Menú

Las leyendas urbanas de la masturbación

El disfrutar al máximo de tu cuerpo no siempre se ha visto bien por la sociedad. La masturbación ha pasado por distintas etapas.

0
Es Sexo de Sexualidad: El ABC de la masturbación Es Sexo

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

El disfrutar al máximo de tu cuerpo no siempre se ha visto bien por la sociedad. La masturbación ha pasado por distintas etapas.
'Es Sexo', el ABC de la masturbación | Cordon Press

En esta edición de Es Sexo de Sexualidad, Ayanta Barilli, Eva Guillamón y Max Rekarte hablaron sobre el origen de la palabra masturbación y de las leyendas urbanas que todavía giran en torno a esta práctica sexual. Este tema surgió porque los tertulianos leyeron un artículo muy curioso y llamativo que aseguraba que la masturbación era perjudicial para la salud física y psicológica y que no era bueno para la pareja. Por la expectación que generó, en Es Sexo decidieron recuperar el tema de la masturbación.

Max Rekarte aseguró que masturbación y onanismo en realidad no significan lo mismo. La palabra masturbación viene de "manos" (manos) y "turba" (alteración, perturbar, excitación), por lo que se puede interpretar que el significado es la excitación del pene. Otros opinan que masturbación procede del latín y que significa "violar con la mano" o "excitar con la mano".

La diferencia entre onanismo y masturbación viene, en realidad, de las lecturas antiguas. En ellas, se puede comprobar que onanismo no significa masturbación, más bien "coito interrumpido", es decir, lo que hoy se conoce como "la marcha atrás".

Aunque hoy ya se sabe que la masturbación es una práctica sexual muy sana, no siempre ha sido así. En Grecia, antiguamente, la masturbación estaba bien vista, siempre y cuando fuera un sustitutivo del sexo, una idea que actualmente tienen varios hombres. Según Max, en el siglo XVIII las propias cuidadoras eran las que masturbaban a los niños antes de llevarlos a la cama, para que descansasen mejor.

Sin embargo, durante este siglo también hubo un tiempo en el que la sociedad cambió radicalmente de pensamiento y empezó a creer que no era bueno tocarse uno mismo para buscar el placer, porque creían que era perjudicial para el semen y que si las mujeres descubrían el arte de la masturbación, dejarían de mantener relaciones sexuales con los hombres. Este pensamiento implicó un daño moral que pasó a la creación de cientos de leyendas urbanas, como que producía daño físico. En Estados Unidos, a finales del siglo XIX, se les solía decir a los niños que la masturbación producía granos en la cara que no se irían nunca, que se caía el pelo... Con el tiempo se ha demostrado que todo eran leyendas urbanas, porque la masturbación es una práctica sexual muy sana.

Las estadísticas

Distintas encuestas han demostrado que tanto los hombres como las mujeres mienten sobre este asunto. Ellos dicen que se masturban más veces de las que cuentan y ellas engañan asegurando que no lo hacen. Esta misma idea fue la que expuso en su día el sexólogo y escritor Havelock Ellis, que aseguraba que esta práctica sexual era común en los hombres y en las mujeres de todas las edades. Sin embargo, el sexólogo explicaba que las mujeres no se masturbaban menos, sino que lo hacían en otros tiempos, es decir, más jóvenes, cuando ni siquiera saben qué significa lo que sienten.

Por otro lado, las estadísticas revelan que entre el 92-94% se los hombres se masturban, mientras que las mujeres el porcentaje es del 85-93%, aunque si de estas mujeres se quitan las mujeres que no consiguen llegar al orgasmo es un 99%. Otros datos que se han descubierto es que una vez que se encuentra pareja el 25% de los hombres deja de tocarse. No obstante, el 71% de las mujeres continúan masturbándose.

Noticiero ardiente

Hay que "sacar" el esperma. Una investigación de la clínica australiana Sidney IVF afirma que tener sexo todos los días mejora la calidad del esperma e incrementa las posibilidades de embarazo. Según el autor del estudio, 8 de cada 10 hombres con problemas de fertilidad que participaron en la investigación mostraron una reducción del 12% en el número de espermatozoides tras una semana de actividad sexual, aunque seguían dentro del mismo rango fértil. Pero la investigación sostiene que cuanto más tiempo pase el espermatozoide almacenado en los testículos, más probabilidades de que acumule daño en el ADN atacado por radicales libres. Los resultados de esta consecuencia prodría afectar a la fertilidad, por eso, el autor del estudio recomienda tener sexo a diario, para asegurar que los espermatozoides se mantengan lo más sanos posibles.

Virus en forma de vídeo porno. Neymar y su novia son la pareja del momento (además de ocupar las portadas de las revistas), hecho que no les ha pasado por alto a los hackers que han creado un troyano que una vez instalado te roba los datos de cuentas bancarias y contraseñas. El gancho es un texto en el que pone que Neymar divulga un vídeo íntimo de Bruna. El morbo ha provocado que el virus se estendiera en Brasil, afectando también a usuarios argentinos y españoles.

Espinas en el pene. Hace millones de años, los genitales masculinos no mostraban el mismo aspecto que los actuales: poseían unas espinas de queratina que permitían mantener relaciones sexuales sin necesidad de erección. Un estudio de la Universidad de Stanford afirma que muchos animales, como los chimpancés, mantienen esa característica, mientras que la evolución permitió la desaparición de las espinas en los seres humanos. Las espinas en los genitales están asociadas a la conducta monógama de ciertos primates, por lo que su desaparición, con el consiguiente aumento de la duración de las relaciones sexuales respeto del resto de los animales, podría estar relacionado con la poligamia, mal que algunos les pese.

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD