Menú

Abascal, sobre Cobo: "Ya no me puedo callar"

Los insultos de Cobo a Aguirre han sentado muy mal a Santiago Abascal, que recuerda el comportamiento "nefasto" del vicealcalde cuando la Fundación DENAES promovió el monumento a las víctimas del terrorismo que finalmente, y pese a Cobo, se instaló en la plaza de la República Dominicana de Madrid.

0

Santiago Abascal ha querido mostrar, en primer lugar, sus condolencias por la muerte de Sabino Fernández Campo, que formaba parte del patronato de honor de la Fundación DENAES para la Defensa de la Nación Española. Abascal expresó el reconocimiento de la Fundación por "su relevancia a histórica para España y por sus expresiones en público sobre la cuestión territorial", así como su "profundo agradecimiento" por "la gentileza de ofrecer su nombre para el patronato de la Fundación". Una colaboración de "carácter testimonial", por la que Abascal reiteró su agradecimiento.

Al preguntarle, como destacado militante del PP, por los ataques de Manuel Cobo a Esperanza Aguirre, Santiago Abascal no ocultó su asombro por ver a "un compañero arremeter en el medio que más daño ha hecho al PP con esa crudeza y con esa injusticia contra una de las personas mas queridas por las bases del partido". Además, consideró muy negativa "la imagen que se está dando por parte de los partidos, en cuanto al control de las cajas, no es normal que las cajas estén al servicio del poder y mucho menos de un partido, el futuro de Caja Madrid no se tiene que decidir ni en Génova, ni en Ferraz".

La actitud de Cobo ha hecho revivir a Santiago Abascal un desagradable episodio con el vicealcalde cuando desde DENAES se impulsó, por cuestación popular, la colocación del monumento en memoria de las víctimas del terrorismo en la plaza de la Republica Dominicana de Madrid. Por ello, reconoció que su opinión en este asunto está mediatizada por su experiencia personal y, tras ver los insultos del vicealcalde en El País, "ya no me puedo callar".  

Abascal recordó que Cobo fue el enviado de Gallardón para negociar con DENAES la colocación del citado monumento. Según relata el presidente de DENAES, la actitud de Cobo "fue no mala sino nefasta, hasta el punto de que ofendió gravemente a la delegación de DENAES, en la que había víctimas del terrorismo", a quienes "espetó que a ver si había que colocar un monumento a cualquiera que lo solicitase", y puso como ejemplo el "hijo de una mujer maltratada".

Pero no fue esta la única pega que puso Cobo. Abascal recuerda que llegó a decir que "en la placa no tenía que aparecer el concepto de víctimas de los enemigos de España y de la libertad porque era conflictivo, que eran víctimas de unos locos". Es más, cuando se le replicó que no eran unos locos, sino que ETA formaba parte de un proyecto separatista, Cobo llegó a decir que habría que hablar también de "las víctimas de los enemigos de la Gran Bretaña para que cupieran las víctimas de Al Qaeda".

En resumen, Cobo tardó ocho meses en recibir a la fundación, intentó llevar el monumento al extrarradio de la capital, ofendió a las víctimas del terrorismo y hasta quiso eliminar de la placa cualquier referencia a España .

Por contra, Abascal subrayó "la respuesta inmediata y colaboración entusiasta" que siempre han tenido Esperanza Aguirre y la Comunidad de Madrid "incluso después de haberla sometido a crítica pública". Que, subrayó, es "exactamente lo contrario" de la actitud del Ayuntamiento de Madrid y Manuel Cobo. "Son como el agua y el vino", concluyó Abascal.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 41 comentarios guardados

    Servicios