Menú
IBEROAMÉRICA

¿Réquiem para Chávez?

Comienza a verse el principio del fin de Chávez, ya que está incomodando y enfureciendo a casi todos sus colegas latinoamericanos. Nuestros políticos suelen olvidar lo que es el autoritarismo. Al contrario del pacífico mercado, donde el precio funciona como árbitro voluntario de los intereses de comprador y vendedor, el estatismo es la imposición coactiva de los intereses del Estado sin respeto por los de los ciudadanos.

0
Al ser acciones coactivas, necesariamente colisionan con otros intereses, que atañen a otros estados y producen conflictos internacionales. Así, los izquierdistas siempre han peleado entre sí, y siempre lo harán. Pero esto no significa que van a dejar el poder, que suelen basar en una "democracia" de partido único. Kirchner nos dio una reciente lección al respecto.
 
Al mejor estilo peronista, populista y demagogo, Kirchner rejuntó a unas 150.000 personas en la Plaza de Mayo con ocasión de un aniversario patrio y del tercer año de su Gobierno. Allí, el presidente de Argentina aseguró: "Mi sueño es (...) ser generosos y convocar a todos aquellos argentinos que, por encima de cualquier cuestión, quieran consolidar una patria cada vez más plural''. Luego, el ministro del Interior aclaró: "Quienes quieran sumarse (...) tienen que pensar y tener los mismos objetivos que el Jefe del Estado''; y que "es imposible conciliar'' con dirigentes de derecha o centristas. "No los imagino dentro del pluralismo porque no piensan como nosotros'', remató.
 
Hugo Chávez se pelea ahora con todos y desune a América Latina. Empezó con Lula, al alentar a Evo a que nacionalizara los hidrocarburos, que en parte estaban en manos de la estatal brasileña Petrobras, y puso así en jaque el liderazgo de Lula en Sudamérica. Luego anunció el retiro de Venezuela de la Comunidad Andina de Naciones (CAN) y del G3, el bloque regional compuesto por México, Colombia y Venezuela. Hasta el candidato peruano Ollanta Humala lo desconoció, asegurando que las declaraciones del venezolano son "irrelevantes" y que el pueblo peruano "conoce las características del presidente" venezolano, quien recientemente había calificado de "demagogo y ladrón" al contrincante de Humala, Alan García. Este último respondió a Chávez llamándolo "tiranuelo tropical del petróleo".
 
Evo Morales.Pero Evo Morales sí le presta gran atención a Chávez. Mientras que la oposición boliviana pide explicaciones por la presencia de militares venezolanos armados en Bolivia, sin autorización del Congreso, Chávez enviará dos helicópteros militares Superpuma a Evo, como principio de una "fuerza latinoamericana".
 
Ambos presidentes se reunieron al menos cuatro veces en los últimos 30 días. El venezolano, que ha sido retado por opositores bolivianos a que deje de vender petróleo a EEUU, en concordancia con su discurso antinorteamericano, dirigió su programa de radio y televisión Aló, Presidente, durante cinco horas el domingo 28 de mayo, desde el viejo templo indígena en Tiawanacu, donde Evo fue a pedir a los dioses ayuda en vísperas de convertirse en presidente.
 
Claro que el mentor ideológico es Fidel Castro, que ya ha enviado médicos y "educadores" a Bolivia con la obvia intención de hacer proselitismo comunista. Y Evo le prometió a Fidel una torta de coca para cuando cumpla sus 80 años. En un reportaje publicado por el diario Clarín, Castro aseguró que "la Revolución no se basa en ideas caudillistas, ni en el culto a la personalidad". Claro que "los yanquis no pueden destruir este proceso revolucionario, porque tenemos todo un pueblo que ha aprendido a manejar las armas", y con eso en mente Chávez está armando su millón de milicianos.
 
Pero, evidentemente, se le está complicando a Chávez su aspiración "bolivariana" de unir a Latinoamérica bajo su tutela, ya que son muchos los aspirantes a mandamás. Por otra parte, en semanas recientes se han retirado de América Latina 5.000 millones de dólares, según informa Emerging Portfolio.
 
En países como Argentina, México y Brasil se han registrado, en mayo, diez sesiones bursátiles que concluyeron a la baja; se trata de la racha de pérdidas más larga en los últimos ocho años. Influyó la tendencia a incrementar las tasas de interés por parte de los bancos centrales de Estados Unidos, Europa, Japón y China, lo que frena la alta liquidez que se dirigía a América Latina y que provocó, junto con el elevado precio de las materias primas, el crecimiento del PIB, que ahora seguramente se frenará.
 
 
© AIPE
 
Alejandro A. Tagliavini, analista político argentino.
0
comentarios

Servicios