Menú
Katy Mikhailova

La revolución de los perfumes made in famosos

Antonio Banderas, Shakira, Paula Echevarría, Isabel Preysler... ninguno se resiste a crear su propio perfume.

Antonio Banderas, Shakira, Paula Echevarría, Isabel Preysler... ninguno se resiste a crear su propio perfume.
Jennifer Lopez | Archivo

Ser famoso es sinónimo de tener la capacidad de lanzar cualquier producto al mercado y que, probablemente, funcione. Antonio Banderas, Shakira, Paula Echevarría, Isabel Preysler… una inmensa lista de celebs han "creado" un perfume en algún momento de sus carreras (o más bien agua de baño). Resulta cuanto menos curioso que ellos vistan de marcas de lujo y las promocionen en multitud de alfombras rojas y fiestas privadas, y, luego se asocien con alguna empresa para crear una colonia cuyo precio oscila entre los 8 y 15 euros. Lujo ilustrado: lujo para el pueblo pero sin el pueblo. Una vieja revolución. Pan para hoy y para mañana. Pero solo para unos cuantos.

Jennifer López fue la pionera hace 20 años con su colonia Glow, que cada año renovaba, y a día de hoy goza de un total de 25 fragancias. Y lo ha vuelto a hacer: más de 2 millones de likes y cerca de 45.000 comentarios en un post en Instagram para promocionar su marca de belleza que creaba en 2020 (JLo Beauty). Ella, tan natural, en su cama, y tan espontánea (no es foto de estudio), era el mejor ejemplo de cuidado facial. Ni focos, ni ediciones complejas, ni localizaciones imposibles, tampoco estilistas y maquilladores, ni siquiera un diseñador para incorporar el logo en la foto… nada de eso. Marketing puro y duro sin ninguna inversión. El público demanda sencillez que aporta credibilidad. Como el momento Tamara Falcó y sus nanosegundos en metaverso (gran frase que nos queda para la posteridad. O posverdad. Lo primero que tengamos a mano). Y JLo además de guapa y natural, se la ve feliz, algo que los followers necesitan. Pero también los haters (o simplemente gente sincera que ha probado sus cremas). Su tropa de seguidores siempre va a aplaudir cualquier paso que ella dé. Aunque sea en falso. Pero los que se han dejado 219 dólares en la rutina facial de JLo no piensan lo mismo. Y con razón.

Si esto les sabe a poco, lo de Brad Pitt son palabras mayores. El actor también ha querido jugar a los médicos de belleza, creando Le Domaine, una gama de productos para hombres y mujeres (e incluso seres sin género), que busca algún método para frenar el envejecimiento en la piel. Y no se le ha ocurrido otra idea que la de juntarse con enólogos para diseñar estos productos en sus viñedos de Provenza en su Châteaux Miraval, a partir de garnacha, syrah y monastrell. ¡Toma ya! Nosotros aquí nos las bebemos, y Brad Pitt te reduce las arrugas. Su lema es "envejece de manera saludable".

Ante semejante barbaridad, desde el perfil de Lionne en Instagram (que se definen como "the beauty voice of reason" y que lo conforma un colectivo de empresarios del sector) han lanzado un comunicado en Instagram, dirigido al actor y a su equipo. "No tenéis experiencia en esta industria y no tenéis ni idea de lo que es empezar desde abajo", escriben en un post. "No tenéis ni idea de lo que es no poder dormir por no tener la certeza de cómo vais a pagar a vuestros empleados", prosigue. "Nacen 12 mil marcas de belleza al año en todo el mundo. Basta ya", concluyen.

Yo siempre digo que la mejor crema es un bótox. Y fin de la historia. Estas guerras de si la mejor crema es una de una cadena de supermercados asequibles o si la sostenibilidad y demás... El que es feo muere feo. Y con el propio enfado de las caras.

Temas

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios

    • Reloj España
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Cesta de navidad