Menú
HISPANOAMÉRICA

La penetración chavista

La Gran Muralla fue construida en el siglo V antes de Cristo para proteger el territorio chino de los ataques de las tribus nómadas de Mongolia y Manchuria. A pesar de parecer inexpugnable, en 1644 los manchúes lograron traspasarla. Lo hicieron sobornando a un general.

0
La leyenda cuenta que las puertas se abrieron a las tropas extranjeras en Shanhaiguan. Fue tan descarada la traición queel invasor dedicó tres días a cruzarlas, sin que nadie ofreciera resistencia; todo lo contrario: las autoridades de la región contemplaron los hechos con beneplácito.

Cada país latinoamericano ha ido asimismo erigiendo su propia muralla. La razón es la autarquía predominante, y el objetivo declarado, proteger la soberanía nacional de las influencias extranjeras. Especial celo se ha puesto en impedir el acercamiento político, social y cultural a los países más avanzados. Y con frecuencia se ha demonizado a las inversiones extranjeras, motejadas de "imperialismo económico".

Durante ciertos períodos las fronteras latinoamericanas han sido permeables. Pero lo que podría considerarse positivo no lo ha sido, porque ha coincidido con las épocas más oscuras de la historia continental. No fue la sana hermandad lo que estimuló tal estado de cosas, sino oscuros designios de los gobernantes de turno. Un ejemplo ilustrativo fue el llamado Plan Cóndor de las dictaduras militares de los años 70: su finalidad era dar muerte a los enemigos radicados en el extranjero.

Néstor Kirchner y Hugo Chávez, en una imagen de archivo.Resulta alarmante que ahora aparezca un fenómeno similar, con otro disfraz y diferente comparsa. La actual parodia de integración latinoamericana se llama "socialismo del siglo XXI". Hugo Chávez es su mayor protagonista, que no el único. El matrimonio Kirchner lo imita y amenaza el futuro de Uruguay, mi país.

Este año los uruguayos tenemos elecciones nacionales. Uno de los candidatos del oficialismo es el ex guerrillero tupamaro y marxista declarado José Mujica. Los uruguayos residentes en Argentina son muy numerosos y, dada la cercanía geográfica, cuando hay comicios la mayoría cruza la frontera para votar.

Con eso en mente, el kirchnerismo se está encargando de organizar las actividades y financiar los actos que Mujica realizará próximamente en la ciudad argentina de Mar del Plata. Un diputado oficialista declaró que le están "dando una mano" porque los tupamaros son "compañeros" con los que comparten "un lineamiento político en Latinoamérica".

En realidad, lo que Chávez y sus acólitos están haciendo es una burda y descarada intromisión en los asuntos internos de otras naciones. Imitando el procedimiento utilizado en el siglo XVII por los manchúes en China, tampoco recurren a la violencia abierta; simplemente tocan el mismo resorte: la compra de conciencias. Y no son pocos los dispuestos a abrir las puertas de la ciudadela.


© AIPE

HANA FISCHER, analista uruguaya.
0
comentarios

Servicios