Menú

¿El lobo es culpable?

Este otoño el lobo ibérico vuelve a estar de actualidad debido al estreno de una nueva película: "Barbacana: la huella del lobo".

0

Cada vez que aparecen reses muertas en el campo, sobre todo si han sido víctimas de una matanza múltiple, los daños son adjudicados inmediatamente al lobo. Ni es siempre cierto, ni la afirmación tiene causas fundamentadas.

Este otoño el lobo ibérico vuelve a estar de actualidad debido principalmente al estreno de una nueva película sobre el polémico animal: se trata de "Barbacana: la huella del lobo", y es obra del prestigioso naturalista Arturo Menor. En la revista Quercus, recientemente galardonada con el Premio BBVA a la protección de la Biodiversidad, Arturo Menor afirma que "la mejor forma de proteger al lobo es dar a conocer su importante papel en nuestros ecosistemas."

Pero no sólo es esta película lo que vuelve a poner al lobo en el punto de mira de la actualidad, sino también las reses devoradas por ¿lobos o perros? aparecidas en Frias (Burgos). Tras una batida en enero de 2017, autorizada en busca de los supuestos lobos causantes del aumento de ataques a ganado que se venían registrando, el resultado de aquel "parto de los montes" fue la muerte de una perra.

Tras aquel sorprendente suceso la Guardia Civil ha tenido que intervenir en la parroquia de Xiá para tratar de capturar a los miembros de un numeroso grupo de perros asilvestrados, al menos veinte, que vagan por la zona donde tuvo lugar la famosa batida que no encontró lobo alguno.

Félix Rodríguez de la Fuente tuvo que luchar mucho para tratar de convencer a los habitantes del medio rural acerca del peligro para el ganado que pueden suponer los perros asilvestrados; recuerdo una multitudinaria conferencia de prensa en la que el inmortal naturalista mostró cráneos y pieles de lobos, y grandes perros capturados en la naturaleza que serían muy difíciles de diferenciar al ser brevemente avistados entre la maleza.

Coincidimos con Ascel y con Quercus en que se ha subestimado en España el problema de los perros asilvestrados.

En el medio rural, son numerosas las perras que paren y sacan adelante a su camada prácticamente en pleno monte; y si unimos a este hecho comprobado el de los abandonos de perros de montería procedentes de rehalas mal gestionadas, e incluso el de algunos grandes canes escapados del entorno suburbano, tendremos los suficientes argumentos para no despreciar la influencia del perro en el problema de los ataques al ganado.

Admitiendo la dificultad de determinar siempre con exactitud si los autores de la fechoría sobre reses domésticas o cinegéticas son lobos o perros, Ascel (Asociación para la conservación y el estudio del lobo ibérico) propone que de no existir pruebas genéticas, se hable en genérico de "ataques de procedencia canina".

En la Europa sin lobos

Muchos países de la Europa civilizada carecen de lobos porque hace décadas, cuando no siglos, que los extinguieron; en ellos se siguen produciendo grandes pérdidas económicas por ataques al ganado, en este caso por perros, como no puede ser de otra forma. Sólo esta prueba debería resultar definitiva a la hora de exculpar en muchos casos al lobo, al que Félix llamó acertadamente "El gran proscrito".

Xabier Vázquez Pumariño es biólogo y miembro de la junta directiva de Ascel: él es el autor del artículo pleno de sensatez en el que nos basamos para nuestro comentario, que ha publicado en el cuaderno 393 de Quercus correspondiente al mes de noviembre. Seguramente no convencerá a los enemigos mortales del lobo, pero sus argumentos son irrefutables.

"Cánidos indeterminados" son quienes deben ser declarados culpables de los ataques imposibles de determinar con exactitud por su origen: ésta es la propuesta de Ascel.

Los ganaderos deben saber que en aquellas zonas en que coexisten lobos y perros asilvestrados, son éstos últimos quienes muestran preferencia por el ganado doméstico, mientras el lobo se orienta más hacia cérvidos, especialmente corzos, y también hacia jabalíes, resultando el único predador capaz de controlar la proliferación de estos suidos salvajes que se están convirtiendo en muchos lugares en una verdadera plaga.

Al controlar al jabalí, el lobo incide positivamente sobre la supervivencia de pastizales y sotobosques mejorando la calidad ecológica de ambos ecosistemas, como científicamente se ha demostrado.

No se trata de inventar o "cocinar" argumentos para intentar desesperadamente salvar al lobo de la extinción, sino de exponer argumentos científicos que ayuden a la convivencia entre el hombre y los grandes depredadores en entornos rurales humanizados. Es un tema muy importante para el famoso "equilibrio ecológico".

En paralelo al estudio de la realidad ecológica del lobo, es necesario luchar contra el abandono de perros en el ambiente rural, que muchas veces es consecuencia de la falta de control sobre perras domésticas por parte de propietarios poco cuidadosos. En cuanto al problema del acceso a la libertad en el monte de perros de montería, hay que reconocer que se han tomado en los últimos años numerosas medidas que van dando resultados positivos.

Aunque sea mucho más fácil culpar siempre al lobo que luchar contra la realidad del problema.

Miguel del Pino Luengo es biólogo y catedrático de Ciencias Naturales.

En Tecnociencia

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios