Menú
ECONOMÍA

¿Qué intereses protege la Reserva Federal?

La historia de la humanidad se ha caracterizado por que, a través de diversos subterfugios, unos grupos han venido viviendo a expensas de los demás. Antiguamente, lo hacían sin grandes disimulos. Luego, a medida que se cuestionaba la moralidad de tales prácticas, las herramientas utilizadas por los grupos políticamente poderosos se tornaron más sofisticadas. Vean, si no, los Bancos Centrales.

0
En teoría, los BBCC fueron instituidos para preservar el valor de las monedas de sus respectivos Estados y aplicar políticas monetarias que previniesen los temidos ciclos capitalistas. Se argumenta que existen para defender los intereses del ciudadano común, y en sus cartas orgánicas se suele establecer la "independencia" de sus autoridades respecto de los gobernantes de turno. Pero ¿ha sido así en la práctica?

Lo que los gobernantes suelen buscar es aferrarse al poder, para así poder usufructuar los privilegios que conlleva. Uno de los modos más efectivos que tienen a mano consiste en hacer ver a la población que la economía funciona "maravillosamente" por obra y gracia de su "intervención". Para ello, cuentan con la invalorable, y más o menos velada, colaboración de los jerarcas de los BBCC.
 
***

Luego del efecto psicológico del 11-S y del estallido de la burbuja de las puntocom, en 2002, el presidente de la Reserva Federal decidió incentivar la actividad económica para que no decayera el crecimiento. Así, las tasas de interés estuvieron artificialmente bajas durante largo tiempo, lo que dio pie a una gran expansión monetaria entre 2002 y 2006.

Especialmente entre 2003 y 2005, los tipos de interés estuvieron muy por debajo de lo que determinan las normas monetarias, que indican que una política correcta debe estar basada en la experiencia histórica (Regla de Taylor). El manejo monetario de la Fed no estuvo guiado por razones económicas, sino que se buscó satisfacer objetivos políticos. En el período señalado, los tipos estuvieron entre el 1 y el 2%.

Esas políticas hicieron que mucha gente viera atractivas compras y negocios que en condiciones reales no lo eran. Y se originó un auge que arrastró consigo toda la actividad económica: aumentaron las ventas, y también se crearon nuevos empleos. Los indicadores bursátiles subieron, y la gente rebosaba optimismo.

Era un panorama inmejorable para la reelección de gobernantes. Pero la conducción de los asuntos económicos con criterios políticos tiene siempre efectos perjudiciales. Y es que no se percibe claramente que el crédito fácil y la financiación barata provocan burbujas e inflación. Cada vez que ha habido una burbuja o repuntado la inflación, la Fed siempre reaccionado igual: sube súbitamente las tasas de interés, provocando así un brusco parón en la actividad económica. Entonces, la crisis se hace sentir en toda su dolorosa dimensión.

En consonancia con la política del presidente Barak Obama de "estimular" la economía estadounidense, la Fed ha mantenido los tipos a unas tasas entre el 0 y el 0,25%. Y como éste es año electoral en EEUU, ha prometido que no los tocará "por un período de tiempo prolongado". ¿Será pura casualidad?


© AIPE

HANA FISCHER, analista política uruguaya.
0
comentarios