Menú
David Vinuesa

El Atlético es favorito a ignorar a los profetas del éxito y del fracaso

Tras perder ante el Bayern o empatar frente al Villarreal se habló de la infelicidad de Joao Félix y del fin de ciclo de Simeone.

Tras perder ante el Bayern o empatar frente al Villarreal se habló de la infelicidad de Joao Félix y del fin de ciclo de Simeone.
Joao Félix se abraza con Savic tras uno de sus dos goles. | Cordon Press

No conozco a ningún hincha del Atlético de Madrid que vea a su equipo en el campo o por televisión pensando en empatar o en perder. De hecho los hay que incluso en los peores momentos y sabiendo que así no iban a ganar la quiniela se sentían mal si ponían que su Atleti no ganaba. Por eso y por otras cosas, como una plantilla llena de talento y calidad y el tercer presupuesto de la Liga, el Atlético debe salir a ganar cada partido. Sea o no favorito debe salir a ganar y si tu mentalidad es ir a ganar los 38 partidos estarás cerca de ir a por el título.

Partiendo de la premisa del párrafo anterior, el Atlético sí debe creerse dentro del vestuario candidato a ganarlo todo, pero de puertas para fuera debe ignorar de manera extrema a los profetas del éxito y del fracaso. ¿Qué son profetas del éxito y del fracaso? Son aquellos que si vas bien te susurran al oído "debes ganar la Liga" y cuando vas mal te dicen aún más despacito al oído "te creíste mejor de lo que eras y ya te dije que no eras para tanto". El mejor ejemplo se ha vivido recientemente con la resaca negativa del Bayern-Atlético o del Atlético-Villarreal llegando a la de hoy tras el 4-0 ante el Cádiz. Ahí estaban los profetas en sus dos versiones.

¿Creo que el Atlético es candidato en noviembre? No. ¿Creo que el Atlético puede ganar la Liga? Si sigue así, por supuesto. Son dos respuestas sencillas y ninguna de las dos contradice a la otra. Viendo las lagunas de la plantilla, como por ejemplo que no hay recambio para Luis Suárez ni suplente para los laterales ni un buen rendimiento de Vitolo o Lemar, es lógico que nadie quiera creerse mejor de lo que es todavía. Y viendo la calidad de los hombres del Cholo, la capacidad goleadora de Suárez, el timón de Koke y la calidad arrolladora de Joao Félix, es a su vez normal ilusionarse y pensar que pueden ganar la Liga. Pero ni tanto ni tampoco señoras y señores. Un término medio y partido a partido.

De Simeone siempre se ha dicho que se esconde, que no quiere ir de favorito o de candidato por miedo a fracasar. Pero es que casualmente cuando más tarde Real Madrid y Barcelona le superan, algo por otro lado lógico viendo el potencial de los equipos más jerarcas de la Liga, los mismos que dicen que se enconde le dicen a Simeone que su ciclo ha terminado. Profetas del éxito y del fracaso, nuevamente. Están siempre en ambas caras de la moneda. Si vas de favorito te llaman crecido. Si no quieres ir de favorito te llaman miedoso. Si ganas te dicen que es porque Real Madrid y Barcelona no han estado bien. Y si pierdes te dicen que fin de ciclo o que vas de víctima por decir que los otros tienen mejor plantilla. En fin, que para todo tienen profecías.

Dejando este tema atrás y mirando exclusivamente al partido ante el Cádiz, Simeone ha dado con la tecla y lo mejor es que no tiene una sola a la que apretar. No ha sacrificado un plan para desterrar el otro sino que tiene varios y puede usarlos en cualquier momento. En el 4-0 ante el equipo gaditano, Hermoso volvió a ser titular en el lateral izquierdo. Que Hermoso juegue mucho de LI no es casualidad o solo rotación. El Atlético en salida de balón juega con 3 centrales. Giménez en el medio y Hermoso y Savic abiertos. A la vez, Saúl-Trippier de extremos. Si Saúl va hacia dentro, Koke se abre. Y así la salida de balón es más limpia y los rivales se pierden a la hora de defender el juego interior de Joao Félix, Marcos Llorente, Koke, Herrera o Luis Suárez. 

Los rojiblancos pueden jugar el 4-4-2 habitual, algo que ocurre más cuando juega Lodi que cuando juega Hermoso, pero también tienen la opción de salir con el balón de otra manera y convertirse así en un equipo más dominador, mucho más profundo e infinitamente más imprevisible. Cambios en la salida de balón, en el juego interior y también, por supuesto, en el ecosistema que rodea a Joao Félix, Koke, Marcos Llorente o Luis Suárez.

Ya a nivel individual, Joao Félix deslumbra por encima del resto. También estuvieron y están ahí los profetas del éxito y del fracaso que, de momento, se han encontrado con que la infelicidad de Joao que anticiparon no aparece por ningún lado. El luso se ha adaptado del todo al vestuario y al estilo Simeone y eso le ha permitido al Cholo evolucionar su estrategia dejando al '7' sobre el campo los 90 minutos. En el 4-0, golazo entre Correa y Joao, el portugués llegó con fondo físico suficiente para domar el balón y marcar, algo que el año pasado no tenía lugar porque a partir de la hora de partido, la gasolina lusa se acababa. No es solo un cambio táctico. Joao ha mejorado en todo lo que tenía que mejorar para brillar así.

Con el único 'pero' de Saúl, aún perdido en el nuevo Atlético aunque con margen suficiente para recuperar su mejor versión, Simeone va encontrando al mejor Joao, al mejor Suárez y así uno detrás de otro empezando por su pareja atacante, siguiendo por Marcos o Koke y llegando más atrás con el cada día mejor rendimiento de Herrera en el pivote o con la sobriedad insultante de Savic y Giménez en el eje de la zaga. Siempre ignorando a los profetas del éxitos y del fracaso, que el Atlético siga apretando la misma tecla porque bendita tecla Diego Pablo.

 

Temas

En Opinión

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador