Menú
Percival Manglano

Fusilar con buena intención

Lo que demuestra el PSC es que el acto de acoso ha funcionado. Ha tomado buena nota de la amenaza y prefiere no meterse en líos. No quiere ser el próximo.

Percival Manglano
0
Lo que demuestra el PSC es que el acto de acoso ha funcionado. Ha tomado buena nota de la amenaza y prefiere no meterse en líos. No quiere ser el próximo.

El simulacro de fusilamiento de un concejal del PP en el municipio barcelonés de Cardedeu es consecuencia del auge ultra en España. La intimidación se está convirtiendo en un arma política de uso generalizado. Que nadie dude de que las personas que dispararon (los trabucaires) quisieron intimidar. Formaron en dos filas. Esta es una disposición de ataque. Nada tiene que ver con su función tradicional de disparar salvas al aire formando en círculo. Véase la diferencia en este vídeo de las fiestas de Gracia de 2011. Además, los trabucaires se salieron de su itinerario previsto para apostarse precisamente delante del domicilio del concejal Gelada. Y parodiaron el himno del PP mientras se ordenaba fuego a discreción. Nada hubo de espontáneo en este acto. Se trataba de dejar bien claro que, por esta vez, no había proyectiles, pero que en el futuro los podría haber.

¿A qué se debe este acoso? ¿Acaso robó Gelada millones de euros de las arcas públicas catalanas? ¡No! Hizo algo mucho peor para los separatistas: les plantó cara. Gelada menciona en una entrevista que denunció la pintada de una estelada en un muro en la entrada del municipio que ocultaba el mensaje de bienvenida que el pleno del ayuntamiento había aprobado. La bandera independista fue pintada por gente de ERC y de la CUP (la formación del blandesandalias Fernández). Entre los que fueron a fusilar a Gelada hubo gente, precisamente, de ERC y de la CUP. El propio ayuntamiento (gobernado por CiU) admitió con un eufemismo que Gelada "no es próximo" (es decir, está opuesto) a los fusiladores. El PP, por cierto, tiene el mismo número de concejales en Cardedeu –dos– que la CUP y más que ERC que sólo tiene uno. Pero parece ser que los concejales y votantes del PP no tienen la misma legitimidad que los separatistas.

Los fusilamientos (sean verdaderos o simulados) son siempre aleccionadores. Cuando Hamás fusila a 18 palestinos por colaborar con Israel lo hace no sólo para castigar a los supuestos culpables, sino, sobre todo, para lanzar un mensaje a la población palestina: este es el destino que le espera a todo aquel que no acate órdenes. Por eso algunos de los fusilados lo fueron en un acto público en una céntrica plaza de Gaza. Los destinatarios del mensaje de los fusiladores de Cardedeu no eran sólo Gelada, su familia y los votantes del PP; eran todos aquellos que puedan oponerse al proceso independista. Si un concejal del ayuntamiento puede ser acosado con impunidad en su propia casa, ¿qué no le podría ocurrir a un ciudadano de a pie?

Por ello, es muy revelador que el PSC haya reaccionado diciendo que sólo condenará el fusilamiento si se demuestra que hubo "mala intención". ¿Acaso puede haber un acto de intimidación hecho de buena fe? ¿Qué pretende el PSC que digan los acosadores: "Sí, fuimos a simular un fusilamiento frente a la casa de Gelada, pero lo hicimos como gesto de apoyo pese a nuestras discrepancias políticas porque nos cae fenomenal y es un tío de diez"? No hay que demostrar ninguna mala intención porque la mala intención es inherente al hecho mismo de amedrentar. Es igual que cuando un entrenador da una colleja a un árbitro durante un partido de fútbol; no hay forma de sostener que fue un gesto amistoso.

Lo que demuestra el PSC es que el acto de acoso ha funcionado. El segundo grupo municipal ha tomado buena nota de la amenaza y prefiere no meterse en líos. No quiere ser el próximo señalado. Baja la cabeza, esquiva la mirada e intenta disculpar la acción de los acosadores con argumentos inverosímiles. Gelada, en cambio, ha tenido la valentía de no bajar la cabeza: ha denunciado lo ocurrido. Esto le ha valido una cascada de amenazas en las redes sociales.

El requisito básico para que una estrategia de amedrentamiento funcione es que el amenazado intente justificar las amenazas que recibe.

www.pmanglano.com

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD