Menú
Pedro Gil Ruiz

La incógnita de los miércoles sicalípticos

El Gobierno, que trata a los ciudadanos como menores de edad, disipa su responsabilidad con propuestas irrisorias.

El Gobierno, que trata a los ciudadanos como menores de edad, disipa su responsabilidad con propuestas irrisorias.
El ministro José Luis Escrivá, durante la presentación de la polémica app | Jesús Hellín / Europa Press

¿Qué está pasando los miércoles? ¿Y por qué entre la una y las seis de la tarde? Algunos lo achacan a que todavía quedan dos días para el finde. El señor Charles Areni, doctor en Filosofía en la Universidad de Wollongong, que está en las antípodas (concretamente en Nueva Gales del Sur), ha estudiado el tema y concluye que es el más deprimente: Wednesday, hump day (miércoles, el día de la joroba) lo llama. Pero ¿explica esto que los miércoles casi siete millones de españoles y españolas (ellas menos) se empleen con fruición en darle que te pego a la sicalipsis?

El pasado 4 de julio, el ministro Escrivá anunció la próxima aparición de una Cartilla de racionamiento porno. También, que el Gobierno enviaría alertas a los usuarios en riesgo de provocarse un 'amatoma sexual'. De paso, al exponerles ante sus excesos y obligarles a renovar los cupones de la Cartilla, comprenderán que son un 'fistro sesuarl'. El vulgo la ha renombrado 'pajaporte' y estará disponible después del verano. Bien está que se acredite la mayoría de edad, pero de ahí a vigilar cuántas veces y que te den un toque si te pasas, hay un trecho… jalonado de mirones digitales.

Cuando compareció para informar de la nueva ocurrencia gubernativa ¿conocía que el pasado mes de mayo cerca de 12,5 millones de ciudadanos accedieron a páginas X-rated, que es como los finos llaman a las webs guarras? Y son muchos, 3 de cada 10 internautas españoles (incluye catalanes y vascos).

¿Sabía el ministro que entre la una y las seis de la tarde hay ocho millones y medio de ensimismados con lo suyo? ¿Y que de siete de la mañana hasta el mediodía son siete millones y medio? ¿Ocultó estos datos para no crear alarma social? ¿Es el Gobierno consciente de los efectos que tiene sobre la productividad este quehacer en plena jornada laboral? ¿Son fijos discontinuos y no debemos preocuparnos? Preguntas sin respuesta. El ministro intentó explicar que cuando te avisen por riesgo de 'amatoma sexual', tus vicios permanecerán secretos, inviolables. Como los 34,5 millones de datos de conductores robados el pasado 31 de mayo de las bases de datos de la DGT, debió añadir.

La mayoría de edad del señor Escrivá coincidió con la publicación del primer número de Playboy en España (1 de noviembre de 1978). Hasta esa fecha los madrileños (no todos) íbamos al Rastro a comprar algún ejemplar los domingos. No estaban a la vista y los vendían (costaban un pastón) de extranjis. Si tenías cara de Manolito Gafotas te mandaban a paseo. El vendedor era un filtro infranqueable con la ventaja de que no lo podías jaquear. Un control parental de carne y hueso. Juan Soto Ivars, que se acaba de mudar a Madrid (ha salido pitando de Barcelona y se le lee feliz), se preguntaba hace unos días: ¿Qué tal si prohibimos el uso de móviles, tablets y aparatos conectables a internet a los menores de 16 años? El pasado noviembre dos profesoras de Secundaria presentaban en el Registro del Congreso de los Diputados 63.000 firmas pidiendo la prohibición del uso de los móviles hasta los 16 años y, por las mismas fechas, el profesor Dani Sánchez-Crespo proponía en la red X "10 formas de controlar a su hijo y el móvil". Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística, el 26% de la población menor de 11 años cuenta ya con un teléfono móvil.

Tras el anuncio de la Cartilla de racionamiento porno, la empresa GfK DAM, que es el medidor oficial del consumo digital en España, designado y ratificado por la industria, publicó el informe Análisis del consumo de contenidos para adultos en Internet en España. Los datos muestran que los españoles somos una sociedad muy homogénea. Nada de bloques. Son datos de un mes y desconozco si existen series históricas, pero en mayo los onanistas patrios alcanzaron el 30% del total de internautas. Gallegos y riojanos, los menos asiduos a las páginas guarras (26,8 y 27% respectivamente); canarios y asturianos (35,7 y 34%), los que más.

Señalan los autores del estudio que "el grueso del consumo de contenidos para adultos se sitúa entre los 16 y los 54 años (lo normal), superando la media de cobertura total…y que las personas que mayor tiempo dedican son las mayores de 65 años". Hay un cierto consumo en la franja entre los 4 y 15 años, focalizado en los últimos tramos de este segmento.

El Gobierno, que trata a los ciudadanos como menores de edad, disipa su responsabilidad con propuestas irrisorias. Elude exigir a los padres un comportamiento responsable y a los fabricantes productos para menores capados en origen que impidan el uso de redes privadas virtuales que permiten el anonimato.

Lo de la Cartera Digital beta (así se llama el 'pajaporte') solo es el comienzo, según explicó la directora general de Gobernanza Pública, Carmen Cabanillas: "al margen de la credencial de mayoría de edad, será capaz de solicitar, almacenar y presentar el padrón y la ausencia de antecedentes por delitos sexuales", entre otros datos. Una puerta abierta para la ingeniería y el control social.

Mientras nos venden lo chachi que es estar más fichado que un chino capuchino mandarín, si usted es de Madrid y en estas vacaciones tiene un percance que requiere asistencia sanitaria y se encuentra en Asturias o la Comunidad Valenciana, encomiéndese a la Divina Providencia. Los facultativos no podrán acceder a su historial médico. Pero, para que vea cómo son las cosas, si el paisano es de Teruel y el susto lo tiene en Croacia, ningún problema, allí sí podrán consultar su historial clínico. La ciencia avanza que es una barbaridad.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso