Menú
Katy Mikhailova

Un cielo, dos mayordomos y tres burbujas

Estamos ante un momento en el que el sector padece la fiebre por el tenis en Madrid: más de 70 empresas a la espera por adquirir palco.

Estamos ante un momento en el que el sector padece la fiebre por el tenis en Madrid: más de 70 empresas a la espera por adquirir palco.
Carlos Alcaraz en el Open de Madrid | EFE

Nos recibe Jacob Schweppes con su hermana. Vienen de jugar al tenis. En el sky lounge del Mutua Madrid Open, un salón con servicio y ese "perfect moments": mayordomo con guantes blancos, frac y pajarita. Ginebras, whisky o tequilas, recreados para disfrutar de las mejores burbujas que posicionan la marca como referencia en la alta mixología. Beban cuanto gusten.

Desde el Sky Lounge de Schweppes se puede apreciar también el partido, mientras uno degusta alguno de los mágicos cocktails de la casa acompañados de una de las tónicas más especiales. El espacio, decorado al más puro estilo "old money", destaca por un barroco intenso que combina el amarillo y el azul klein (los colores de la marca corporativa). El mayordomo, Alfredo, está atento a cualquier petición que tengamos.

Equitación, tenis, polo… y mucho glam. Del viejo. Del elegante, pero actualizado con ese mural de la Gran Vía. Y luego las vistas al tenis.

Jacob presume de colaborar con Carlos. Carlitos. Así le apela. Qué curioso. Mientras fulmina a su contrincante en cuestión de segundos. De Alemania a Murcia. Jacob habla un español perfecto. "Katy, habla con Pili para un partido de golf", me insta.

¿Pili? ¿Quién es Pili? Habrá querido decir Cayetana, imagino. Me pregunto en silencio. O Ginebra. Y es que en Ginebra nació la tónica, allá por finales del siglo XVIII. Y ayer yo, en vaqueros y zapatillas (sombrero de paja corporativo incluido para el sol que no está habiendo este fin de semana) hablando con el "tatara..nieto" del fundador de la casa de tónicas. La relación de Jacob y Carlitos tiene su aquel y es por las naranjas. De Murcia. Ya saben, las mejores del mundo entero. Y en la casa de tónicas se destila, y nunca mejor dicho, naranjas.

En verdad nada de lo anterior, o una parte, es cierta. Porque Jacob como tal no existe, y no era más que una performance de actores en la que, por momentos, te trasladaban a la Inglaterra de Guillermo IV. De hecho, fue este monarca quien denominó el agua carbonatada "por la gracia de su majestad". Fue 1835 cuando apareció el primer refresco carbonatado con sabor a limón operando bajo la marca Schweppes, pero sólo un siglo después las naranjas de Murcia (o de cualquier otra parte del mundo) se fundieron y se confundieron en esta bebida. Y miradnos, hoy estamos como pollos sin cabeza, o caballo sin jinete, bebiéndolas para hallar ese "momento perfecto" mientras podemos ver tenis.

Estamos ante un momento en el que el sector padece la fiebre por el tenis en Madrid: más de 70 empresas a la espera por adquirir palco. Y, entre tanto, los que lo tienen, deben reinventarse. Ya no vale con tener un palco en el "Open" con acceso a las zonas VIP. Ahora las marcas deben llevar la experiencia a un mundo hiperrealista: hacerte sentir que viajas en el tiempo y conoces a la familia fundadora, y confundirte y seducirte con el storytelling de la marca es clave. Claro que acciones tan especiales sólo nacen de mentes brillantes como las de Irantzu Basterrechea (y por supuesto gracias principalmente a todo su equipo de creativos y profesionales), y su agencia de confianza de siempre, Acción y Comunicación con Ana Escobar. Una cuerda loca. Comunicación a la vieja usanza, pero actualizada a los tiempos de los excesos: en Madrid cada vez se hacen más cosas. Y hasta optar por ir al Open es, algunas veces, un esfuerzo para nosotros, los comunicadores. Sólo Ana sabe hacer una presentación y ese "perfect moment" describirlo con un sonido "onomatopéyico": "pshiiiii…". La tónica puede ser con o sin alcohol, con o sin azúcar; pero nunca sin burbujas.

Aunque no menos alabanzas se merecen las de Laurent-Perrier (con la todoterreno María Jesús Puebla de Savoir Faire al volante comunicativo), otra marca patrocinadora, que te permite maridar la comida en la zona VIP con Grand Siécle. Amelie Berbel, su embajadora en España, que, combina juventud con rigor, traslada burbujas de Champaña al más puro estilo francés en la Caja Mágica, un lugar cuyos visitantes, no sólo los afortunados de la burbuja VIP, tienen la oportunidad de degustar una copa de unos de los mejores champagnes del mundo a partir de 15 euros.

Mi buen amigo y mentor, el doctor en Derecho Penal recita mucho este brindis que dice así: "¿Bebió Adán? Bebió. ¿Bebió Eva? Cual borracha era. Quien bebe, se emborracha. Quien se emborracha, duerme. Quien duerme, sueña. Quien sueña, no peca. Quien no peca, va al cielo. Puesto que al cielo vamos, bebamos". No tengo yo muy claro porqué Eva es borracha y Adán no. Y tampoco lo de que los que beben no pecan. Pero, sea como fuere, estoy segura de que en el cielo no faltan burbujas ni mayordomos con frac.

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro