Menú

¿Alimentos que alargan la vida? ¿Cuáles son?

Vivir más años de buena calidad es lo que muchos desean pero, ¿Se alimentan correctamente? Hay alimentos que alargan la vida.

Vivir más años de buena calidad es lo que muchos desean pero, ¿Se alimentan correctamente? Hay alimentos que alargan la vida.
pan, jamón, más apretado máximo | Pixabay/CC/RitaE

Ya se sabe que la alimentación influye, para bien y para mal, en la calidad de la salud de las personas. De hecho, en la cultura popular se dice que algunos alimentos alargan la vida, debido a que su consumo regular contribuye con la prevención de enfermedades crónicas. También se conocen como "alimentos antiaging", ya que su aporte de nutrientes está relacionado con la prevención del envejecimiento prematuro. Ahora bien, ¿En realidad ayudan a vivir más tiempo y a mantener la longevidad? Si y no, es importante que tener en cuenta que, por sí solos, no hay alimentos que alarguen o acorten la vida, sin embargo, hacer buenas elecciones alimentarias y llevar una dieta balanceada, sí se vincula a una expectativa de vida más alta.

Por ello, un estudio elaborado por la Universidad de Harvard ha desvelado algunos alimentos que podrían alargar la vida de los que los consuman, después de analizar los datos de más de 100.000 personas. Estos alimentos son los que se pueden denominar como 'sostenibles', y es que la probabilidad de morir era un 25% menor en las personas que tenían una dieta respetuosa con el medio ambiente, respecto a los que seguían un régimen que no fuera tan beneficioso para el planeta. De hecho, las conclusiones del estudio apuntaban a que tomar alimentos más respetuosos con el medio ambiente reducía el riesgo de morir por enfermedades respiratorias, neurodegenerativas o cáncer.

Si uno se para a pensar, en todos lados se están constantemente recibiendo 'inputs' sobre la eterna juventud, ya sea en forma de tratamientos estéticos, de cosmética o de consejos sobre vida saludable. Pero, lamentablemente, no existe una fórmula mágica, una piedra filosofal infalible contra la edad y el envejecimiento para retrasar el fin de los días. Sin embargo, sí hay algunas cosas, probablemente más efectivas, que se pueden tener en cuenta para al menos ser capaz de empujarlo unos cuantos años y no tienen nada que ver con la química.

"Si quieres vivir más y mejor, come la mitad, muévete el doble, ríe el triple y ama sin medida", reza el proverbio tibetano. Como todo proverbio tiene parte de razón y es que, como se ha dicho anteriormente, hay alimentos que pueden extender la existencia más de lo que se podría imaginar. Tanto es así que los avances científicos y nutricionales han identificado diversos alimentos que, incorporados de manera habitual en a dieta, pueden contribuir significativamente a alargar la vida. Estos alimentos se destacan por su alta densidad de nutrientes, incluyendo vitaminas, minerales, antioxidantes y fibras, que juegan un papel crucial en el mantenimiento de la salud y la prevención de enfermedades. Entonces, ¿Qué se debería comer para alargar la vida?

  • Aceite de oliva: Los investigadores creen que las grasas monoinsaturadas saludables para el corazón del aceite de oliva, en particular las variedades virgen y extra virgen, son un factor importante. El aceite de oliva también está lleno de polifenoles, antioxidantes potentes que pueden ayudar a proteger contra varias enfermedades asociadas con la edad, como el Alzheimer, el Parkinson, las enfermedades cardiovasculares y el cáncer. Pero no hay que olvidar que el aceite de oliva es un alimento muy alto en calorías. Entonces, ¿Cómo obtener los beneficios de este superalimento sin aumentar de peso? Sencillamente porque no se necesita consumir grandes cantidades para obtener sus beneficios, de hecho es tan fácil como agregar una cucharada de aceite de oliva a las salsas o como aderezo.
  • Frutas y verduras: Las frutas y verduras son fundamentales para una dieta que promueva la longevidad. Son ricas en antioxidantes, como las vitaminas C y E, que combaten el daño de los radicales libres y previenen el envejecimiento celular. Ejemplos notables incluyen las bayas, ricas en antioxidantes, y las hojas verdes oscuras, como la espinaca y la col rizada, que ofrecen una amplia gama de vitaminas y minerales.
  • Verduras de hoja verde oscura: No es necesario tener una razón más para llenar el plato con verduras de hoja verde oscura, pero según un estudio, comer espinacas, col rizada, acelga, col berza, lechuga y verduras similares con regularidad puede disminuir el deterioro cognitivo relacionado con la edad. Los investigadores compararon a los participantes del estudio que comieron alrededor de una porción y media de verduras al día con los que comieron menos de una porción diaria, y encontraron que la tasa de deterioro cognitivo entre las personas que más verduras consumieron era equivalente a ser once años más joven, en términos de salud cerebral.
  • Cebollas y ajo: Puede parecer que tampoco son lo más digestivo pero estos dos alimentos del género 'allium' han sido reconocidos por su potencial para incrementar la esperanza de vida. Esto se debe, en gran medida, a su abundante contenido de compuestos organosulfurados, a los que se les atribuyen efectos antidiabéticos, antitumorales, antiinflamatorios e inmunomoduladores. En concreto, estos compuestos tienen potencial terapéutico para la presión arterial alta, el colesterol alto, la prevención del cáncer y la protección del hígado, entre otros.
  • Huevos: El huevo es un alimento polémico desde siempre por llevar el sambenito del colesterol pero la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria indica que el consumo de tres a cinco huevos por semana es una buena alternativa nutricional a la carne y al pescado, alimentos con los que comparte cualidades nutritivas. Los huevos son una fuente increíblemente rica de proteínas de alta calidad, de hecho, cada uno contiene aproximadamente 6 gramos de proteína, lo que contribuye significativamente a la ingesta diaria recomendada. Comer un huevo al día puede ayudar a mantener la masa muscular, promover la reparación celular y fortalecer el sistema inmunológico. Además, los huevos son ricos en vitaminas y minerales esenciales. Contienen vitamina B12, que es crucial para la salud del sistema nervioso y la producción de glóbulos rojos. También proporcionan vitamina D, esencial para la salud ósea, y colina, que juega un papel fundamental en la función cerebral y la salud del hígado.
  • Nueces y semillas: Las nueces y semillas son excelentes fuentes de grasas saludables, proteínas y fibra. Las grasas omega-3, presentes en las nueces, especialmente las nueces de nogal, y las semillas de chía y lino, son esenciales para la salud del corazón y la función cerebral. Consumir una pequeña cantidad diariamente puede reducir el riesgo de enfermedades crónicas.
  • Granos enteros: Los granos enteros, como la quinoa, el arroz integral y la avena, son ricos en fibra, lo que ayuda a mantener un sistema digestivo saludable y reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares. También son una buena fuente de vitaminas B, esenciales para el metabolismo y la energía.
  • Cereales integrales: El arroz, las pastas o el pan siempre integrales, el motivo es tan sencillo como que estos alimentos reducen el colesterol LDL (el malo), los triglicéridos y la presión arterial. También pueden reducir el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2, síndrome metabólico y ciertos tipos de cáncer.
  • Pescado azul: El pescado azul, como el salmón, la sardina y el arenque, es conocido por su alto contenido de ácidos grasos omega-3. Estos nutrientes son cruciales para la salud cerebral, la reducción de la inflamación y la prevención de enfermedades cardíacas. De hecho, comer salmón, por ejemplo, dos veces por semana es suficiente para reducir el riesgo de sufrir un ataque cardíaco, arritmia, un accidente cerebrovascular, presión arterial alta y triglicéridos elevados. Las grasas omega-3 también protegen contra la inflamación, causa detrás de prácticamente todas las enfermedades crónicas y relacionadas con la edad.
  • Legumbres: Las legumbres, incluidos los frijoles, lentejas y garbanzos, son una excelente fuente de proteínas vegetales, fibra, hierro y otros nutrientes esenciales. Su consumo regular se ha asociado con un menor riesgo de enfermedades crónicas y una mayor longevidad.
  • Chocolate negro: El chocolate con mayor proporción de cacao y menor proporción de azúcar es recomendable por sus numerosos flavonoides. Se pueden citar sus catequinas y procianidinas dentro de este grupo, y ambas ayudan a una mejor condición cardiovascular.
  • Té verde : Es fácil de imaginar que el secreto para dar marcha atrás al proceso de envejecimiento se encuentre en una taza de té verde. Y no se estaría muy lejos de la verdad, de hecho, las investigaciones han vinculado el té verde a un menor riesgo de enfermedades cardíacas, cáncer, diabetes tipo 2, Alzheimer y obesidad. ¿Qué tiene de especial el té verde? Los alimentos ricos en nutrientes que son altos en antioxidantes, como el té verde, han sido vinculados con los telómeros más largos. Al igual que las puntas plásticas en los extremos de los cordones de los zapatos, los telómeros se encuentran al final de los cromosomas y protegen el ADN. Se acortan de manera natural a medida que se envejece, pero el proceso puede acelerarse por distintas causas como fumar, el estrés y la mala alimentación.

En Chic

    0
    comentarios