Menú
ECONOMÍA

Los bancos centrales

La controversia a propósito de la continuidad de Bernanke al frente del banco central de EEUU, el Federal Reserve Bank –establecido en 1913 por los llamados progresistas de la época, y referente para casi todos los demás bancos centrales–, ha sido de las que hacen época.

Manuel F. Ayau Cordón
0
La controversia suscitada ha servido para cuestionar desde las funciones originales de la FED hasta las que ha ido asumiendo por iniciativa propia. Sus funciones originales eran bien claras: debía estabilizar los precios (ni inflación ni deflación), ser el banco de los bancos y vigilar la solvencia bancaria. Sus cometidos no pasaban por implicarse en la política fiscal o la política monetaria internacional. Sus metas fueron diseñadas en secretos por banqueros que tenían en mente proteger la banca y sus propios intereses.

El mundo venía progresando muy bien con la moneda que había escogido el mercado: la respaldada por el oro, ajeno a todo fin político. Los disturbios económicos no causados por las guerras eran moderados, como es típico y natural en el mercado, porque los desaciertos son corregidos a corto plazo por las fuerzas que intervienen en el mismo. La forma en que se asignan los recursos –demanda de dinero incluida– en el mercado no es perfecta, pero sí resulta óptima y acorde con la realidad.

John Maynard Keynes.Hoy, inmersos como estamos en una de las peores crisis desde que se fundara la FED, no pocos están volviendo los ojos a la teoría austriaca del ciclo económico, que lamentablemente estuvo opacada durante mucho tiempo por las políticas de estímulo de la demanda. Con el advenimiento de John Maynard Keynes (1883-1946), la economía de la oferta (supply side) perdió gancho entre los economistas más influyentes en política monetaria.

Los especialistas en historia monetaria más prestigiosos, Anna Schwartz y Milton Friedman, compartían el criterio de que la famosa crisis bursátil del año 1929 fue causada por el estimulo artificial y excesivo del crédito. En los años 20 hubo burbujas bursátiles que acabaron estallando. Algo parecido ha sucedido ahora en el mercado inmobiliario. El remedio utilizado en los años 30 fue peor que la enfermedad: pues la FED redujo el circulante en un 30% en tres años, causando así una depresión de la que se tardó 20 años en salir.

Durante la crisis actual, la FED no ha cometido ese error, pero, según su presidente, Ben Bernanke, cometió otros, debido a falta de información y conocimientos. Sea como fuere, se ha evitado una larga depresión.

La crisis de los años 80, en la que los intereses sobrepasaron el 20%, también fue causada por la expansión monetaria de la FED, que provocó una excesiva demanda no requerida por el mercado.

Bernanke también ha reconocido que la FED falló a la hora de mantener el dólar como moneda de reserva internacional confiable.


© AIPE

MANUEL F. AYAU CORDÓN, rector emérito de la Universidad Francisco Marroquín (Guatemala).
0
comentarios

Servicios