Menú
José Antonio Maldonado

Huracanes y tifones

No podemos achacar su formación al cambio climático puesto que se conocen fenómenos de este tipo desde mucho antes de la Revolución Industrial.

José Antonio Maldonado
0
No podemos achacar su formación al cambio climático puesto que se conocen fenómenos de este tipo desde mucho antes de la Revolución Industrial.
Efectos devastadores de Haiyán en Filipinas | Agencias

No existe diferencia entre huracán y tifón, son una misma cosa. Simplemente es que se les da nombre distinto en unas zonas que otras. En el Atlántico, la Bahía de Bengala y el Mar Arábigo se les conoce como huracanes o ciclones tropicales, mientras que en el Pacífico se denominan tifones. Estos últimos suelen ser más virulentos al tratarse de aguas más cálidas.

Para que se forme un fenómeno de este tipo se requieren una serie de condiciones. Es necesario una gran extensión de océano con una temperatura del agua que ronde los 27ºC. Además, no se originan nunca en latitudes inferiores a 5º, es decir ni en el Ecuador ni en sus proximidades, sino algo más al norte o al sur, como mínimo. Tampoco en latitudes altas ni en zonas de fuerte cizalladura vertical del viento, es decir en aquellas en las que el viento va variando bruscamente con la altura.

El huracán o tifón típico suele tener entre 500 y 650 km de diámetro y se caracteriza, como sabemos, por vientos extraordinariamente fuertes con rachas, como en el caso del Yolanda o Haiyan que ha azotado a las Islas Filipinas, próximas a los 400 km/Kh cuando alcanzan categoría 5. Provocan intensas precipitaciones, subida del nivel mar y fuerte oleaje (alturas de 10-12 metros o más debido a la mar de fondo). En el centro, la presión puede estar por debajo de los 900 milibares y en su entorno existe una zona entre 15 y 30 Km, aunque a veces llega hasta 50, llamada "ojo del huracán" en la que los vientos son muy flojos, mientras que los máximos se dan en las "paredes" que circundan a dicha zona.

Cuando toca tierra causan esos tremendos desastres que conocemos al tiempo que van perdiendo intensidad hasta llegar a desaparecer al quedarse sin la fuente de energía que es el mar cálido. Los tifones y huracanes se mueven a velocidades comprendidas entre 15 y 25 km/h y suelen irse curvando en su trayectoria –aunque no siempre- hacia los polos.

En contra de lo que se ha llegado a decir en estos días en los que Filipinas continua inmersa en la tragedia tras el tremendo ciclón, no podemos achacar su formación al cambio climático puesto que se conocen fenómenos de este tipo desde mucho antes de la Revolución Industrial y, en consecuencia, del aporte masivo por parte del hombre de gases de efecto invernadero.

Por orden cronológico citaremos algunos (cada año hay una porción) de los más devastadores tifones y ciclones de los que se tienen constancia, aunque a buen seguro que hace siglos se producirían otros muchos de los que no tenemos noticias.

Años

  • 1281. Tifón de Bahía de Hakata. 65.000 fallecidos.
  • 1780. Huracán de las Islas Martinica, San Eustaquio y Barbados. 28.000 fallecidos.
  • 1864. Huracán de Calcuta (costas de la India). 60.000 fallecidos.
  • 1882. Huracán de Bombay. 100 fallecidos.
  • 1900. Huracán Galveston (Texas). Unos 8.000 fallecidos.
  • 1922. Tifón Shantou. (FILIPINAS). Más de 50.000 fallecidos.
  • 1988. Huracán Gilberto. Tocó tierra en Jamaica pero causó los mayores destrozos en México. Más de 300 fallecidos.
  • 1969. Huracán Camile. Estados Unidos. 260 fallecidos.
  • 1970. Huracán Bhola (Bangladesh). Más de 300.000 fallecidos.
  • 1992. Huracán Andrew. Tocó tierra en las Bahamas. 25 fallecidos y enormes destrozos materiales.
  • 1995. Huracán Mitch (Estados Unidos). 18.000 fallecidos.
  • 2005. Huracán Katrina (Estados Unidos). Unos 10.000 fallecidos.
  • 2008. Huracán Nargis (Birmania). Unos 14.000 fallecidos y 50.000 desparecidos.
  • 2012. Huracán Sandy (Haití, Jamaica, Cuba, Bahamas y Bermudas, Estados Unidos y Canadá). Unos 300 fallecidos.
  • 2013. Yolanda o Haiyan (FILIPINAS). Cifra estimada hasta ahora: unos 10.000 fallecidos.

José Antonio Maldonado. Meteorólogo y director de eltiempo.es

En Internacional

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot