Menú

Andalucía

Tímidos cambios en Canal Sur

Conclusión de la comparecencia de su nuevo director general en el Parlamento andaluz.

(Sevilla)
0

Puede ser comprensible puesto que se ha tenido que lograr un acuerdo entre PP y Cs, luego asimismo con PSOE y siempre, al fondo, con Vox, que elimina los máximos de cada cual y lo deja todo en mínimos comunes denominadores. Pero, por poner un ejemplo, el programa del PP de 2012, con el que ganó las elecciones, aunque no pudo gobernar, incluía dos metas relevantes:

- Reformar la Ley de Publicidad de la Junta de Andalucía de modo que la publicidad institucional fuese adjudicada a los medios de comunicación según su audiencia, número de oyentes y lectores.

- Javier Arenas propuso incluso eliminar la publicidad comercial de la RTVA, como ya ha hecho RTVE, si tal iniciativa no suponía incremento fiscal alguno. De ese modo, se eliminaba la competencia desleal de una cadena regional que tragaba presupuesto y restaba a los demás medios de comunicación una parte de la publicidad de las empresas.

Además, se pretendía igualdad, neutralidad, transparencia y calidad como las bases del sector audiovisual andaluz.

De lo primero, nada se sabe. De lo segundo, nada se habla, De lo demás, algo sí se habló ayer, pero con unos mimbres tan tímidos que poco se espera, para asombro de muchos de los que esperaban dentro de la "casa" cambios sustanciales y para decepción de los que esperaban, por fin, ver satisfechas sus aspiraciones de promoción interna tras años de enchufismo y colocación de afines.

Juan de Dios Mellado, el nuevo director general, compareció ayer en el Parlamento andaluz para explicar el nuevo rumbo de la Radio Televisión Andaluza. Pero confundiendo su deseo con la realidad dijo que la RTVA es un servicio público fundamental para Andalucía, como la principal empresa de comunicación de la comunidad, que debe regirse por criterios como la pluralidad, la profesionalidad, el rigor o la transparencia y debe ser apoyo al sector económico y audiovisual. Pero eso es lo que debería ser, no lo que ha sido ni lo que sigue siendo.

Para que lo sea realmente hay que proponer cambios. Pero la sorpresa es que los cambios son hasta este momento mínimos y tan insuficientes que no van a poder producir la reforma en profundidad que se necesita. Nadie sabe si como consecuencia de un acuerdo con el PSOE que no ha sido hecho público, el nuevo gobierno de PP y Ciudadanos sólo han logrado colocar a bien pocos altos cargos.

En el organigrama actual de la casa, puede observarse que el nuevo gobierno ha logrado disponer de la dirección(el propio Mellado), una dirección adjunta(Isabel Cabrera), una nueva dirección de Innovación y Negocio (Juan Vargas Ruano) y, de entre los periodistas de la casa, logran que Javier Domínguez y Juan Miguel Vega, dirijan los informativos de Canal Sur, en sus versiones de Televisión y Radio. En total, cinco personas de las que sólo dos tienen experiencia previa en televisión. Mellado habló de siete nombramientos, pero no los encontramos en los primeros niveles.

Mellado sí aludió a posibles cambios en otoño o a principios de año si son necesarios e indicó que quiere contar con todos los trabajadores porque deben ser el "motor" del cambio en la RTVA. Pero, de momento, no se ha puesto en contacto con los que esperan justamente un cambio que les permita promocionarse dentro de la "casa" ni ha detallado que pasará con los alrededor de 75 relevistas que sustituyen a prejubilados, ni si se renovarán o amortizarán las centenares de jubilaciones que se producirán en próximos años, ni cuál será el destino de los más o menos 250 temporales que esperan seguir.

Tampoco si se alterarán, para siempre, los procedimientos de admisión de personal para que todas las personas cualificadas puedan incorporarse en el futuro a Canal Sur sin que los empleados sin pruebas suficientes o a dedo por razones de urgencia o necesidad de manera discrecional por las antiguas direcciones, puedan aportar una mochila de méritos superior por el mero hecho de haber trabajado en la "casa" con anterioridad.

Curioso es que todo el ámbito relacionado con la gestión y administración del Ente –quizá como consecuencia del pacto secreto con el núcleo socialista–, y no poco del sector informativo puro, sigue en manos de los cargos que fueron nombrados por el PSOE. Se trata nada menos que de un total de 23 dirigentes de 28 posibles que controlan la dirección corporativa, los recursos humanos, esto es, el personal, la dirección jurídica, técnica y la económica financiera, la dirección de todas las delegaciones provinciales, la presencia en redes sociales y otras áreas técnicas.

Pasmoso es que incluso se haya mantenido en su puesto al director de Recursos Humanos, Sebastián Uribe, que, como fue publicado en Libertad Digital, fue quien orquestó una maniobra con algunos sindicatos para maniatar a la nueva dirección en la contratación de un 10 por ciento de personal al que tenía y tiene aún derecho tras haberse detenido aquella intentona.

Por si fuera poco, la nueva dirección tampoco controlará los segundos niveles de la televisión ni tampoco los de la radio: mandos intermedios como coordinadores, jefes de redacción, y editores de los informativos. Es más, ni siquiera controlará la producción en manos de Teresa Sáiz, elemento clave para el funcionamiento de cualquier televisión.

Las grandes preocupaciones exhibidas por el nuevo director, Juan de Dios Mellado, fueron el estado de las cuentas y la caída de la audiencia. Se prevé un déficit de 5 millones de euros a final de año, pero su responsable, el ex director en funciones Joaquín Durán ha sido premiado con un puesto en el Consejo Audiovisual de Andalucía.

Entre las causas de ese déficit aludió a la subida salarial para sus casi 1.500 trabajadores que implica 2 millones de euros, que hay que sumar a los más de 80, un 54 por ciento del presupuesto global, que ya cuesta la plantilla. Hay que recordar que la plantilla de Canal Sur es superior a la de Telecinco (1.200) y sólo algo menor que la de Antena 3 (1.800, en datos de 2016) si bien estas cadenas disfrazan su personal real con externalizaciones, algo que igualmente hace Canal Sur, pero en menor medida.

Además, los ingresos publicitarios comerciales decaen, la audiencia se ha reducido hasta alrededor del 8 por ciento y el dinero de la Junta ha dejado de fluir con la generosidad de los primeros gobiernos socialistas y, de hecho, se le han practicado recortes de consideración en los últimos años. Pero apenas una breve referencia a pluses que gratifican a una gran cantidad de editores existente en Canal Sur que no se justifican si se atiende a la misma figura en otras cadenas,

Mellado dijo que no es tiempo de mirar atrás, pero ello que indica que será imposible comprender el futuro porque en la gestación de la RTVA hubo no defectos, sino auténticas malformaciones congénitas que van desde la selección y contratación de personal a la creación del llamado sector audiovisual que fue determinado en gran medida por la voluntad del PSOE.

Aunque anunció nueva parrilla de programación en la radio, para el 2 de septiembre, y en para octubre en la televisión, en la que habrá un incremento de la producción propia, la falta de control real sobre las personas, la organización y las estructuras que las hacen posibles, suscita serias dudas acerca de su viabilidad.

Respecto a la relación con las productoras, el director general ha anunciado que habrá una nueva forma de actuar que consiste en abrir Canal Sur a todas las productoras andaluzas para fortalecer el sector. El modo será proponer una idea a las productoras para que la desarrollen, y que, no en concurso de méritos en libre concurrencia, sino el Comité de Antena y los profesionales de la cadena, en función del coste y la calidad, decidan la adjudicación.

Salvo el PSOE, que criticó algunos aspectos, ninguno de los demás partidos, Vox y Adelante Andalucía incluidos, hicieron sangre en esta comparecencia, esperando la concreción de los cambios, si es que llegan, a partir de octubre.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation