Menú

¿A qué bolsillos va el dinero público de RTVE?

Los amigos de Zapatero están de enhorabuena desde que el diputado por Valladolid llegó a La Moncloa. Según denuncia USO, el dinero público de RTVE ha estado sistemáticamente fluyendo a productoras de amigos del presidente, como Buenafuente, Roures o Sopena.

0

En mayo de 2004, el diario ABC publicaba una entrevista que había hecho a la entonces ministra de Cultura, Carmen Calvo Poyato. Hablando de las subvenciones al cine español, la ministra no dudó en decir que "estamos manejando dinero público y el dinero público no es de nadie".

 A la luz de las últimas operaciones denunciadas por la sección sindical de USO en Radiotelevisión Española (RTVE) los directivos de la cadena pública, hacen de ésta una máxima con la que pretenden cambiar el "de nadie" por el "de amigos del Gobierno".

Tal y como ha denunciado de forma insistente la Unión Sindical Obrera, el ente público lleva años externalizando servicios informativos en sus centros territoriales a productoras, curiosamente, propiedad de antiguos directivos de la casa y grupos afines a la Moncloa (aquellos "brujos visitadores" que denunció Cebrián en su momento).

Es el caso del Grupo Lavinia, que ofrece contenidos informativos a RTVE en los centros territoriales de Aragón y Valencia, lo que le reporta unos ingresos anuales, según USO de más de 300.000 euros. Un montante de "dinero público" que RTVE paga a un grupo de comunicación que ha crecido a la sombra del PSC. En Cataluña controla el canal de Televisión parlamentario catalán y la web del Partido Socialista de Cataluña, entre otras cosas. Precisamente, el Grupo Lavinia es el propietario del periódico digital de Enric Sopena, "El Plural".

Otro ejemplo es Medianews, propiedad de Jaume Roures, uno de esos "brujos visitadores" a los que aludió Cebrián, amigo del presidente Zapatero y que se ha llevado más de 460.000 euros por la producción de servicios informativos en los centros territoriales de RTVE en Castilla y León, Castilla-La Mancha y Baleares. También hay otros grupos como Uveauve, que se ha llevado 853.888 euros por el mismo servicio en Extremadura, Andalucía, Murcia, Melilla y Ceuta.

En total, y siempre según los cuadros del sindicato USO, el "pastel" de dinero público de RTVE se lo reparten entre el Grupo Imaginoa, el Grupo Ganga, Cuarzo Producciones, Bambu Producciones y Pedro Costa. De ellas, la que más factura con mucha diferencia es Imagina (La Sexta) que entre 2007 y 2009 ingresó de la televisión pública 79,58 millones de euros. Tal y como denuncia USO, "en total el pastel que pagan todos los españoles a las productoras que trabajan para RTVE es de 219,38 millones de euros".

Pero, ¿por qué representa un problema externalizar un servicio? Se preguntarán muchos. USO explica que según la Ley 1772006 (Ley de la Radio y Televisión de Titularidad Estatal), en su artículo 7.5 dice textualmente: "La Corporación RTVE y sus sociedades prestadoras de servicio público no podrán ceder a terceros la producción y edición de los programas informativos y de aquellos que expresamente determine el mandato marco".

Y el Mandato Marco, en su artículo 35, Líneas estratégicas de Producción. Objetivos, punto 2, a: "El 100% de producción interna en programas informativos, programas de carácter institucional y contenidos de autopromoción".

Para el sindicato Alberto Oliart, presidente del Consejo de Administración del ente público, es el "máximo responsable". Aunque también apuntan al director de Servicios Informativos y al subdirector de los Programas Informativos.

Buenafuente

Pero no queda ahí la cosa, ya en febrero, USO también denunció que la Auditoría del 2008 de RTVE realizada por "la Intervención General de la Administración del Estado" reflejaba cómo el ente público había pagado de más a la productora "El Terrat Producciones" que dirige Javier Pons, antiguo director de TVE y que preside el humorista de la sexta Buenafuente, bastante más de lo debida por la serie "Pelotas".

Lo que denunciaba USO es que en la auditoría constaba que se contrataba con dicha productora la adquisición de 13 capítulos de 80 minutos de duración cada una. Según explica el sindicato, 13 es el número habitual establecido para series de ficción. El problema es que TVE pagó por 13 capítulos cuando sólo se recibieron 11, es decir que el ente público regaló a la productora de Buenafuente 600.000 euros.

En Sociedad

    0
    comentarios
    Acceda a los 11 comentarios guardados