Menú

Olvido Hormigos ya tiene su propio reality

Carmen Jara, Alaska y Beatriz Cortázar abordan todos los temas de la crónica rosa.

0
Carmen Jara, Alaska y Beatriz Cortázar abordan todos los temas de la crónica rosa.
Olvido Hormigos de discoteca | Facebook Moon Beach Club

Olvido Hormigos ya tiene su propio reality. O una parte. Se trata de una nueva sección en el programa Sálvame que se va a llamar La caravana del olvido, y que llevará a la exconcejala de Los Yébenes a viajar por las playas españolas los próximos meses "en busca del mejor cuerpo del verano". La exconcejal socialista ya ha grabado en dos discotecas levantinas, Tropic 222 de Torrevieja y Moon Beach Club de Benidorm (sus trabajadores han dejado la prueba en Facebook), y durante el día pasea por la playa charlando con los bañistas. Como si hiciera campaña, que ella es política.

La incipiente barriga de Sara Carbonero y el debate sobre si se le nota el embarazo o no acapara las portadas de las revistas de los miércoles, a excepción de Semana, que se apunta la exclusiva del brindis que se marcan Cristina e Iñaki en la cubierta del barco de unos amigos. Tampoco prestan demasiada atención a la nueva amiga de Amador Mohedano, que se estrena en los medios, aunque vestida, y no con el tanga rojo que la ha hecho famosa. Sin embargo las revistas pasan por alto un rumor que suena con fuerza en Portugal: la inminente boda de Cristiano Ronaldo con Irina Shayk. Según Beatriz Cortázar, se celebraría en la isla portuguesa de Porto Santo, en la que el madridista tiene varias inversiones.

Mientras, otro futbolista, Gerard Piqué, ha sido cazado durante sus vacaciones en un escenario muy distinto al que nos tienen acostumbrados sus compañeros. Ni una hamaca ni la cubierta de un barco: el barcelonista está en Las Vegas, participando en las Series Mundiales de Póquer, y de momento no ha perdido dinero. Los espías de Método 3 ya revelaron que el marido de Shakira es gran aficionado a este juego de cartas.

El rey de los belgas pagará impuestos. Es una de las primeras medidas de efecto anunciadas por Felipe ante su futura coronación el día 21. Con los índices de popularidad por los suelos, la monarquía belga busca maneras de lavar su imagen. Y ha decidido anunciar que el nuevo rey mantendrá el mismo presupuesto que su padre, Alberto II, pero con una diferencia: él sí pagará todos los impuestos de los 11,5 millones de euros anuales de su sueldo, IVA incluido. Lo que no se ha anunciado es la cuantía de la asignación del rey cesado, un gasto con el que quizá no habían contado.

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD