Menú
Federico Jiménez Losantos

Martes de Carnaval

Federico Jiménez Losantos
0
Don Ramón del Valle Inclán reunió sus tres esperpentos de asunto o excusa militar bajo el título "Martes de Carnaval", forma indirecta de burlarse de la grotesca encarnación de Marte, dios de la guerra, en oficiales como el apodado "Chuletas de Sargento". Aunque el título valleinclanesco sea de finales de los años 20, parece pensado para la sesión parlamentaria de este martes, dedicada a la explicación de los secretos militares del Kosovo y que se anuncia como un baile de disfraces más que cualquier otra cosa.

Es de risa sin dejar de ser de pena que don Federico Trillo, que cuando la Guerra de Kosovo estaba mazo en mano pastoreando el Parlamento, vaya a contarnos lo que no sabe ni tiene por qué saber, mientras que el ministro en aquellas fechas, Eduardo Serra, el hombre de teflón, ni comparece ni tiene previsto comparecer, porque nadie lo ha reclamado. Y es normal: disimula el PSOE, para no comprometer a uno de los suyos; disimula el PP, para no reconocer que nombraba ministros del PSOE a fin de vigilarse a sí mismo; y, en fin, no lo llama Izquierda Unida, porque como habita en la estratosfera no se entera absolutamente de nada. El resultado es una broma pesada, un chiste con trasfondo macabro: no sabremos más sobre los muertos porque los más vivos se escaquean.

Del martes carnavalesco saldrá una menestra de titulares arrojadizos, una mayor confusión, si es posible, acerca del dichoso uranio empobrecido y hasta un conflicto de civiles y militares que ya se ve venir en boca del señor Trillo. Pero explicaciones, que correspondería dar al ministro ausente, ni las hay ni se las espera del ministro presente. Tendremos una sesión de palabreo empobrecido y un bombardeo de obviedades sobre las colinas de la desinformación, voluntaria o sobrevenida. No parece que Defensa sepa mucho ni que en la Oposición prive el afán de conocimiento. Todo teatro. Títeres y marionetas. Bululú.

El colmo de la incomparecencia es que no dé explicaciones Solana en España y las vaya a dar en el Parlamento Europeo. Es decir, que nuestra inquietud es tan postiza y nuestra voluntad política tan escasa y roma que no somos capaces de llamar a Don Javier para explicarnos aquí en casa, en español y entre amigos, en su calidad de Míster Pesc y de Secretario General de la OTAN cuando los bombardeos todo lo que sabe acerca del llamado "síndrome de los Balcanes". Cuando Valle definió el esperpento con la frase: "los héroes clásicos han ido a pasearse por el Callejón del Gato" no podía conocer la peripecia político-ideológico-militar de don Javier Solana, a medio camino entre la picaresca y el esperpento. Pero en lo de "martes de carnaval", nos adivinó. Atributos del genio.

En Opinión