Ideas
Noticias y opinión en la red
FUEGO AMIGO

Publicidad y ciencia

Hace unos años se anunció que en un laboratorio de los Estados Unidos un par de científicos habían logrado durante un proceso de electrólisis producir una reacción nuclear. Era la fusión fría. En todos los medios científicos se produjo un gran revuelo. Se hicieron investigaciones en todo el mundo y resulto que tal cosa era algo más que dudosa. Durante el revuelo los investigadores que habían hecho el descubrimiento recibieron créditos importantes para proseguir sus trabajos y ahí acabo esa historia.

Hoy se anuncia todos los medios de información que se ha logrado producir un mono transgénico. En realidad lo que se ha logrado es incorporar a un mono un gen de otra especie. Los propios investigadores han indicado que aún no saben si el gen incorporado se transmitirá a su descendencia, o lo que es lo mismo aún no se sabe si es transgénico.

Se dice que puede servir para estudiar el cáncer y la enfermedad de Alzheimer. Rara es la noticia de un avance científico en medicina o en biología que no indique que servirá para curar el cáncer, es como un reflejo periodístico.

En la radio y la televisión y en todos los periódicos se nos informa que la experiencia realizada por el laboratorio norteamericano era importante pues se podrá "trabajar" con mono en lugar de hacerlo con ratones, y añaden que los monos son más parecidos a los humanos que los ratones. Si no nos lo dicen no nos habríamos dado cuenta de la diferencia. ¡Gracias informadores!

No cabe duda que es la primera vez que se incluye un gen nuevo en un simio. Es un avance. El gen es, según dicen, fluorescente y puede servir como indicador de la posición del gen. Pero ya se han empleado marcadores, radioactivos, en organismos humanos.

Los científicos puede que no sean responsables del "notición". Pero no hace demasiado bonito, en el medio científico, esas exageraciones. Es un avance importante, pero limitado y es un principio de algo incierto. Hay que tener cuidado. Que si la alarma es mala despertar esperanzas tampoco es bueno.