España
Noticias y opinión en la red
TRAS MÁS DE TREINTA HORAS DE NEGOCIACIONES

IU no logra elegir al sustituto de Llamazares y crea una comisión provisional

La crisis de IU se ahonda. Tras la dimisión de Llamazares, la coalición no ha sido capaz de encontrarle sustituto. Un Consejo será el encargado de designar al nuevo líder en un mes. Uno de los pocos puntos en los que han estado de acuerdo ha sido en las críticas al ya ex coordinador general.

L D (Agencias) El nuevo Consejo, reunido el domingo durante cerca de dos horas, ha decidido que el candidato del PCE, Cayo Lara, será el coordinador de una comisión provisional, con funciones ejecutivas hasta que haya nuevo líder.

Era una de las opciones posibles y finalmente se ha concretado. A pesar de que durante las últimas treinta horas de negociaciones entre llamazaristas, PCE y tercera vía se pusieron sobre la mesa algunos nombres -especialmente factible fue la posibilidad de Eberhard Grosske- la IX Asamblea Federal se ha cerrado sin que las sensibilidades enfrentadas hayan sido capaces de encontrar un nombre de consenso para liderar a la coalición en los próximos años. Esta decisión tendrá que esperar hasta el primer Consejo Político Federal posterior a esta Asamblea, que tendrá lugar aproximadamente en el plazo de un mes.

La decisión de que Lara lidere un consejo con funciones ejecutivas hasta que haya nuevo líder-en la que habrá voto ponderado según equilibrios de fuerza- sirve para, previsiblemente, dentro de un mes, cuando se nombre al nuevo líder de IU. Lo que se busca con este aplazamiento es que los 180 miembros del nuevo Consejo elijan un nuevo coordinador con una amplia mayoría.

El hecho de que el PCE se haya convertido en la fuerza mayoritaria en el seno de IU tras la votación de la composición del nuevo Consejo Político abrió la puerta a la posibilidad de que su candidato, Cayo Lara, optara a la coordinación a pesar de contar sólo con el 43 por ciento de apoyos. Sin embargo, finalmente esta opción fue descartada por los miembros del Consejo, encargados de deliberar acerca de la pertinencia de nombrar o no un nuevo líder esta tarde.

A primera hora del domingo se daba por seguro que Grosske, gracias a un acuerdo con nocturnidad entre llamazaristas y tercera vía, sería elegido nuevo coordinador, a pesar de las reticencias del PCE, ya que ambas corrientes alcanzaban una mayoría algo superior al 50 por ciento. Sin embargo, las conversaciones, las dudas y las negociaciones desarrolladas diluyeron la idea.

Dieciocho meses para la refundación

Las tres familias mayoritarias sí lograron acuerdos en torno a la refundación de la organización -para la cual se han dado un plazo de 18 meses-, la línea política, estatutos y una dirección más proporcional. Fuentes de la tercera vía explicaron que se pospone la elección de la nueva cabeza visible de IU para conseguir un "amplísimo apoyo" a partir de los consensos logrados en la Asamblea, y aseguraron que con esta decisión "nadie sale derrotado y no hay un único vencedor".

Desde el sector llamazarista se contempla con cierta desazón la resolución final de la Asamblea, ya que ven con malos ojos salir sin un coordinador general que haga visible esta nueva etapa IU.

El consenso: las críticas a Llamazares

Por otro lado, el PCE logró introducir en el documento político que ha aprobado la IX Asamblea Federal su crítica a la dirección saliente de Izquierda Unida y al ex coordinador general Gaspar Llamazares, al empatar una enmienda por 288 votos.

Debido a que a la Asamblea llegaron tres documentos politicos distintos, aprobados el pasado junio y correspondientes a las tres vías (PCE, IU Abierta y Tercera Vía), se eligió un método de discusión que tratase de superar la falta de consenso: se han aprobado los puntos coincidentes directamente y se han incorporado a un nuevo texto. Y sólo se han sometido a discusión aquellos en que había desacuerdo.

Es así como así PCE ha logrado que al documento político se incorporaran varios párrafos de su texto en el que se criticaba la labor de la anterior dirección y de Llamazares.

En el texto inicial del PCE se sostenía que el perfil político de IU se diluyó durante la legislatura, la formación apareció "plegada y subalterna" a la estrategia política del Gobierno del PSOE, la actividad se concentró en torno a un grupo parlamentario "débil y en coalición con ICV", y la presencia en los medios de comunicación se centró en una sola persona.

El sector de IU-Abierta ("llamazaristas") ha expresado su oposición y ha presentado una enmienda para bloquear que se introdujeran estos párrafos; sin embargo, la votación en el plenario se ha saldado con un empate -288 votos a favor, otros tantos en contra, y 36 abstenciones-, y finalmente ha sido incorporada.

Lo más popular