Menú

SOBRE LOS EXPLOSIVOS

(Libertad Digital) La gran esperanza de encontrar la verdad se centró en la prueba pericial sobre los explosivos que ordenó practicar el propio Gómez Bermúdez. Fueron ocho los peritos que trabajaron sobre muestras. En los informes que emitieron, tanto en los preliminares como en el juicio, siempre se reflejó alguna queja sobre el escaso contenido a analizar. En suma, diez vagones se habían volatilizado –se consintió su destrucción y reciclaje– y había que contentarse con analizar restos que no superaban un gramo de peso: clavos, polvo. Sin embargo, la sentencia esconde este hecho diciendo que:
 
  • Los ocho peritos que realizaron el estudio e informe ordenado por el Tribunal estuvieron de acuerdo en la calidad de los análisis y de los métodos utilizados y en la validez científica de los resultados, discrepando sobre el significado de la aparición de restos de dinitrotolueno, nitroglicerina, dibutilftalato y nitroglicol en varios focos.
 
Acogiéndose literalmente a las tesis del fiscal Zaragoza –"da igual lo que estallara en los trenes", concepto más abierto que el "goma 2 y vale ya" de Olga Sánchez– el tribunal no da importancia al tipo de explosivo, reconoce que hay explosivo sin origen conocido y admite que pudieron estallar más tipos de dinamita. Como era sabido, donde sí se encuentra Goma 2 ECO sin duda es en focos ajenos a la masacre de los trenes. Así lo recoge la sentencia:
 
 
  • 1. El explosivo utilizado por los terroristas fue, en todos los casos, dinamita plástica ("tipo goma").
  • 2. No se sabe con absoluta certeza la marca de la dinamita que explotó en los trenes, pero toda o gran parte de ella procedía de mina Conchita.
  • 3. Se sabe que la que se usó y se encontró en Leganés y en la vía del AVE era GOMA 2 ECO sustraída de mina Conchita.
  • 4. La falta de determinación exacta de la marca de la totalidad del explosivo no impide llegar a conclusiones jurídico-penalmente relevantes respecto de la intervención de los procesados en los hechos enjuiciados y su consiguiente responsabilidad criminal.
  • (...) la presencia irregular y en porcentajes menores de nitroglicerina y dinitrotolueno impide descartar la presencia de pequeñas cantidades de otras marcas o clases de dinamitas.
 
En resumen, pese a las expectativas de la prueba pericial el tribunal no puede sino decir que:
 
  • Tras el amplio debate producido en el plenario, en el que cada perito expuso las bases para explicar su postura, el Tribunal no puede dar por probada una u otra teoría.
 
 
No importa cómo debió hacerse para hacerlo bien
 
La gran discusión de origen en el trabajo de algunos peritos era más bien una queja: ¿por qué había que analizar restos insignificantes? ¿Dónde demonios estaban los vagones? ¿Por qué no había un informe en el sumario sobre el análisis realizado en los focos? En la Sala quedó claro que, efectivamente al sumario no se incorporó analisis in situ alguno. Pero ese mal proceder no es obstáculo:
 
  • Es cierto, como señalaron diversas partes, que en el caso de que se trate de una contaminación pondría de manifiesto una falla en el protocolo o procedimiento de custodia de restos de explosivos o, para ser más exactos, en la forma en que se conservan. También que toda esta discusión estaría en gran parte resuelta si el primer análisis que se hace en la misma mañana del día 11 de marzo por la perito química de los TEDAX con número 17.632, se hubiera incorporado a los autos, defecto que se subsanó parcialmente con la incorporación, durante la declaración de ésta en la vista, de las notas manuscritas que tomó durante esos análisis –notas "pasadas a limpio"–. Pero, ninguna de estas cuestiones compete analizar a éste Tribunal, más allá de su repercusión sobre el objeto del proceso.
También la sentencia sostiene que la Goma 2 EC estuvo presente. Para ello pone como prueba distintas facturas:
  • "En contra de lo sostenido en distintos informes, la Goma 2 EC seguí circulando en el año 2004.

Sin embargo, la empresa encargada de fabricar la Goma 2 EC, MAXAM, remitió un escrito al Tribunal en el que afirmaba que este explosivo dejó de fabricarse con nitroglicerina en 1992. Imposible, por tanto, la aparición de esta sustancia como fruto de la contaminación de la Goma 2 ECO con la EC. 

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador