Menú

Receta: tarta de queso con grosella negra y romero

La tarta de queso, ese postre tan versionado y que tanto gusta puede hacerse con muchas mermeladas, en este caso de grosella negra. No pierdas detalle

La tarta de queso, ese postre tan versionado y que tanto gusta puede hacerse con muchas mermeladas, en este caso de grosella negra. No pierdas detalle
Tarta de queso con mermelada de grosella negra y romero. | Flickr/CC/juantiagues

La tarta de queso es un postre que puede hacerse simplemente con queso, con una base de galleta, con una base de galleta y mermelada de fresa, frambuesa o melocotón por encima, incluso poniendo trozos de fruta... tienen infinidad de versiones. En nuestro caso la vamos a hacer normal con un poco de romero y la mermelada será de grosellas negras, un toque diferente al postre tradicional.

Antes de nada, ¿Cuál es el origen de la tarta de queso? La tarta de queso o cheesecake no es originaria de Estados Unidos como quizá muchos imaginaron. Se trata de una receta ancestral que a lo largo de la historia ha vivido innumerables modificaciones.

El primer antecedente confirmado de la tarta de queso llega de la Antigua Grecia. Más concretamente desde la Isla de Samos, hace 4.000 años, frente a la costa de la actual Turquía. Este pastel era considerado un alimento muy energético y, de hecho, se ha constatado que en el año 776 a.C. se utilizaba para alimentar a los atletas que participaban en los Juegos Olímpicos.

Sin embargo, desde Libertad Digital no nos quedamos tampoco atrás y queremos dejarte nuestra versión particular, tarta de queso con grosella negra y romero que podrás comer en cualquier época del año como postre, como merienda... en el momento que más te apetezca. No olvides coger papel y bolígrafo para no perderte detalle de la receta.

Ingredientes (para ocho- diez raciones):

  • 200gr de galletas integrales
  • 85gr de mantequilla
  • una cucharada de romero picado
  • 675gr de queso cremoso
  • 250gr de azúcar (225gr para la base)
  • dos huevos
  • una cucharadita de aroma de vainilla
  • 225gr de grosella negra
  • una cucharadita de arrurruz

Preparación:

Lo primero que debemos hacer es poner a precalentar el horno a 150ºC. A su vez engrasamos el molde escogido para la tarta de queso. Ahora metemos las galletas en una bolsa de plástico y las trituramos con un rodillo de amasar, la idea es que queden casi como polvo pero no tan pequeño para que puedan aplastarse y quedar firmes.

Lo siguiente, puede ser mientras aplastamos la galletas, fundimos la mantequilla en el microondas junto con el romero y un poco de azúcar. Una vez la tenemos fundida echamos las galletas trituradas y removemos bien hasta que esté todo bien mojado. A continuación lo ponemos en el molde escogido y presionamos bien para que se forme una capa dura y firme.

El siguiente paso es mezclar el queso con el azúcar, los huevos y el aroma de vainilla. Cuando lo tengamos todo bien mezclado vertemos la masa sobre la capa en el molde. Horneamos durante una hora y cuarto. Pasado ese tiempo apagamos el horno y dejamos la tarta dentro hasta que se enfríe, una vez fría la metemos en la nevera.

Aprovechamos ese momento para preparar la cobertura de mermelada. ¿Cómo la hacemos? Pochando las grosellas con cuatro cucharadas de agua hasta que desprendan los jugos sin perder la forma. Echamos endulzante al gusto. A continuación mezclamos con el arrurruz y más agua y lo echamos a las grosellas. Dejamos que cueza mientras removemos hasta que quede espeso y transparente, luego lo dejamos enfriar.

Una vez tenemos esto, desmoldamos la tarta y la colocamos en un plato o bandeja y la cubrimos con la mezcla de grosellas negras dejando que la mermelada sobrepase el borde ligeramente. Luego simplemente servir y disfrutar.

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador