Menú
Sergio Valentín

Ni tanto, ni tan calvo

Zidane ha pasado de hacer rotaciones masivas a querer ver las mismas caras en todos los partidos. En una temporada

Zidane ha pasado de hacer rotaciones masivas a querer ver las mismas caras en todos los partidos. En una temporada
Zidane. | EFE

Zidane ha sido indescifrable durante sus dos etapas como entrenador del Real Madrid. Intentar intuir sus alineaciones era casi tarea de un adivino. Había ciertos patrones, jugadores que sí gozaban de más titularidades pero era imposible saber qué iba a hacer Zidane. Aludiendo a una frase mítica de Juanma Rodríguez, "cuando parecía que iba a ir por aquí... va por allá".

Zidane comenzó igual la presente temporada, sin fallar a su filosofía. Un día te cambiaba a cinco jugadores, otro a tres, otro solo a dos, pero a cambio variaba el sistema... hasta que se dio cuenta de que no iba a ganar ningún título así, de que esta plantilla era incompatible con su política de rotaciones. Zidane fue consciente de su error y, lo más importante, lo hizo a tiempo. Salvó sobre la bocina la fase de grupos de la Champions, se metió en la pelea por LaLiga pero, y aquí está el nuevo problema, llevó su nueva idea al extremo. 

Odriozola no juega un minuto desde el 30 de septiembre. Han pasado 19 partidos. Militao, lleva ausente 16, Jovic, ocho, Mariano Diáz, siete y, el caso más alarmante de todos, Odegaard desde el 1 de diciembre. Van siete partidos sin ver a la única cara nueva del vestuario. Ha pasado de ser el  jugador revelación de la pasada Liga con la Real Sociedad a no quitarse el chándal ni para calentar. 

Está bien que haya encontrado su once titular, que tenga un bloque de confianza y que prescinda de ciertos futbolistas pero ni tanto ni tan calvo, Zidane. Ante el Elche, quizá por la acumulación de minutos, porque además algunos jugadores ya son bastante veteranos y no puedan soportar jugar cada tres días al máximo de su nivel, quizá, porque no lo sé, pero la realidad es que la segunda mitad del Real Madrid no fue buena. No lo digo yo, lo dijo Zidane. Pues ni aun así, ni jugando bien, ni con empate en el marcador, el entrenador hizo mucho desde el banquillo y lo que hizo, lo hizo, como es habitual, bastante tarde. No calentó nadie hasta veinte minutos del final y los dos primeros cambios llegaron en el 77´ y otra vez más, como si no hubiera una normativa creada específicamente para esta Liga tan especial, no utilizó todas las sustituciones posibles. Si no es el día de Benzema, Modric está cansado o no encuentras forma de hacer daño al Elche, ¿no habrá que hacer algo? ¿no es lógico exprimir todos rus recursos? De nada sirve tener más plantilla en teoría que el Atlético de Madrid si luego en la practica no es así. 

Es casi imposible -por cubrirme las espaldas- ganar una Liga con 15 o 16 futbolistas y más esta que es tan especial. Hay partidos cada tres días y siempre hay inconvenientes y más esta temporada cuando se están produciendo más lesiones que nunca y el Covid-19. No digo que Zidane tenga que cambiar ese once base que tiene, ni que no pueda poner de vez en cuando a otros futbolistas que puedan tener un papel secundario como pasó este miércoles con Marcelo. Digo que hay un termino medio. Ni lo que hizo ante el Shakthar Donestk o Cádiz ni lo que está haciendo ahora. El Real Madrid ya cogió la ola buena y ahora es turno de que otros futbolistas se vayan uniendo a la causa cuando las circunstancias lo requieran como fue el caso en la segunda mitad ante el Elche. ¿Qué pasará si Benzema o Modric se lesionan? Pues que Zidane tendrá que tirar de Mariano o de Odegaard y será realmente complicado que puedan rendir a su nivel y será perjudicial para el Real Madrid. 

 

 

 

Temas

En Opinión

    0
    comentarios