Menú
Katy Mikhailova

La arruga no se ha ido

Zara ha acertado con toda una declaración de ruptura.

Zara ha acertado con toda una declaración de ruptura.
Ángela Molina. | Zara

Los analistas estudiamos porqué Zara ha cometido uno de sus mayores aciertos de la década. Nos preguntamos por qué, tras el famoso aquel ‘la arruga es bella’ de Adolfo Domínguez, podemos confirmar que hoy más que nunca cobra sentido ese mensaje que en 1982 veía la luz.

Cuatro décadas después, y ahora capitaneado por otra marca gallega, podemos confirmarlo.

Estamos ante una declaración de ruptura con el Edadismo, a través de un movimiento socio estético y cultural en el que el protagonismo recae en la belleza ajena a un valor numérico. Y es que, si alguien en los últimos tiempos se ha coronado como la reina de las canas y de la belleza, ha sido ella, Ángela Molina. Con 67 años, sigue siendo una diosa en vida.

El Edadismo, entendido como discriminación de los mayores a través del lenguaje, vuelve a ser debate gracias, en este caso, a la moda y a los directivos de marketing y arte de Amancio de Ortega. Aunque este término fuera acuñado en 1969, es un fenómeno que siempre ha sucedido interviniendo directamente sobre la autoestima de las personas. La deshumanización, la despersonalización y la infantilización del lenguaje con el que nos referimos a nuestros mayores son tres vías a través de las cuales herimos nuestra huella del pasado. Porque ellos son pasado, presente y futuro. Y una sociedad que no ama a sus mayores, no ha entendido la vida. Y el amor es belleza.

Por eso, ‘Thirteen Pieces’ es el título que recibe la campaña de Zara. La colección se compone de 13 piezas minimalistas, sobrias y muy atemporales: desde vestidos, pantalones, kimonos y otras. Nada nuevo. Nada diferente. Menos ella, la mujer que empodera el textil porque hay un trasfondo al que debemos prestarle atención. Y, ¿saben qué? En redes sociales ha conseguido una "mayoría absoluta y aplastante". Si el acceso al servicio militar de la Infanta Leonor ha dividido en dos la opinión pública, Ángela ha demostrado que puede llover a gusto de todos cuando ética y estética bailan juntas. Ella es poesía para la vista. Siempre lo ha sido.

Que una enseña de moda tan democrática y popular la elija como digna embajadora recuerda que la industria late y siente. Y que, lejos de ser una estrategia comercial (porque Inditex no busca polémicas), estamos ante un hito de una moda tan nuestra y a la vez tan sostenible (el mundo viste de Zara y por tanto Zara debe proteger nuestros valores). Porque, en efecto, lectores, la sostenibilidad también es el bienestar de las personas. Y nada como el hecho de que normalicemos que el paso del tiempo es algo natural y necesario. Es otra forma de aprender a querernos. Es otro modo de comprender que la belleza y la moda es algo que traspasa lo físico.

Ángela Molina. Mucha Ángela… estamos homenajeando de alguna manera unas canas como seña de identidad ante las que han sucumbido titanes del cuidado del cuero cabelludo como Pantene (ahora ser ‘chica Pantene’ es mucho más que tener una melena fuerte y bonita). La que recibía el Goya de Honor en 2021, y que es protagonista de múltiples portadas, lo ha vuelto a hacer: a darnos una lección de vida.

Ahora es el turno de los demás: que entendamos que la belleza no está ni en una talla ni un año de nacimiento.

Temas

En Chic

    0
    comentarios