Menú

Qué a gusto nos dejamos tomar el pelo

Federico Jiménez Losantos

Como tenemos una sociedad de bambis apenada por dumbos, los mismos que le pedían explicaciones resulta que estaban locos porque fingiera que se las daba y lo han perdonado con entusiasmo. ¿Pero qué le perdonan, si no sabemos de qué se lamenta? (Volver)
Vicki dijo el día 23 de Abril de 2012 a las 16:35:35:

Hoy,FJL en EM:



COMENTARIOS LIBERALES

23/04/2012

FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS

República y 'Chekública'

. LAS ENCUESTAS sobre el Rey y la Monarquía suelen ser erráticas y contradictorias, porque se hacen básicamente sobre el Rey y por la peculiar naturaleza de una institución que está en el tiempo pero fuera del tiempo, dentro pero fuera del espacio político, que suscita afectos y desafectos volátiles. Tras la de ayer en EL MUNDO tengo la impresión de que hay un cierto consenso, hijo de la abulia y la pereza, para que el Príncipe pague las facturas del Rey, lo cual, dadas las costumbres, amistades irrenunciables, líos y negocios del padre, le saldrá cada vez más caro al hijo y a la Corona.

Otra encuesta de ayer en La Razón mostraba también una gran acogida al timo de la disculpa pero, entre absurdas proclamas de euforia monárquica, decía que un 35% pide la abdicación del Rey. ¡Más de un tercio! En la de EL MUNDO, un 70% perdonaba al Rey pero el 54% cree que la institución sale lesionada del regio trompazo. Sin el control o autocensura de los medios de comunicación, los números serían mucho peores para el Rey y acaso para la Corona, aunque los sedicentes republicanos y los sedicentes monárquicos compiten en falta de fervor para implantar o mantener su régimen favorito. Vamos, que la gente no sabe lo que quiere, salvo que la dejen en paz. Cuando lo de Eva Sannum, el 72% que ahora dice que ve bueno o muy bueno el reinado de Juan Carlos I se reducía al 62%. Y en una reciente encuesta del CIS, la Monarquía suspendía en la valoración ciudadana. ¿Quién nos entiende?

En mi opinión, la continuidad de la Corona se basa hoy en tres pilares. El primero es la parálisis de la opinión pública, atemorizada por la ruina económica y el horizonte de disgregación nacional; dos circunstancias que ahora no animan precisamente a los cambios pero que pueden precipitarlos si en un año o dos la intervención de la economía y la secesión de Cataluña y el País Vasco sepultan el régimen constitucional del 78, ya cadáver. El segundo es la continuidad de la Monarquía española, que, pese al juancarlismo, supone el Príncipe. Y el tercero, esencial, es el rechazo que producen los republicanos tricolores o chekublicanos, que no buscan un régimen nacional, liberal y democrático, sino la vuelta al pasado que simboliza la guillotina y que aquí encarnaron la II República, la Guerra Civil y la Cheka. Mientras la República sea Chekública, habrá monarquía. Pero ojo: cualquier corista o corina puede volar la Santa Bárbara.

FJL

Vives dijo el día 22 de Abril de 2012 a las 05:14:04:

No hay ninguna tomadura de pelo, España tiene exactamente el Rey que se merece; un Borbón putero, valga la redundancia.

Horac dijo el día 22 de Abril de 2012 a las 01:04:59:

Suscribo punto por punto lo que aquí escribe don Federico, especialmente lo de "PP (Partido Pánfilo)", siendo el calificativo demasiado suave para lo que el PP-joy está llegando vergonzosamente a ser.
No hace falta ser republicano, como es el caso, para que el sólo apellido Borbón suscite una mínima desconfianza, pues "de casta le viene al galgo"...
Por cierto, he aprovechado la fobia monárquica de algunos "amigos", que a su vez están acostumbrados a calificar de "facha" a nuestro don Federico (y lo mismo a mí, con cierta condescendencia, por escuchar habitualmente esRadio y leer LD...) para sugerirles la lectura de "Qué agusto nos dejamos tomar el pelo"... Sepan que alguno me ha agradecido su lectura, con palabras como las que siguen: "mareeee...nunca me imaginé leyendo a este hombre...gracias por la recomendacion Horacio, un articulo muy interesante".
El mérito, por supuesto, es de don Federico, a quien nunca agradeceremos bastante su labor crítica y educativa, por más que no siempre le demos la razón. A ver si estos amigos se van acostumbrando a buenas lecturas. Muchas gracias.

dardo68 dijo el día 21 de Abril de 2012 a las 12:34:38:

No estoy de acuerdo con los que opinan que la instauración de una república en España sería la continuidad de la que nos trajo la guerra civil. Y, no lo estoy, porque estamos comparando dos sociedades españolas, que no se parecen en nada. En 1931 no existían las clases medias, y sí unas diferencias de clase muy acusadas, con parte de la población que pasaba hambre física. En la sociedad actual, y aún con la crisis, en España no se pasa hambre y existe una clase media muy importante, así como se limaron, y mucho, las diferencias de clase, al poder optar a la educación universitaria muchos estratos de la población española, que antes la tenían prácticamente inaccesible.

Por otra parte, estaríamos hablando de la sustitución de una monarquía parlamentaria, por una república, asimismo parlamentaria. Eso significa que el presidente tendría, como ahora el rey, la máxima representación institucional, pero ninguna función ejecutiva.

Por ello, los demócratas, no podemos caer en la trampa de los totalitarios y separatistas que intentan hacernos creer que una república representaría el final de la nación española, -o de lo que queda de sus restos-.

Vicki dijo el día 21 de Abril de 2012 a las 10:59:49:

Hoy,don Federico en El Mundo

LAS CUATRO ESQUINAS

21/04/2012

FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS

http://3.bp.blogspot.com/--zsbT74C0H8/T5JD6zKNENI/...

manupere dijo el día 20 de Abril de 2012 a las 17:42:02:

Pero bueno, pregunto yo: ¿El viajito se lo ha pagado el Rey de su dinero? En caso afirmativo, ¿qué pasa, que él no puede gastarse lo suyo en lo que le dé la gana?

Y esto no tiene nada que ver con el debate monarquía o república, sino con la libertad de cada persona para decidir qué hacer con su dinero.

Por eso, creo que más que pedir disculpas a ruegos (o quizás instrucciones) de Rubalcaba, lo que hace falta es que el Rey aclare si él se ha pagado el viaje o se lo hemos pagado los demás españoles. Si se lo ha pagado él, que lo explique, pero que no se disculpe.

Y, si no se lo ha pagado él, no basta con disculparse, pues el gesto completo sería restituir el dinero al Estado.

Vicki dijo el día 20 de Abril de 2012 a las 16:51:19:

Hoy ,FJL en EM:


Corinna y La Otra



SI ESPAÑA fuera un organismo vivo, ayer hubiera muerto de diabetes. No hay cuerpo capaz de resistir tal descarga de azúcar, tal catarata de almíbar, tal inundación de miel como ayer nos sirvieron los periódicos de papel, la radio y la televisión, con valiosísimas -por escasas- excepciones. Pero, ay, la prensa rosa, que parece amable por naturaleza, satisface una pulsión escópica, un afán de verlo todo con detalle, una curiosidad popular insaciable y, salvo ¡Hola!, dedicaba ayer dobles páginas a la gran vencedora de la crisis institucional, Corinna Larsen (en Italia Larsson), princesa consorte que fue en uno de sus matrimonios, y a la gran perdedora, la Reina. Corinna, de verde esmeralda; y la Reina, de azul tirando a castaño oscuro. En España hay ahora dos clases de cenas y tertulias: la de quienes querrían invitar y dar apoyo psicológico a la Reina, y la de quienes querrían conocer en vivo a Corinna. Mérito enorme de Javier Ayuso, que a este paso acabará lo que ya estuvo a punto de acabar Alberto Aza.

Si la SER recibe -con RNE- en exclusiva el mensaje gaditano del Rey, humillando a Cope, Onda Cero, esRadio y ABC Radio, y si El País comunica hasta la puerta por donde iba a salir el Rey a cocodrilear ante la opinión pública, hay que atender lo que dice la última empresa de comunicación de Ayuso. El País era ayer concluyente: «Don Juan Carlos mantendrá a partir de ahora una mayor discrección (sic) con respecto a las amistades personales que le acompañan en sus actividades particulares y desplazamientos. No obstante, añaden fuentes oficiales, el Rey no renunciará a esas amistades, que incluyen la estrecha relación que desde hace años mantiene con la princesa alemana Corinna Zu Sayn-Wittgenstein, empresaria y organizadora de safaris, que también acompañaba al Monarca en la cacería de Botsuana». Ojo: «fuentes oficiales». O sea, que lo que podía ser un secreto a voces pero nunca aireado por respeto a la Reina, acaba de proclamarlo la Zarzuela. Encomiable discreción. Por cierto, la empresa de safaris de Corinna, que cerró hace tres años, se llamaba Boss&Company y su eslogan era «Los mejores disparos». Pum.

Como en los años de la mayoría absoluta del PSOE, que vadeamos con Boyer, la Preysler y otros líos, la prensa rosa alivia el hiperglucémico fervor. Pero me sorprende ver a Corinna en página impar y a Sofía en página par, a la Una como La Otra.


FJL

ajoyagua dijo el día 20 de Abril de 2012 a las 14:27:00:

Estimado Don Federico,

Lo que ocurre es que la alternativa no parece mejor (no me refiero al príncipe) La república ha sido un experimento fallido en dos ocasiones, y la última trajo como consecuencia sangre, fuego y muerte. Estuvimos a puntito de caer en algo peor que la muerte, un sistema estalinista y, estas alturas y ya caído el Muro, seríamos algo así como Albania.

Así que, más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer, pues ¿Conoce usted alguna alternativa viable y democrática? Yo miro a mi alrededor y no veo nada, solo a Cayo Lara diciendo burradas, así que, claro que me dejo engañar. Por lo menos a éste lo conocemos.

Ikara01 dijo el día 20 de Abril de 2012 a las 11:18:42:

Cuanta razón, sr Trusko. Comparto su esperanza de que a don Federico se le termine olvidando aquella comida a la que el felón no le invitó y en la que la lideresa tuvo que defenderle en ausencia.

Aunque.....

Un saludo.

Hein dijo el día 20 de Abril de 2012 a las 11:04:38:

La gran desgracia de las ideas liberales en España es la dimensión del ego de quienes se dicen defesores acérrimos del Liberalismo. Da la impresión de que hubiera una maldición sobre la ideología liberal, una suerte de "amarre" (en su sentido sudamericano) o conjuro de candomblé para que las personalidades menos templadas y más enfáticas acabaran recalando a la sombra de Hayeck y Adam Smith. O tal vez sea algo propiciado por una errada y anacrónica asunción de los elementos anarquizantes del liberalismo como únicos que cabe tener en cuenta; una suerte de exaltación del yo menos reflexivo, siempre dispuesto a las demasías más exageradas con tal de llamar la atención. En cualquier caso, el liberalismo español tiene hoy fama de filibustero (en su sentido norteamericano) y enajenado. Dudo entre una y otra explicación porque ,aparte de la necesidad de hallar coherencia a la trayectoria de tales figuras del sedicente liberalismo hispano, la campaña emprendida por ellos contra don Juan Carlos tiene elementos tanto de filibusterismo como de nigromancia. El filibusterismo no para en barras; tira para adelante sin consideración alguna para las circunstancias del momento, de manera que entre, en el juicio sobre cualquier asunto, sólo el deseo y la voluntad del filibustero. Por otra parte, la nigromancia siempre resulta atractiva y, como bilongo de fuerzas primordiales, fascina al público más influenciable tanto como ensoberbece al taumaturgo en la contemplación de su propia imagen. En fin, la grandeza mostrada por el Rey ante un asunto tan menor como el del reciente incidente africano no podía tener como resultado, junto a la elevación en la estima pública al monarca, otra cosa que la incomodidad de quienes han de tragar el acibar de tal demostración de la talla personal en éste, el mejor Jefe de Estado que a pisado tierra hispana desde hace siglos.

« 1 2 3 4 5 6 7 »