Menú
Sergio Valentín

Reconocer la evidencia

Cinco años sin demostrar nada. No vi llegar a este Ceballos. No lo hizo, porque no le dieron la oportunidad y se está ganando la renovación.

Cinco años sin demostrar nada. No vi llegar a este Ceballos. No lo hizo, porque no le dieron la oportunidad y se está ganando la renovación.
Dani Ceballos. | EFE

Este jueves por la noche, al llegar del Santiago Bernabéu, lo primero que hice fue mandarle un mensaje a Dieter Brandau. Al César lo que es del César. Tenía que reconocerle el buen ojo que siempre había tenido (para eso fue el fundador de Fútbol esRadio). Hace unas semanas estábamos comentando en la redacción la buena reacción del Real Madrid tras la Supercopa de España cuando apareció Dieter. Pasó por delante y se fue, pero le dio tiempo a dar un nombre: "Ceballos. Es el jugador clave. Tienen que renovarle". Lo tenía claro y reconozco que yo no. Le recordé que solo había hecho dos buenos partidos (Villarreal y Bilbao), que llevaba ya mucho tiempo en el Real Madrid (cinco años desde su fichaje) sin demostrar demasiado y que si acababan fichando a Jude Bellingham, tampoco tendría hueco porque sería el quinto o sexto centrocampista.

Este último mes me ha hecho cambiar algo mi opinión. Quiero ver cómo evoluciona la temporada, pero debo reconocer que se está ganando el derecho a que Florentino Pérez se planteé su continuidad. Ceballos no valía para el Real Madrid por la sencilla razón de que hasta ahora no le habían dado la oportunidad de demostrar su valía. Suplente permanente y sin una mínima continuidad, el tiempo de Ceballos se marchitaba sin poder evaluarle bajo eL criterio de uno mismo. Debías fiarte de Ancelotti. "Si no le pone, será por algo". Pues Ancelotti, como le pasó con Fede Valverde la pasada temporada, se equivocaba. Por suerte para el Real Madrid, el entrenador ha sabido darse cuenta de su error y ha rectificado a tiempo. Ceballos ahora es indiscutible y si no es titular, tiene que tener minutos desde el banquillo. No puede volver a unirse al club de los Hazard, Mariano y compañía.

Tiene más merito la evaluación de Dieter porque no le había visto en el lugar adecuado. En la televisión aprecias parte de su fútbol, pero en el estadio ves todo lo que hace. Se mueve constantemente, con y sin pelota. Se acerca a animar al compañero que falla, aplaude al que hace un esfuerzo, se mete una carrera para despedir a quien se marcha sustituido o está separando a todos sus compañeros de Gabriel Paulista para que ninguno vea tarjeta amarilla. Actúa como un líder porque es un líder. Y eso que hace un mes no jugaba. Tiene mucho merito y mucho fútbol por demostrar. Dani Ceballos tiene 26 años, o lo que es lo mismo, Luka Modric llegó al Real Madrid con su edad y casualmente es el futbolista que más se le asemeja en la plantilla. Ahora mismo se juega a lo que él quiere. 103 pases completados con el 95% de precisión de pase, 4 de 6 regates completados, pero también 10 duelos ganados, 3 faltas cometidas y cuatro robos. Es un estilista, pero también un fajador. El barro en su pantalón y en la camiseta así lo demuestran.

Independientemente de lo que decida el Real Madrid con Ceballos, tiene que estar siendo una gozada para él lo que le está pasando. Ficho hace cinco años por el Real Madrid. La cantidad de sueños incumplidos que tendrá. Cuántas noches se habrá ido a dormir frustrado. Tuvo que irse al Arsenal cedido para volver a demostrar su valía, regresó con una lesión importante de los Juegos Olímpicos y se ha machacado físicamente sin que le dieran esa oportunidad. Para él, debió ser muy emocionante la ovación que le brindó el Santiago Bernabéu. Su caso puede ser aplicado a cualquier concepto de la vida. El esfuerzo suele tener recompensa. No vi llegar esta versión de Ceballos y ahora creo que le llamará Luis de La Fuente, un entrenador que le conoce de sobra.

De Vinicius no diré nada hoy. Vengo denunciando este caldo de cultivo mucho tiempo. Fue Gabriel Paulista, pero el domingo pueden ser Raillo o Maffeo. Y gran parte de la sociedad aplaude, justifica o desvía la atención, que al fin y al cabo es lo mismo. Algún periodista todavía se atrevía a excusar a Paulista porque era "el de siempre". ¿Qué hizo ayer Vinicius? Su comportamiento fue el adecuado. Le tienen tantas ganas que en lugar de criticar a Paulista, piden la amarilla para Vinicius por protestar. Y los que ayer, por vergüenza torera, no atizaron a Vinicius, lo hicieron con el Real Madrid recordando sin venir a cuento las entradas de Pepe a Casquero o la de Isco a Gabi. El tiempo dará y quitará la razón. Lo único positivo que tuvo la entrada de Paulista a Vinicius, es que vimos por primera vez como un compañero salía en su defensa. Fue Militao. A ver si otros le siguen la corriente.

Y hablando de Militao, el Real Madrid tiene que poner varias velas porque su lesión es trágica. Está Rudiger, Alaba y Nacho. Hay centrales, pero ninguno está cerca de su actual nivel. El brasileño estaba siendo clave para que la defensa no hiciera aun más aguas. Minimizaba errores de sus compañeros y desde su poderío físico, desde lo individual, estaba corrigiendo los problemas colectivos del Real Madrid. De la lesión de Benzema, como en el caso de Vinicius, tampoco diré mucho más. No quiero ser repetitivo y ya saben que nunca he entendido la dejadez de funciones de la directiva del Real Madrid en este tema. 35 años, viene de estar más tiempo lesionado que disponible y su recambio es Mariano. La temporada pasada todo salió de cara, pero el club lleva asumiendo demasiado tiempo un riesgo evitable.

Temas

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro