Menú

"El Tunecino" pidió a finales de 2002 a su enlace con Al-Qaeda terroristas para el 11-M

Serhane Ben Abdelmajid, "El Tunecino", coordinador de los atentados del 11-M muerto en Leganés, pidió a Amer Azizi, considerado jefe operativo de Al-Qaeda en Europa que se encuentra huido, que le proporcionara miembros del Grupo Islámico de Combatientes Marroquíes para atentar en España. Ambos contactaron a finales de 2002 o principios de 2003, mucho antes de que España formara parte de la coalición antiterrorista destacada en Irak.

0
Serhane Ben Abdelmajid, "El Tunecino", coordinador de los atentados del 11-M muerto en Leganés, pidió a Amer Azizi, considerado jefe operativo de Al-Qaeda en Europa que se encuentra huido, que le proporcionara miembros del Grupo Islámico de Combatientes Marroquíes para atentar en España. Ambos contactaron a finales de 2002 o principios de 2003, mucho antes de que España formara parte de la coalición antiterrorista destacada en Irak.
El enlace de Al-Qaeda el 11-M.
L D (EFE) El primer contacto no dio sus frutos ya que, según fuentes de la investigación, Azizi, conocido como "Othman Al Andalusí", indicó a "El Tunecino" que no podía satisfacer su petición porque gran parte de estos "combatientes" estaban "fichados" o recluidos en la base militar estadounidense de Guantánamo. Pese a esto, Azizi respaladó e impulsó los planes de Ben Abdelmajid, "obsesionado con emprender la Yihad (guerra santa) en España". Fue ya entonces cuando "El Tunecido" recibió el visto bueno de Al-Qaeda para sus planes terroristas. Sin embargo, la red de Ben Laden le trasmitió que sería él mismo el que tendría que encargarse de reclutar a los terroristas entre los radicales islámicos en territorio español.

"El Tunecino" siguió intentado conseguir miembros del GCIM para atentar en España y, en el marco de estas gestiones, Said Berraj, otro de los sospechosos del 11-M que se encuentra en busca y captura, acudió en octubre de 2003 a una reunión en Turquía con tres responsables de Al-Qaeda cercanos a Azizi, y en la que no se descarta que estuviera también él presente. Tras estos contactos, "El Tunecino" comenzó en marzo de 2003 a reclutar miembros para la célula terrorista que operaría en España y que un año después perpetraría los atentados de Madrid, a la vez que buscaba métodos de financiación para llevar a cabo sus propósitos.
 
Financiación a través del tráfico de drogas

El tráfico de drogas pudo ser una de las principales fuentes de financiación de este grupo y, de hecho, los responsables del 11-M consiguieron los explosivos para cometer los atentados a cambio de un gran alijo de hachís, además de dinero, tal y como sostienen fuentes de la investigación.

Entre los reclutamientos para esta célula terrorista de Al-Qaeda en España destaca el de Jamal Zougam (uno de los autores materiales de los atentados de Madrid ya en prisión). Los investigadores no descartan que fuera el propio Azizi quien le pusiera a "El Tunecino" en contacto con él.

Entrenamiento terrorista en Afganistán

El número del teléfono de Azizi fue encontrado en el registro de la casa de Jamal Zougam en el número 14 de la calle de Sequillo, que se practicó en agosto de 2001 en el marco de una comisión rogatoria cursada a España por Francia. Dos años después, el juez Garzón dictó orden de busca y captura contra Azizi y otros miembros de Al-Qaeda, entre ellos, Ben Laden.

Según ese auto de procesamiento, Azizi, que huyó de España en octubre de 2001, era el encargado de todo lo relacionado con el reclutamiento de marroquíes en Madrid para cometer atentados terroristas de Al-Qaeda. El magistrado considera que participó además, junto a Imad Eddin Barakat, "Abu Dahdah" (líder de la célula desarticulada en España en noviembre de 2001) en el reclutamiento y envío de "muyahidines" a Afganistán. Previamente había recibido entrenamiento terrorista en este país.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios