Menú

Culo-caro

El nuevo vaquero-braga vale casi 300 euros. Se han agotado.

Katy Mikhailova
0
El vaquero braga de 300 euros | Luis Aviaroma

Llevamos una semana que entre el pantalón-braga de la discordia, los leggings católicos color crema y la nueva imagen de la Señorita Salchipapa que aspira a sus "cincuenta y" parecerse a Madonna, que no vamos a sobrevivir estético-moralmente a las próximas elecciones generales. A eso, hay que sumarle la guerra de los reguetoneros por elegir quién es el rey de este género musical (si se le puede llamar ‘género musical’ y no ‘género masculino’): algo que me recuerda a la canción "Caro" de Bad Bunny (no confundir con Bugs Bunny, el conejo de Looney Tunes), que dice algo así como "ese culo es caro"... ¡una estrofa digna de perrear y tatuar, sino en la mano, en el culo! ¿Por qué no? Laura Escanes se ha tatuado la firma de Risto en una de sus nalgas...

Resumida mi tesis, empezaré reflexionando sobre el revuelo montado con los polémicos vaqueros-braga. Cuestan 315 dólares, se han agotado y, lo más importante, no son aptos para los mortales comunes. Esto último no lo olviden: no vaya a ser que algún que otro despistado los quiera regalar para el próximo Día de la Madre. A estas alturas, ¿cuál es la novedad? Ya escribí en otras ocasiones acerca de esos vaqueros que dejan al descubierto los muslos, la mitad de los glúteos y las rodillas: en unas ocasiones simulando un lucha en el bosque con algún canino peligrosos; en otras, simplemente recordando que el ser humano tienda al idiotismo. Pero, después de todas las barbaridades que hemos visto en la moda, ¿de verdad? ¿Un vaquero-braga es lo que nos va a quitar el sueño? Se sobreentiende que ese vaquero-braga es para esa jet set y las new rich de California, con cuerpos musculados sin un ápice de celulitis ni celuloides, que lucirán sus vaqueros para pasearse por algún malecón con la finalidad de sacarse 100 fotos y seleccionar 2 de las mismas para después subirlas a su Instagram. ¡Ah! La firma se llama Y/Proyect, y convencida estoy de que en la web tendrán cosas más dignas de poner e incluso más económicas, por lo que volvemos a la teoría de la mona polémica: aunque la moda se vista de seda polémica, mona se queda y polémica que factura. Alguien decía por ahí lo de que Kim Kardashian iba a ser carne de cañón para llevar tales bragas: mucho me temo que esos vaqueritos diminutos entrarían sólo o en el glúteo izquierdo de Kim...

Como a mí me gusta más la derecha, con su permiso, pero la derecha liberal que no libertina, me pregunto qué diantres hace una madre coraje católica y americana (una tal Maryann White) opinando en el diario universitario The Observer sobre el peligro de llevar leggings, y sobre todo si estos son de color piel. ¿Que es una horterada? Sí. ¿Que hay que tener también un cuerpo 10 para llevarlos? Obvio. ¿Que se recomienda en tal caso llevar alguna camiseta o sudadera que cubra los glúteos? No estaría mal. Pero de ahí a afirmar que "los leggings son desnudez, marcan las formas y exponen los cuerpos" me parece que es para hacérselo mirar, mi querida Mary. Aparte de ofender a los pobres leggings que no tienen culpa de nada, el absurdo machismo en el que está atrapada me inquieta. Véran, los leggings lo mismo se usan para dormir, que para ejercer de runner moderno, que ir de fiesta (si te animas a unos leggings más "elegantes", los hay de cuero ecológico y hasta con brilli brilli) o hasta, si me apuran, echar un… una canita al aire y plantar un pino en el jardín. Y es que los leggings son algo así como la cocina de fusión. Todo vale, mientras lo justifiques con calidad y algun sentido, y 20 fotos en redes. Que por cierto, digo <leggings>... pero que son las mallas de toda la vida...

Quien seguro que no escatima en mallas nude y en pantalónbraga aunque sea de otra marca es Leticia Sabater, que ha decidido nutrir su alma y pasar por el quirófano una vez más para obtener el mismo abdomen de una Madonna nada querida en un Portugal que ha intentado poner patas arriba, por lo del caballo y el videoclip. La leti, que es la reina del perreo, podrá, así, afirmar, como todas esas mujeres que pasan por el quirófano para expandir sus glúteos, levantarlos y endurecerlos: ese culo es caro. Aunque la letra diga también que, para ser feliz nunca ha sido caro… yo sé que ese culo es caro. (Canción de Bad Bunny, búsquenla en Youtube, por favor). Lo que es caro es la ausencia total de valores, que son cirugía para hoy y arruga para mañana. Feliz fin de semana.

En Chic

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation