Menú
Katy Mikhailova

De bazofias y lecciones morales

Las mismas celebridades que antes hacían apología de la perfección o la delgadez, ahora van de imperfectas y sinceras. Ni tanto ni tan calvo.

Katy Mikhailova
0
Las mismas celebridades que antes hacían apología de la perfección o la delgadez, ahora van de imperfectas y sinceras. Ni tanto ni tan calvo.
Chloe Kardashian tratándose la celulitis | Cordon Press

Hemos pasado de promocionar la hiperdelgadez en la moda a hacer apología de las imperfecciones. Y es que no es ni tanto ni tan calvo. Me duele la hipocresía de las celebridades que de pronto se oponen al photoshop y hacen campañas de protestas, cuando han abusado y seguirán abusando de las técnicas del retoque fotográfico.

La última iniciativa de este tipo es protagonizada por Kendrick Lamar, ex pareja de una de las Kardashian, que se dedica a crear canciones con letras tan profundas que se componen de estrofas del tipo de "estoy harto y asqueado de photoshop" o "enséñame algo natural como un culo con algunas estrías", consiguiendo colarse en los Premios Billboard. Quién le iba a contar a Machado o a Picasso que unas estrías serían la musa de un cantante norteamericano un siglo después. ¿Se imaginan a Unamuno escribiendo sobre la retención de líquidos y que Niebla en realidad tratara los michelines y las cartucheras de una moza de los años 20?

Y es que los críticos musicales tildan semejante poesía del susodicho cantautor -si es que se puede decir esto de él…- de "oda a las mujeres sin artificio"; yo lo interpreto como "marketing para generar polémica y hacer campaña". No hay más. Cuando el aburrimiento, la mediocridad y el hambre por la fama se juntan con un ser relativamente mediático nacen bazofias pretenciosas que encima aspiran a dar lecciones morales.

No nos engañemos: no por el hecho de que un cantante lance temas musicales con mensajes, repletos de pseudo-ética para afrontar los tiempos modernos, las personas dejaremos de aspirar a la perfección.

La cuestión no es hacer apología de las estrías o de la celulitis; la clave está -o eso creo yo- en que la moda apueste por modelos que disten de la hiperdelgadez y que, aun así, sigan gozando de cuerpos sanos, saludables y entrenados.

También estoy algo cansada de la tendencia que lleva implantándose en los últimos años basada en la defensa del sobrepeso. No, señores. La solución a la moda de la hiperdelgadez no es mostrar a mujer semidesnudas con sobrepeso, porque esto no es muy sano. Tampoco es saludable el culo de Kardashian. Ni saludable ni original. Ni natural. Es la grasa de sus cartucheras que se traslada de las piernas a sus nalgas gracias a la labor de un cirujano estético. Repito: es lo que hace el aburrimiento, la mediocridad y tener dinero.

¿A quién pretendemos engañar? ¿De verdad hay alguien que desea tener celulitis? Por más que normalicemos los defectos, el ser humano siempre va a tender a la perfección, que está al alcance de muy pocos.

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios