Menú

Infierno de cobardes

Montaigne decía que tras la cobardía surge la crueldad. Y esto es lo que ha pasado en España.

8

Ninguna sociedad que se tenga respeto a sí misma puede soportar tanta ignominia, oprobio y deshonra como la que padecen los españoles en los últimos tiempos. La excarcelación de viles asesinos etarras, cuyo destino debería ser la cadena perpetua, por culpa de la inoperancia de los poderes públicos y la contaminación política de la judicatura significa que se ha traspasado el límite de la decencia, y lo que viene ahora es un doloroso trauma social gestionado por el mismo infierno de cobardes que nos ha conducido a la brutal crisis económica, la corrupción sistémica y la indecencia moral.

Montaigne decía que tras la cobardía surge la crueldad. Y esto es lo que ha pasado en España. Una casta política desvergonzada y cobarde, que nunca ha "defendido la República de la ligereza de los demagogos" (Cicerón), ejerce ahora una crueldad inusitada sobre los ciudadanos. ¿Cómo se puede vivir con asesinos etarras en la calle, banqueros ladrones, políticos corruptos, mafias sindicales, inmensas castas político-funcionariales improductivas, impuestos abusivos, oligopolios económicos, infames y totalitarios nacionalismos o una educación que fomenta el guerracivilismo y la mediocridad académica? La lista de agravios al ciudadano es larga y todavía es más grande la decepción y el pánico, porque no se vislumbra una alternativa. Se pensó que el PP podría enderezar algo el fatídico rumbo del zapaterismo, pero lo ha perfeccionado: la política de los populares es la confirmación de la total falta de respeto que tienen los dirigentes por los ciudadanos. Ya sabemos que aquellos no tienen ideología alguna, sólo la de perpetuarse en el poder, pero el grado de degeneración moral y política que se ha alcanzado en España con la aceptación de la sentencia de Estrasburgo exige una rebelión cívica (Camus) que conjure esta sociedad ahormada en los falsarios clichés progres de Cuéntame o en los zafios contenidos de Sálvame. Va a ser difícil salir de este infierno de cobardes (título de una película de Clint Eastwood que el fiscal general seguro que conoce), pero ya es la hora de los valientes: las libertades civiles se deben conquistar todos los días porque si no "Dios ayuda a los malos cuando son más que los buenos…" (El Quijote).

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios