Menú

5 consejos para tener un piel perfecta y cuidada en este otoño

¿Cómo cuidar tu piel para que luzca radiante y natural también en otoño? A continuación, vamos a ofrecerte algunos consejos básicos.

0
¿Cómo cuidar tu piel para que luzca radiante y natural también en otoño? A continuación, vamos a ofrecerte algunos consejos básicos.
Consejos para tener un piel perfecta en otoño | Pixabay

Cada estación del año requiere sus propios cuidados para la piel. No es lo mismo el verano, cuando pasamos más tiempo en espacios abiertos y el sol luce intensamente, que el invierno, en el que el frío nos obliga a resguardarnos y, además, provoca sus propios efectos sobre la piel. Los horarios, los cambios de rutina y las horas de luz son otros factores que alteran la respuesta dérmica.

Llevamos ya un mes de otoño, una estación caracterizada por servir de puente entre el verano, con sus cálidas temperaturas y un tiempo generalmente seco, y la humedad y el frío en invierno. ¿Cómo cuidar tu piel para que luzca radiante y natural también en otoño? A continuación, vamos a ofrecerte algunos consejos básicos.

Consejos básicos para cuidar la piel en otoño

  • No olvides la importancia de la hidratación y una buena alimentación. En verano tendemos a beber más y a mantenernos correctamente hidratados. Es natural, porque hace calor y nuestro cuerpo nos lo pide. Sin embargo, muchas tienden a olvidarse de beber agua (al menos dos litros diarios) cuando el calor deja de apretar. Esto es un error. El agua es la principal reguladora de muchas funciones esenciales de nuestro organismo, y nuestra piel requiere en todo momento una hidratación correcta. En cuanto a la alimentación, evita los procesados y los fritos, y prioriza los alimentos con mucha agua (como la fruta). La vitamina C contribuye a rejuvenecer la piel y evitar los signos externos de envejecimiento.

  • Además de beber agua, presta atención al cuidado facial con una buena crema hidratante. Estas cremas son de uso muy habitual en verano, cuando la piel se ve expuesta a una mayor sequedad. Sin embargo, en invierno siguen siendo necesarias si quieres mantener la elasticidad y la luminosidad de la piel. Nuestra recomendación es que te apliques crema hidratante al menos dos veces al día.

  • Prioriza las duchas cortas. Estamos de acuerdo: pasar unos minutos bajo el agua caliente puede ser muy relajante. Sin embargo, no es tan buena idea para tu piel. Ten en cuenta que el agua caliente y el jabón no solo eliminan las impurezas, sino que también arrastran la capa lipídica de la piel, resecándola. Por eso, las duchas deben ser cortas y conviene concluirlas aplicando una crema hidratante. Además conviene usar un gel que no reseque la piel y mantenga su pH.

  • Aplica un tratamiento exfoliante con regularidad. En nuestra piel reposan millones de células muertas que es necesario eliminar. Una ducha puede eliminar una parte, pero otras requieren un tratamiento exfoliante. Un exfoliante suave aplicado una vez a la semana suele ser suficiente.

  • Aunque ya no vayamos a la playa a tomar el sol, los rayos UVA siguen ahí. Cada día recibimos esta radicación que deteriora nuestra piel, la envejece, genera manchas y puede llegar a provocar graves problemas de salud. Por eso, la recomendación es que sigas usando crema protectora, incluso aunque el cielo luzca nublado, puesto que los rayos UVA son capaces de traspasar las nubes y acabar afectando a nuestra piel.

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Historia