Menú

EiTB y la entelequia de Euskal Herria

PP y PSE han dedicado un espacio propio a EiTB en su acuerdo político. El objetivo, eliminar el adoctrinamiento político.

3

(J. Arias Borque) El nacionalismo vasco gira en torno al mito de Euskal Herria, un país imaginario que ocuparía los territorios de la comunidad vasca, Navarra y buena parte del departamento francés de Pirineos Atlánticos. Desde que el 31 de diciembre de 1982, a las 12 de la noche, ETB llegase por primera vez a los hogares vascos con el mensaje navideño del por entonces lehendakari Carlos Garaikoetxea, la radio-televisión pública vasca no ha dejado de adoctrinar a sus espectadores con las tesis de la mitología nacionalista.

Pese a que los canales públicos de radio y televisión comenzaron a emitir en un primer momento tan sólo en la comunidad vasca, no tardaron en intentar normalizar a través de su programación la existencia de la entelequia de Euskal Herria, un hecho que continúa en la actualidad a través de los principales programas del grupo.

Los ejemplos más claros se pueden ver en los programas de las dos principales cadenas de televisión del grupo, ETB1 y ETB2. “Del país de los vascos” y “Rincones de Euskal Herria” son programas documentales que dedican monográficos a pueblos, paisajes, personajes históricos y tradiciones locales, destinados siempre a apuntalar el mito de Euskal Herria. Exactamente igual ocurre con el programa EITB Kultura, dedicado al cine, artes plásticas, teatro, música o literatura, y para el que no hay diferencia territorial a la hora de hablar de espectáculos o actos ya sean en Salvatierra (Álava), Tafalla (Navarra) o San Juan de Luz (Francia).

En los informativos de las dos cadenas, se trata con cotidianidad los hechos que acontecen tanto en Navarra como en los territorios que reivindican los nacionalistas vascos en Francia. Dentro de los mismos apartados que las noticias sucedidas en la comunidad vasca y diferenciados de los espacios con informaciones internacionales y las pocas que se dan del resto de España. Tras el “Teleberri” (Telediario), llega la hora de Eguraldia, la información meteorológica, donde se da la previsión meteorológica en un mapa de Euskal Herria, sin divisiones geográficas o políticas, y que reincide en la visión unitaria de esos territorios.

En los deportes, ya sea en el espacio dedicado en los informativos o en las retransmisiones de los eventos, se habla con cotidianidad del Osasuna como equipo vasco; así como del Aviron Bayonnais y el Biarritz Olympique, los equipos de fútbol y rugby de las localidades francesas de Bayona y Biarritz, respectivamente.

Más de los mismo con la llegada del verano. Entonces el programa estrella de la televisión vasca es Jaiak (fiestas), dedicado a informar de las principales fiestas patronales de las localidades de la entelequia de Euskal Herria, y que llega a tener hasta tres o cuatro horas de directo algunos fines de semana. Al igual que en el resto de programas, no hay diferencias territoriales a la hora de hablar de las fiestas de San Fermín, La Blanca, o las de Bayona o San Juan de Luz.

Navarra y el fracaso francés

Una vez encarrilado el adoctrinamiento ideológico en la comunidad vasca, los gobiernos del PNV se lanzaron a la conquista televisiva de Navarra. En febrero de 1986, nacionalistas vascos de la comunidad foral colocaron un repetidor de señal en la sacristía del santuario de San Miguel de Aralar. Desde allí se lanzó la señal de la televisión pública vasca hasta Pamplona. A través de la red de ikastolas, se financiaron otro par de repetidores que terminaron llevando la señal de ETB hasta la mayor parte de Navarra.

De este modo, el mismo adoctrinamiento político sobre la existencia de Euskal Herría que llegaba a los domicilios vascos se coló en los salones de miles de hogares navarros. Veintitrés años de emisiones alegales por los que sólo han protestado los últimos gobiernos de UPN, con Miguel Sanz a la cabeza.

La cadena vasca abrió una importante delegación en Navarra y emite programación propia para la comunidad foral, haciendo desconexiones de varias horas de duración durante todas las tardes.

La implantación de la TDT ha supuesto un duro revés para el proyecto nacionalista, pues el apagón analógico pone en serio peligro de recepción del canal vasco en la región. De hecho, 44 municipios de la Ribera y Tierra-Estella dejarán de ver ETB en junio con el apagón analógico en la zona. Eso sí, desde hace meses, el Gobierno vasco viene negociando con el Ejecutivo de Miguel Sanz la posibilidad de que se le permita emitir por alguno de los multiplex navarros. Las conversaciones siguen en marcha, pero las condiciones puestas por el Gobierno de UPN son claras y tal vez, demasiado exigentes para el nacionalismo vasco: que las emisiones de esta entidad "respeten la realidad institucional de Navarra" y que los canales navarros también puedan verse en la comunidad vasca.

Tras la entrada en Navarra, el Gobierno vasco planeó para 2009 el último salto: la entrada en el departamento francés de Pirineos Atlánticos. Para ello, utilizó como carta de presentación su asociación con la empresa local Media Landes, pero no obtuvo los resultados esperados. Y es que, finalmente, el Consejo Audiovisual Superior decidió otorgar la licencia TDT de Bayona a la empresa TVPI, que cuenta entre sus accionistas más importantes con el diario Sud Ouest, el de mayor tirada en el departamento galo.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 3 comentarios guardados

    Servicios