda Rudi, dirigente de toda la vida pero que ha conseguido hacerse un hueco en ese 'nuevo PP' al convertirse en cabeza de cartel a las elecciones en Aragón. La que fuera primera presidenta en la historia del Congreso de los Diputados nunca ha escondido su amistad con Cascos, fruto de los años, pero siempre se mantuvo en un segundo plano cuando otros pesos pesados apoyaron públicamente su candidatura.

En una conversación con periodistas previa al portazo de Rajoy a Cascos, Rudi afirmaba que "por disciplina" nunca se postularía ni a favor ni en contra del ex ministro ya que la decisión atañía "exclusivamente" a su jefe de filas. Tal vez por ello, a muchos miembros del órgano interno sorprendía que fuera ella quien sacara el asunto a la palestra.

"Es una estupidez hablar de ala dura y ala blanda en el PP", vino a decir la baronesa popular, que criticó, a ojos de un homólogo en cargo, que los primeros espadas "se escudaran en sus segundos o terceros" para lanzar dardos envenenados contra el que fuera ex secretario general.

El titular del PP en Asturias, el denostado -incluso en clave interna- Ovidio Sánchez, tomó entonces la palabra para lamentar esas "descalificaciones" y hacer cierta autocrítica; algo que rechazaba previamente ante los periodistas, lo que refleja el peso de sus palabras. "No hay que hacer autocrítica", dijo, textualmente, a su entrada al feudo nacional de los populares.

Concluidas ambas intervenciones, Rajoy habló por primera vez del asunto -no lo hizo en su intervención inicial- para darle la razón a Rudi y apostar por "la sensatez" y el "sentido común". Una ambigüedad en la respuesta que no tuvo María Dolores de Cospedal en su intervención, después reiterada -e incluso amplificada- en una concurridísima rueda de prensa.

Cospedal saca pecho ante la plana mayor del PP

Ante los suyos, la secretaria general del PP dejaba constancia del pulso ganado al apuntar que se han elegido los cabeza de cartel atendiendo "al interés general y del partido" y que, por lo cual, Cascos nunca fue la mejor opción para Asturias. La segunda idea en la que ahondó es que se respetaron escrupulosamente los estatutos de la formación, un extremo puesto en duda en constantes ocasiones por el protagonista.

"Es la gran triunfadora", decía sin medias tintas un miembro del órgano, en conversación informal con Libertad Digital. Una idea a la que añadía otra: "Mientras Cospedal ha sacado pecho, nadie ha salido en defensa de Cascos". Y es que Alberto Núñez Feijóo ni tan siquiera se trasladó a Madrid mientras que Esperanza Aguirre optó por no tomar la palabra. Ambos fueron sus máximos valedores.

Ya en declaraciones a los periodistas, Cospedal incluía en su mensaje otras dos píldoras novedosas. Por un lado, dejaba claro que la dirección nacional no va a dirigir ninguna "operación" para que el histórico dirigente vuelva a las siglas del PP. "No hay ninguna operación ni se va a hacer", zanjó clarificadora.

Por otro, intentaba echar por tierra el que es el mayor escudo de Cascos ante quienes le critican que haya dejado el partido: la indefensión sufrida ante los insultos de Gabino de Lorenzo y otros dirigentes del PP asturiano. En este sentido, dijo la número dos que el Comité de Derechos y Garantías abrió "hace ya tiempo" un expediente informativo, sin dar -eso sí- ningún tipo de detalle.

Fuentes populares explicaron entonces que cuando Cascos se puso en contacto con el Comité disciplinario, éste atendió a las quejas pero "sin ir más allá". Según la versión de Cospedal, este órgano también está analizando las reclamaciones realizadas tanto por el PP asturiano como, específicamente, el de Gijón.

"Si algo ha quedado claro tras esta reunión es que ya nadie va a levantar la voz a Rajoy. Ni siquiera por alguien como Cascos. El único objetivo es ganar las elecciones, aunque no nos gusten determinados acontecimientos o formas de actuar", resumía un presidente autonómico, al que le daba la carcajada al ser preguntado sobre si cree que con este capítulo el escándalo quedaba sepultado. "Eso es no conocer a Cascos. Queda para largo".

En España

    0
    comentarios
    Acceda a los 50 comentarios guardados

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD