Menú

Chábeli Iglesias, millonaria con sus exclusivas, hace pareja muy bien pagada en TVE con Julio José

Chabeli se embolsa veintiocho mil euros de TVE (y Julio José 13.000) por cada programa de reformas.

Chabeli se embolsa veintiocho mil euros de TVE (y Julio José 13.000) por cada programa de reformas.
Chabeli y Julio José. | Cordon Press

Los dos hijos mayores de Julio Iglesias e Isabel Preysler, se han convertido en pareja televisiva la noche de los martes, en Televisión Española, a través de un programa titulado Los Iglesias. Hermanos a la obra. Se trata de lo que en el argot se llama un "reality", donde Chábeli y Julio José fingen visitar a unos amigos con la intención de asesorarlos en la reforma de sus viviendas; pueril argumento que ya ha tenido críticas negativas en el primero de los ocho programas previstos, por cada uno de los cuáles la primogénita del cantante y la reina de corazones se embolsa veintiocho mil euros (doscientos veinticuatro mil al finalizar el espacio), en tanto Julio José es retribuido con una cantidad menor: trece mil euros por episodio, y ciento cuatro mil en total. Se inició esta serie nada más concluir la victoriosa semifinal de la Europa de fútbol ganada por España a Francia, contando así, de antemano, con una elevada audiencia. En los próximos programas, las casas que visitarán ambos hermanos serán las de su propia madre, y las de Arancha Sánchez Vicario, Gloria y Emilio Estefan, Fonsi, Ana Obregón, Norma Duval y Omar Montes.

Los Iglesias. Hermanos a la obra se grabó a partir del mes de marzo último entre Miami y Madrid. Chábeli estuvo viviendo los días que pasó en nuestra capital en la residencia de su madre, ocupando la misma habitación y cama de cuando era adolescente.

Chábeli cumplirá dentro de pocas semanas cincuenta y tres años; tiene uno más que Julio José. Sus caracteres son muy distintos: aquella más independiente, de fuerte carácter, su hermano muy simpático, dicharachero, divertido. Junto al tercero, menor de ellos, Enrique, por decisión de sus padres, se fueron a vivir a Miami a raíz del secuestro del abuelo, el doctor Iglesias, por parte de un comando de ETA. Y en la isla de Indian Creek, en el casoplón del autor de "La vida sigue igual", transcurrieron varios años, en los que apenas veían a su padre, por sus viajes y compromisos. Chábely le dijo un día que quería ser artista y a él le dio por reírse. Sabedor de la idiosincrasia de su hija, menos modosa que sus dos varones, se congraciaba con ella dándole dinero para satisfacer sus caprichos. Aun así, Chábely fue creciendo sin el calor familiar, y muy enfadada cuando era desplazada de su dormitorio porque en el él se desfogaba su progenitor con la amante de turno. Julio José y Enrique no le causaban problemas a Julio Iglesias, pero también carecían del cariño que su edad precisaba. Lo cierto es que los tres tuvieron una complicada relación paterna: lo confesaba Alfredo Fraile, mánager del ídolo, en sus memorias. Lo que más les fastidiaba es ser utilizados cada vez que el enviado especial de "¡Hola!" acudía a Miami para fotografiarlos junto a su padre.

No obstante ese distanciamiento entre el divo y su prole, la verdad es que sus tres hijos, los únicos entonces, lo admiraban; eran conscientes de ser descendientes de un ídolo mundial de la canción. Y por eso mismo, su vida no les sería fácil a ninguno de ellos.

hermanosalaobra.jpeg
Hermanos a la obra | TVE

Chábeli Iglesias Preysler nació en Estoril el 1 de agosto de 1971. Sus padres se habían casado estando ya Isabel embarazada. De ahí que para evitar el acoso de la prensa en Madrid, decidieran que la niña viniera al mundo en la citada ciudad lusitana. Era el ojito derecho de su padre, quien le dedicó la canción "De niña a mujer". Y todavía adolescente comenzó sus relaciones con chicos y tuvo más de una decena de novios. El primero, a partir de 1985, Antonio Garrigues Jr. Le siguió Pablo de Hohenlohe dos años más tarde, con quien inició su relación un verano en Marbella. Alfonso Goyeneche Ordovás, hijo de los condes Ruiz de Castilla, fue el tercero de la lista. Estudiaba Chábeli en un instituto de Miami cuando se enamoró del cubano Carlos Echevarría. Por entonces quería cambiar su nombre familiar y ser llamada Isabel, lo que no consiguió, al menos por parte de las revistas rosas. Donde apareció otro día del brazo del dominicano González. Y en Madrid se ennovió con el hijo del jugador de fútbol del Real Madrid, Pedro de Felipe (éste antiguo compañero de Julio Iglesias en el estadio Bernabéu).

La enamoradiza Chábeli dio en conocer al que siempre consideró entonces su gran amor, Fhadi Mudarres, en otro verano marbellí, en 1989. Pertenecía a una saga millonaria libanesa residente en Inglaterra. Isabel Presley lo conoció y dado que Chabeli ya era mayor de edad no tuvo más remedio que aceptar lo que quiso la pareja: instalarse en Washington para vivir juntos. Chábely aprovechó para seguir unos estudios de Arte.

Muy avispada, Chábeli fue contratada para un "spot" de refrescos japoneses. No recuerdo si en él intervino también su padre. El caso es que les pagaron trescientos millones de pesetas y aquella pidió su parte: cuarenta millones, dinero con el que adquirió un apartamento en Nueva York, que decoró ella misma. Un trabajo que mantuvo bastantes años. En Miami, por ejemplo, compraba y vendía casas, de cuyo interiorismo se ocupaba con verdadero entusiasmo. Y así, se fue haciendo millonaria.

En 1991 tenía por pareja al diplomático nicaragüense Eugenio Leal. Le siguió en esa relación sentimental el oftalmólogo Gabriel Simón. Y cuando regresó a Madrid en las vacaciones del mismo año se enrolló con Pedro Pinto-Coelho, hijo de un afamado pintor y decorador. Lo cuál no le impedía pasear asimismo con Miguel Báez "Litri" hijo, Ramsés Trujillo y el empresario Matías Bonder.

Todos esos romances se publicaban en las revistas del corazón. Disponía de un agente que la representaba para sacarle "pasta" a esas publicaciones y cuando iba a algunos de los programas televisivos del corazón. El negocio de las exclusivas siempre le reportaron pingües beneficios.

Y llegamos al año 1993 cuando estando en Marruecos comenzó su idilio con Ricardo Bofill, hijo del arquitecto de igual nombre y la actriz italiana Serena Vergano (quien entre otras películas, hizo una con Raphael) El doctor Iglesias Puga se fue de la lengua comentando que su nieta iba a contraer matrimonio, lo que le privó a la susodicha de embolsarse una buena cantidad de dinero de algún semanario. Celebraron su boda civil en 1993 en una antigua fábrica de cemento a las afueras de Barcelona, que es donde tenía su estudio el padre de la novia. Fue un acontecimiento social con la presencia de los ya hacía tiempo divorciados Julio Iglesias e Isabel Preysler. No obstante celebraron una misa, con la pretensión de servirles como boda religiosa, oficiada por el padre dominico Bartolomé Vicens. Pero el arzobispo de Barcelona nos sacó de dudas, al declarar ese oficio no válido como matrimonio, en un lugar que no era sagrado. Matrimonio que pareció a muchos como un capricho de Chábely y se disolvió tres años después, en 1996.

Antes de casarse, como quedó dicho, y después, Chábeli siguió ganando dinero con su presencia en revistas y de vez en cuando en Tómbola, un programa de televisión de gran audiencia, por el que en uno de ellos llegó a cobrar ¡siete millones de pesetas". Y aun así, se enfadó con algunos de los colaboradores, muy especialmente con Jesús Mariñas y se marchó del estudio en medio del espacio en directo: "¡Sois una gentuza!", les soltó, muy airada. Tenemos registrada la fecha: 13 de marzo de 1997. En distintas temporadas, Chábely tuvo oportunidad de aparecer como presentadora de varios programas en la pequeña pantalla, aunque nunca dio la impresión de estar preparada para tales funciones.

los-iglesias-rtve-09072024.jpg

Harta de vivir en Madrid se marchó de España. Transcurría el año 1999 cuando un día del mes de junio tuvo un accidente de automóvil, que conducía el que fuera su último romance entonces, James Miller. Ella iba de copiloto. Y estuvo a punto de morir a causa de las heridas sufridas, de las que tardó en recuperarse.

En un viaje aéreo a Nueva York simpatizó con un pasajero, el empresario norteamericano Christian Aldaba. Se convirtió en su segundo marido y con lleva veintitrés años de unión, felizmente como esposa y como madre de dos hijos: Alejandro, de veintidós años y Sofía, de doce. Viven en Miami. Aquella boda se celebró en la intimidad. No asistió ningún familiar de Chábely. Y desde entonces, fue encontrando la estabilidad sentimental que nunca había tenido.

Por su parte, su hermano Julio José se ha ganado la vida como modelo de Versace y otras acreditadas firmas y sobre todo en calidad de cantante de baladas pop-rock y melódicas. No lo hace mal, aporta su carisma, despierta mucha simpatía, pero no ha logrado con sus cinco álbumes grabados y sus giras, una de ellas con su propio padre, la notoriedad de éste o la de su hermano Enrique. Se lleva muy bien con ellos, desde luego.

Matrimonió en 2012 con la modelo belga Charisse Vershaert. Los casó el incombustible padre Ángel en la capilla de la finca "El Rincón", en Aldea del Fresno (Madrid), propiedad del marqués de Griñón, padre de su hermana Tamara (quien a día de hoy ostenta ese título nobiliario). Ya divorciado, en 2019, el año pasado iniciaba una relación sentimental con la actriz y también modelo cubana Ariadna Romero.

Temas

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso