Menú

Google News: al final perdemos los de siempre

El principal perdedor será, como siempre, el pringado de turno. Usted y yo que usamos Google para informarnos.

Daniel Rodríguez Herrera
25

Google ha decidido cerrar no sólo Google News, la página web donde agrega las noticias que su algoritmo considera más importantes, sino algo aún más útil: los servicios que dependían de Google News. Si usamos Google Now en nuestro móvil ya no nos aparecerán noticias de los temas que nos interesen y en el buscador normal desaparecerá ese pequeño bloque inicial con tres enlaces y una foto que vemos cuando aquello que buscamos figura en las noticias ahora mismo; también desaparecerá la pestaña de "Noticias" del buscador.

Con esta decisión perdemos todos. Quizá sea precisamente Google el que menos sufra. Su posición de dominio en España es tan brutal que la pérdida de calidad de su servicio difícilmente les hará perder usuarios. Como además Google News no tenía publicidad, pues económicamente la jugada les sale mucho mejor que pagar la mordida aprobada en el Congreso. En estos asuntos Google está siendo enormemente pragmático y utilitarista, como se ve en las distintas reacciones que ha tenido a los desafíos a los que se ha enfrentado Google News. En Bélgica perdió en los tribunales y eliminó a los medios de Google News y del buscador normal, tras lo cual llegaron a un acuerdo. En Brasil, donde los medios se retiraron voluntariamente, les dejaron retirarse. En Alemania, donde pusieron una ley similar a la nuestra pero voluntaria, eliminaron del servicio a todos los medios que pretendían cobrar. En Francia aceptaron pagar una mordida negociada. España tiene la triste suerte de ser el primer país democrático donde eliminan su servicio informativo.

Los medios perderemos tráfico, un montón de tráfico y, con él, un montón de dinero, aunque aún están por ver las cifras exactas. Algo que sin duda los periódicos tradicionales tipo El Mundo, El País o La Vanguardia se merecen, porque son quienes han presionado para imponer esta tasa. Pero también afectará a Libertad Digital, El Confidencial o incluso medios menos convencionales como las redes de blogs. Otros agregadores como Menéame o News Republic quizá cierren o se muden o quién sabe qué, porque la ley está tan mal hecha que aparte de Google News no está claro a quién afecta.

Pero el principal perdedor será, como siempre, el pringado de turno. Usted y yo. Los que usamos internet y Google para informarnos, que lo tendremos a partir del martes algo más difícil. Es una tendencia de este Gobierno de funcionarios: privilegiar a los actores establecidos, sean periódicos o taxis, por más ineficientes que sean, en contra de quienes tengan algo mejor que aportar gracias a internet y las nuevas tecnologías. Luego se les llena la boca hablando de innovación, pero lo cierto es que les gustaría un mundo estático donde nada cambiara, donde todos fuéramos tan funcionarios como ellos: trabajando siempre en lo mismo ofreciendo siempre lo mismo y recibiendo siempre los mismos ingresos. A esta panda de impresentables les hablas de la destrucción creativa de Schumpeter y te preguntan qué ley pueden aprobar para prohibir semejante aberración.

En Tecnociencia

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios