Menú
Katy Mikhailova

Un ángel, el chicle y la educación

Los científicos apuntan a que al masticar chicle se reduce la ansiedad y el estrés.

Los científicos apuntan a que al masticar chicle se reduce la ansiedad y el estrés.
Chicle, ¿sí o no? | Cordon Press

Seré directa e incisiva: masticar chicle, sí o no. Hace un tiempo hubiera sido claramente "no". Pero cuando irrumpe un ángel de la estrategia, las victorias, las ligas y las champions.. llevar traje con una "masticada" de chicles es posible. A Carletto se lo perdonamos todo. Menos perder. Ancelotti, con chicles la vida es más fluida. En una semana estaremos en La Cibeles (espero) celebrando que masticar chicle puede ser hasta una actitud ante la vida.

Pero remontémonos a sus orígenes y a nuestra primera toma de contacto con la goma. A mí en el colegio los profesores me obligaban a tirarlo a la basura. Era un gesto de mala educación. De rebeldía. Como llevar gorra en clase.

Y aunque fueron los mayas los primeros en usar una masa para limpiar la boca que provenía de una goma de árbol, sigue siendo un recurso socorrido a modo sustitutivo de un cepillo de dientes con pasta. La palabra tiene su etimología en 'sicté' que significa masticar. Y hay quien en vez de masticar devora.

Comer, sea lo que fuere, con la boca llena, y enseñarlo al mundo entero, debería ser delito. Hablar con la boca llena, prefiero ni pensarlo. A nadie le interesa lo que ocurre dentro de nuestras bocas.

Por ello, y aun con su antigüedad prehispánica, masticar chicle en público es indecoroso y refleja una especie de actitud de desprecio hacia el resto. O eso se nos ha enseñado. De hecho hay museos que aún conservan la señal de "prohibido comer chicle". Imagino que se debe a que luego acaban en los sitios más insólitos: suelos, columnas, baños. Pero el cerdo es cerdo, con o sin chicle. Y ensuciará igual con lo que pueda. Además ha ido el mes pasado cuando el ministerio de Educación de Marruecos lo ha prohibido tajantemente en los colegios.

Los científicos apuntan a que al masticar chicle se reduce la ansiedad y el estrés, ya que se genera un aumento de flujo de sangre en el cerebro. Incluso la Universidad de Saint Lawrence (Nueva York) confirma que se incrementa la capacidad intelectual, por lo que recomiendan masticar chicles antes de un examen.

Por alguna extraña razón asociamos la "masticada" de chicles a videoclips de rap y trap, a los polígonos, las medias de rejilla, las prostitutas (tiremos de hemeroteca cinematográfica y recordemos "Pretty woman"), a la adolescencia con causa.

Por si fuera poco, para los que padecen la misofonía… según cómo mastiques un chicle puede ser aún más hiriente. El Síndrome de Sensibilidad Selectiva de Sonido afecta a entre un 6 y 20% de la sociedad.

Así pues: si mastica chicle, no haga ruido. Tampoco lo evidencie con todo el mundo. Sea discreto. A nadie le importa lo que ocurre en su boca. Y como reza Shakira, mastique y trague, trague mastique.

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso