Menú

¿Qué pasa al comer chocolate después de la cena?

El chocolate es de los mayores placeres de la vida. Tiene beneficios pero también inconvenientes. ¿Pasa algo por comerlo después de la cena?

El chocolate es de los mayores placeres de la vida. Tiene beneficios pero también inconvenientes. ¿Pasa algo por comerlo después de la cena?
chocolate, food, dessert | Unsplash/Towfiqu barbhuiya

El chocolate es de los alimentos más consumidos del mundo, especialmente debido a su dulce sabor y su textura aterciopelada. Además, no hay uno solo tipo de chocolate sino que existe el blanco, el con leche, el negro, rellenos de otros alimentos, con frutos secos... hay variedades para todos los gustos. No obstante, hablando de nutrición, el negro es el más aconsejado por sus propiedades y beneficios para la salud. Aún así, su consumo debe ser moderado y se debe evitar comer junto a otros alimentos de alto contenido calórico para mantener un peso estable.

Cabe recordar que dentro de las ventajas que brinda el chocolate amargo ayuda a prevenir enfermedades cardíacas, disminuye el colesterol LDL y la presión arterial, previene el envejecimiento prematuro de las células, reduce el riesgo de sufrir derrames cerebrales, mejora el metabolismo de la flora intestinal y reduce la glucemia en ayunas. Por todos estos beneficios, muchas personas lo eligen como postre después de la cena, pero un estudio revela que este hábito no es bueno.

Es evidente que el chocolate es uno de esos pequeños e irresistibles placeres de la vida que seduce al cerebro y los sentidos. Pero hay que saber que el momento del día en el que se consume puede ser más importante de lo que uno pueda pensar. Si uno disfruta comiéndose una onza antes de irse a la cama, o cree que una taza de cacao calentito puede ayudare a descansar mejor... no es del todo así. Históricamente, este manjar se ha asociado al ánimo, a momentos de celebración, a amor... Sin embargo, es importante comerlo con moderación para controlar el peso y la salud.

El chocolate, si no es negro puro, está acompañado de azúcar y otros ingredientes indeseables. Además, si uno está acostumbrado a consumir chocolate antes de dormir debe saber que la cantidad de azúcar que contiene puede hacer que uno no descanse bien ya que tiene un efecto estimulante que agita y altera. Pero no solo eso ya que el chocolate también contiene cafeína y teobromina, un derivado de la primera, así como feniletilamina, un alcaloide endógeno, y triptófano, un aminoácido esencial que desarrolla la serotonina. Por lo tanto, la idea de tomar chocolate después de cenar no resulta ni propicia ni oportuna si se quiere descansar de verdad.

Pero no todo es malo y es que comer chocolate después de la cena puede tener varios efectos en el cuerpo y la mente, tanto positivos como negativos, dependiendo de la cantidad y el tipo de chocolate consumido.

Efectos positivos

El cacao en polvo contiene flavonoides, sustancias llenas de antioxidantes que reducen el riesgo de algunas enfermedades crónicas, así como las muertes relacionadas con enfermedades cardíacas, además de mejorar la cognición de las personas. Aun así, no está claro cuánto consumo diario de chocolate sería necesario para obtener un beneficio para la salud, ya que los flavonoides pueden perderse cuando el cacao se procesa comercialmente. No obstante, los expertos hablan de que tomar pequeñas cantidades diarias de chocolate amargo pueden ser parte de una dieta saludable, pero no por ello debe considerarse como un alimento saludable y no debe consumirse antes de dormir. Pero, ¿Qué más beneficios tiene?

  • Contenido de antioxidantes: El chocolate, especialmente el chocolate negro, es rico en flavonoides, que son antioxidantes beneficiosos para la salud cardiovascular. Estos compuestos pueden ayudar a mejorar la circulación sanguínea, reducir la presión arterial y proteger el corazón.
  • Protege el corazón y el cerebro: El chocolate negro también tiene propiedades cardiosaludables, ayuda a prevenir la diabetes tipo 2, disminuye significativamente el colesterol LDL, llamado comúnmente "colesterol malo", y aumenta el HDL, conocido como "colesterol bueno". Uno de sus componentes, la epicatequina, compuesto polifenólico de acción antioxidante, también se ha relacionado con funciones neuroprotectoras, que previenen las pérdidas de memoria asociadas a la edad.
  • Mejora del estado de ánimo: Comer chocolate puede liberar endorfinas y serotonina en el cerebro, lo que puede mejorar el estado de ánimo y proporcionar una sensación de bienestar y relajación. Esto puede ser especialmente beneficioso después de un día estresante.
  • Fuente de energía: El chocolate contiene pequeñas cantidades de cafeína y teobromina, que pueden proporcionar un ligero impulso de energía. Esto puede ser útil si se necesita un poco de vigilia y concentración para actividades nocturnas ligeras, como leer o trabajar en un proyecto personal.

Efectos negativos

  • Interrupción del sueño: La cafeína y la teobromina presentes en el chocolate, aunque en cantidades menores comparadas con el café, pueden interferir con el sueño, especialmente en personas sensibles a estos estimulantes.
  • Aumento de peso: El chocolate es calóricamente denso y contiene azúcar y grasas, por lo que comerlo regularmente después de la cena puede contribuir al aumento de peso si no se controla la ingesta calórica total. Esto es particularmente relevante para aquellos que llevan un estilo de vida sedentario.
  • Problemas digestivos: Algunas personas pueden experimentar malestar estomacal o reflujo ácido al consumir chocolate, especialmente si se ingiere en grandes cantidades o si la persona es susceptible a estos problemas digestivos.

El chocolate, mejor por el día

Pero no se está hablando de que no se pueda comer chocolate, sino que debe controlarse su horario, de hecho, hay que saber que es interesante evitar el consumo de chocolate después de las 5 de la tarde. Uno de los motivos es que el chocolate negro contiene tiamina, un aminoácido que aumenta la producción de norepinefrina, un neurotransmisor que se libera ante situaciones de estrés. Por otro lado, también puede llevar cafeína, de hecho, según la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, una tableta de chocolate de unos 50 gramos suele superar los 20 miligramos de cafeína. Y sabiendo que ésta permanece en el organismo entre 8 y 14 horas después de haberla ingerido, quizás estés perjudicando el sueño.

Hay que tener claro que después de comer un trozo de chocolate, el cuerpo va a intentar procesar la cafeína, el azúcar y la grasa de forma simultánea, cuando sería el momento de activar el sistema nervioso parasimpático. Por otro lado, en su composición también se puede encontrar teobromina, un estupendo antioxidante que, si bien puede ayudar a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas y resistencia a la insulina, tiene efectos muy parecidos a los de la cafeína, por lo que es mejor limitar su consumo a horas más tempranas. Con todo esto, ¿No merece la pena consumirlo un poco antes? Lo que sí se puede hacer es sustituirlo por otros alimentos que favorezcan la relajación.

Alimentos que sustituyen el chocolate antes de dormir

A la hora de consumir alimentos previos al descanso es importante recordar que lo que se necesita por la noche es melatonina, la hormona del sueño, triptófano, un aminoácido esencial y serotonina, la famosa hormona de la felicidad y la encargada de regular la digestión o el sueño, y cuya segregación está muy relacionada con el triptófano. Teniendo esto en cuenta, hay una serie de alimentos que sí pueden comerse por la noche:

  • Frutos secos
  • Aves
  • Pescado azul
  • Frutas, especialmente el plátano por su alto contenido en triptófano, melatonina y magnesio
  • Infusiones relajantes, como la tila, la melisa o la manzanilla
  • Crema de cacahuete, siempre que sea 100% pura, sin aditivos ni azúcares

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro