Menú

Y era 15M

Con una relación de amor y estupor, Nacho Vegas vuelve a atraparnos en sus manos como gorriones entregados.

0
Con una relación de amor y estupor, Nacho Vegas vuelve a atraparnos en sus manos como gorriones entregados.
'Resituación', nuevo disco de Nacho Vegas (Marxophone, 2014)

Cuando lo conocí actuaba como telonero de un grupo español, La Buena Vida. Éramos diez personas escuchando en perfecto y absoluto silencio susurros e historias que me estremecieron. Al acabar su actuación y mientras tocaba el grupo principal, me acerqué a él con un libro suyo que compré en la misma sala. Su extremada timidez sólo permitió que me garabateara: "Con amor y estupor. N.", y desde entonces he sentido estas palabras como un resumen perfecto de su obra.

Con el tiempo he podido hablar varias veces con él y siempre se ha referenciado a Nick Cave, Leonard Cohen, Nick Drake, Bob Dylan y Tom Waits. De ánimo tranquilo y tímido, minimalista en los arreglos con banda o sin ella, es un excelente guitarrista (en su primer grupo tan sólo tocaba la guitarra). Me cautiva la capacidad de profundizar en la tragedia y en la oscuridad del alma humana. Las situaciones más sórdidas y los personajes extremos se unen en historias referenciales cuyo trágico final no elude. El lenguaje es preciso, con referencias a mundos clásicos y modernos pero siempre literarios. No es un malabarista de las rimas como Sabina, ni un poeta musicalizado como Serrat. Son letras hechas a medida que crecen y se amplifican gracias a su gusto musical. De una forma absolutamente apasionada y subjetiva considero a Nacho Vegas, el mejor letrista en lengua española que conozco.

Nacho Vegas

Sólo hay un instante en el que su música se hace aún más profunda, y es en directo. Ahora ya llena las salas, y empieza a ser complicado escucharlo en absoluto silencio (sucedió tras su colaboración con Bunbury), pero cuando lo consigues, se producen esos instantes únicos y emocionantes. Me ha contado en varias ocasiones que lo más importante de una canción es la interpretación. Tom Waits decía que las canciones son como un gorrión al que tienes atrapado en tus manos, no puedes dejar de sujetarlo porque se te escaparía, pero tampoco puedes apretar demasiado porque le matarías. Así es como Nacho trata a sus canciones.

Como la vida es buena, y va a mejor, pese a quien pese, y el tiempo tiene estas lecturas, N arrancaba la presentación del último disco, el más político y cotidiano en Madrid un 15M en la sala Joy Eslava, al lado de la Puerta del Sol. Pero lo nuestro N, tú lo sabes, estuvo en Aqualung, con Pedro San Martín, compositor y bajista de la Buena Vida, que falleció también ese mismo 15M de 2011.

Espero que su mundo también os atrape y os empape como a mí.

En Cultura

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation