Menú

La Justicia es un cachondeo

¿Sólo Pacheco, ya árbol caído al que aniquilar no tiene coste, va a ir a la cárcel?

Pedro de Tena
4

Celebérrima fue esta sentencia dictada por la enorme lengua de Pedro Pacheco, ex alcalde de Jerez. No le salió gratis porque la Justicia, entonces bien controlada por el PSOE, lo procesó aunque no pudo detener la expansión universal de su frase. Por entonces, se confabulaban los matones contra Montesquieu y las heridas de la tercera pata de la democracia han llegado hasta hoy. Lo que nunca exclamó el "primorriverista" (padre) Pacheco, nacido en la barriada jerezana de la fábrica de botellas fue que la política sí que era en realidad un cachondeo. Pero lo sabía. Conocí a Perico Pacheco durante la dictadura, cuando era abogado en la Caja de Ahorros de Jerez y ya andalucista confeso y clandestino a su manera. Precisamente cuando ingresé en la cárcel como consecuencia de mis andanzas sindicales, Pedro Pacheco me atendió y atendió a mi familia. Se lo agradecí siempre, no sólo con palabras. Le ayudé en algunas campañas electorales y en trabajos audiovisuales varios. Pero nuestras ideas sobre la política fueron y son muy diferentes, tanto como nuestras conductas. Ahora que pasa por horas de tribulación, probablemente merecidas, déjenme que practique la quinta obra (espiritual) de misericordia: consolar al triste.

Pedro Pacheco no ha hecho otra cosa que lo que izquierda andaluza, sobre todo socialista, lleva haciendo desde 1979. En este caso (le quedan otras cuatro causas con petición de cárcel), su condena ha sido por contratar irregularmente a dos asesores, amiguetes suyos del partido. Su sucesora socialista en la Alcaldía contrató a muchos más. Lo que cabrea es que el Tribunal Supremo diga que ha hecho un daño "demoledor" a las instituciones. Seguramente es cierto que Pacheco hizo lo que hizo. Pero, señores, el PSOE creó una administración paralela de 35.000 personas, según UGT. Además, tejió una espesa tela de araña penetrando con sus huestes, debidamente colocadas, todas las instituciones, las judiciales incluidas. Por decir algo sin exhaustividad, recordaré de pasada lo de los hermanos de Manuel Chaves, lo de sus hijos, los dineros pagados por Jesús Gil a consejeros de la Junta, la Expo incluso, Juan Guerra, el caso Ollero....Y más recientemente y pendientes, los ERE, Invercaria, el fraude de la formación... ¿Alguien ha visto alguna vez que se hayan aplicado cinco años y medio de cárcel a alguno de todos los que han participado en el desmán andaluz? Ni siquiera al hermanísimo de Arfonzo que, visto lo que vemos hoy, no era sino un tosco aprendiz de Monipodio. De los asuntos pendientes, ya veremos qué hace, precisamente, el Tribunal Supremo.

Y otro ejemplo sangrante. Recuerdo una primavera de 1995. Era yo por entonces delegado de El Mundo en Andalucía y recibí una llamada de Jerez. Se trataba de denunciar un escandalazo: 32 dirigentes del PSOE, Manuel Chaves incluido, había pedido un préstamo de bastantes millones y luego la Caja de Ahorros de Jerez, en sus manos, lo había hecho desaparecer, incluso del circuito informático, haciendo contabilizar su importe como quebranto neto para los impositores. Ni la Justicia hizo nada, ni se consintió siquiera una comisión de investigación en el Parlamento andaluz ni aquellos 32 dirigentes socialistas gaditanos han pedido siquiera perdón a nadie. De cárcel, naturalmente, ni hablamos.

Pacheco ha hecho la política arbitraria y sin respeto legal que la izquierda, y ya veremos la derecha -que gobierna desde hace muy pocos años y no lo ha hecho nunca en la Junta de Andalucía-, ha decidido hacer en Andalucía. Pero ¿sólo Pacheco, ya árbol caído al que aniquilar no tiene coste, va a ir a la cárcel? ¿Daño demoledor a las instituciones? Pedro Pacheco debería escribir unas memorias, memorias de verdad, donde cuente cómo ha sido la política en Andalucía desde 1979. Algunas cosas, a cuál más espeluznante, me contó a mí en una vieja bodega jerezana con un fabuloso brandy de más de 100 años. Ya no tiene nada que perder sino las cadenas. Será una forma de redimirse como cautivo, que es otra obra (corporal) de misericordia.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation