Menú
ECONOMÍA

América Latina y la propiedad privada

El debate ideológico y político planteado por el socialismo en los siglos XIX y XX cambió la percepción general sobre el derecho de propiedad. Esta institución básica para la vida en sociedad pasó a ser considerada un privilegio de los que tienen frente a los que no tienen. Sin embargo, el trabajo del economista peruano Hernando de Soto rescató la concepción original: el derecho de propiedad es una bandera de los pobres contra los abusos de los poderosos, y lo que más desean aquéllos es poder contar con un título de propiedad formal que les permita ingresar en la economía formal y disfrutar de sus beneficios.

0
Con un derecho de propiedad protegido y garantizado, el individuo sabe que puede invertir y cosechar los frutos de su esfuerzo. Donde hay más inversión hay, igualmente, más prosperidad y un mayor crecimiento económico. Ésta es una de las conclusiones del Índice Internacional sobre la Protección del Derecho de Propiedad que han publicado Property Rights Alliance y una serie de centros de investigación de todo el mundo. En él se muestra que el PIB per cápita promedio del 20% de los países mejor situados es de 35.638 dólares al año, mientras que el del quintil más bajo es de 3.817 dólares.
 
El referido índice se centra en el marco jurídico y en la protección tanto de la propiedad física como de la intelectual en 115 países, que engloban el 96% del PIB mundial. En los primeros puestos encontramos a Finlandia, Noruega, Dinamarca, Holanda, Alemania, Suiza, Nueva Zelanda, el Reino Unido, Suecia e Islandia. El ránking arroja un resultado curioso, pues mientras Estados Unidos, la supuesta meca del capitalismo, figura en el 19º lugar, los que lo encabezan son países que suelen ser asociados con el modelo de "socialismo escandinavo" o "democrático". Pero si la esencia del socialismo es el cuestionamiento del derecho de propiedad privada, no corresponde llamar "socialistas" a tales países, sino todo lo contrario, pues es en ellos donde más se protege esa institución clave para el funcionamiento de los mercados.
 
No resulta una sorpresa que el país latinoamericano mejor situado sea Chile (puesto 25) y el peor, Venezuela (112). Cuba no ha sido sometida a estudio, debido a la falta de datos confiables y a la ausencia de propiedad privada en la Isla.
 
La segunda posición en la región corresponde a Costa Rica (40), a la que siguen Uruguay (49), Panamá (54), Colombia (58), El Salvador, Brasil y México (62). Los países del Caribe no latino que aparecen en la lista están bien colocados: Jamaica (51) y Trinidad y Tobago (54). ¿Será por el legado del common law británico?
 
Argentina se encuentra en el puesto 81, junto a Guatemala, y los actuales países de la órbita chavista tienen muy malas calificaciones: Bolivia y Nicaragua están en el 100º lugar, y Ecuador en el 93º. Hay otros que, sin estar en la misma, exhiben unos pobres resultados: Paraguay, reino de la piratería comercial, ocupa el puesto 109; Perú y Honduras, el 88; la República Dominicana, el 77.
 
En cuanto a las regiones, la mejor clasificada es Europa, mientras que América Latina sólo supera a África. Nuestra región está, pues, por debajo del promedio mundial, y obtiene las peores notas en lo relacionado con el marco jurídico. En nuestros países falta independencia judicial, se tiene poca confianza en los tribunales y hay mucha corrupción.
 
 
© AIPE
 
MARTÍN KRAUSE, director del Centro de Investigaciones de Instituciones y Mercados de Eseade (Argentina).
0
comentarios