Menú

Sentido común

Como legado evolutivo, el sentido común puede incluir cosas que todavía no comprendemos racionalmente.

0

Como cualquier persona normal, no abducida por algún fanatismo moderno, los filósofos griegos creían que el concepto de lo "razonable" incluía todo aquello que la propia intuición decidía que era razonable.

Symons da una razón absolutamente convincente de por qué un ser social capaz de enseñar y aprender no puede aceptar cualesquiera contenidos culturales, tal como propone la izquierda para el ser humano: sería incompatible con la teoría de la selección natural, porque, en caso de que los humanos admitieran cualquier enseñanza para sí mismos, entonces cualquier individuo mutante de entre ellos, que promovira enseñanzas para monopolizar la descendencia y disminuir la de los demás, acabaría con la estirpe de humanos moldeables en unas pocas generaciones.

Luego, la mente humana debe incluir impulsos y conocimientos que dirijan el aprendizaje hacia lo que es útil, que rechacen manipulaciones y que reaccionen contra situaciones sociales peligrosas. Ese aprendizaje debe partir de conceptos básicos acerca del comportamiento de personas, animales y cosas que se transmiten de forma innata de generación en generación. Eso es lo que llamamos "sentido común". Su universalidad hace que nuestras intuiciones las comunicamos sin justificación lógica, asumiendo que el otro lo aceptará como evidente. "Va a llover, más vale que corramos". No hace falta añadir "porque el agua de lluvia enfría el cuerpo, y somos animales de sangre caliente, luego debemos conservar la temperatura".

Y en efecto, la corteza cerebral en el ser humano es varias veces mayor en tamaño que la de los simios –y en ella residen las facultades superiores–, pero el sistema límbico humano es incluso más grande en proporción. Es ahí donde está el conjunto de conocimientos, sentimientos y reacciones innatas exclusivamente humanas que nos ayudan a aprender y navegar con éxito en la sofisticada sociedad humana. Como legado evolutivo, el sentido común puede incluir cosas que todavía no comprendemos racionalmente.

Sin embargo, el sentido común es práctico y se corresponde con la sociedad primitiva en la que evolucionamos. Un ejemplo de lo primero son las intuiciones naturales sobre el comportamiento de los objetos que, no por casualidad, son las que describe la física de Aristóteles. Aunque la física es más bien newtoniana; la aristotélica está centrada en la física terrestre, tiene en cuenta los seres vivos y es neuronalmente económica. Un ejemplo de lo segundo son las intuiciones económicas, de las que hablo en un artículo anterior.

Alberto Gómez Corona es físico y creador de varios blogs sobre evolucionismo, como La nueva Ilustración evolucionistaPsicología evolucionista y Darwinismo Conservador.

En Tecnociencia

    Recomendado

    Lo más popular

    1. La aerolínea Norwegian deja en ridículo a Puigdemont: "Es una manipulación de manual"
    2. Pilar Eyre desvela la verdadera edad de Ana Obregón
    3. Pedro Sánchez anuncia que purgará a los barones de su Ejecutiva
    4. Karlos Arguiñano: "He tenido amigos de ETA"
    5. Primeras imágenes de la salida del hospital de María Teresa Campos
    0
    comentarios
    Acceda a los 3 comentarios guardados

    Servicios