Menú

Los Pop Tops resucitan sus viejos éxitos

Phil Trim, su voz cantante, ha estado años atrás trabajando como conserje de noche.

0
Phil Trim, su voz cantante, ha estado años atrás trabajando como conserje de noche.
Phil Trim y los Pop Tops | Youtube

Hace justo medio siglo el cantante de color Phil Trim se dio a conocer en España como la voz cantante del grupo de música soul Pop Tops (cuyo nombre se ha escrito también enlazado por un guión) con un primer disco donde sonaba su versión de "Con su blanca palidez", éxito internacional del grupo británico Procol Harum, especializado en rock progresivo.

hqdefault.jpg

Gozó Phil Trim durante un decenio de gran popularidad. Tuvo otras experiencias musicales, luego como solista. Es de suponer que ganó bastante dinero. Pero sabido es que éste no dura eternamente. Vinieron los malos tiempos. Y aquel maravilloso intérprete de color fue poco a poco olvidado hasta quedarse poco menos que en la ruina. Encontró hace unos años trabajo como conserje de noche en un centro comercial situado en La Moraleja, a la salida del norte de Madrid. Se pasaba las noches en vela, atento a cualquier ruido o inesperadas circunstancias, vigilando cualquier rincón del complejo, lo que le suponía diariamente subir y bajar más de mil peldaños de escaleras. Sentado en su cabina de trabajo, ojo avizor, sintonizaba con sus emisoras favoritas, o sirviéndose de Internet para escuchar las últimas novedades musicales. Porque para Phil Trim ese ha sido siempre su mundo desde que era un chiquillo. Nacido en un pueblo de la isla de Trinidad heredó de su padre, saxo de jazz, su afición por la música.

disco-pop-tops.jpg

Y ahora, en este verano de 2017, Phil Trim está lleno de nuevas ilusiones, porque ha vuelto a subirse a un escenario, a rememorar los éxitos que consiguió como vocalista de los Pop Tops, junto a parte de sus antiguos compañeros del grupo: Luis French, teclista; Enrique Gómez, trombón; y otros de la banda Alcatraz (de la que aquel también formó parte en su día) tales como Andrés Rico, bajo; Rafael Laviada, guitarra y el batería de ambos conjuntos, Tony Climent, a quienes se unió asimismo el saxofonista José Natal. Para completar el espectáculo contrataron a Susana de las Heras (hermana de la infortunada Rocío Dúrcal) y Andrea Bronston (hija de aquel todopoderoso productor de cine, Samuel Bronston, y novia fugaz de Camilo Sesto), dos estupendas voces haciendo coros.

Para los llamados "sesenteros", aquellos que vivieron la música pop de los 60 y 70, el nombre de Pop Tops les traerá hermosos recuerdos pues fueron, a partir de su debut en 1967, una de las mejores bandas españolas, que lograron tener su momento de gloria en el mercado europeo. Realmente, poco antes de que Phil Trim se asentara en nuestro país, existió un conjunto denominado Los Tifones, que tuvo una breve pero llamativa existencia a partir de su estreno en el Festival de Música de León de aquel año. Fue cuando contrataron de vocalista al mencionado cantante de color, que además de cantar, dominaba la trompeta y había formado tiempo atrás Trinidad Steel Band, quienes se especializaron en tocar esos bidones tan típicos en su país. En 1965 llegaron a ser teloneros durante la actuación de Los Beatles en Madrid. Al entrar en Los Tifones se produjo un cambio en la denominación del conjunto, pues ya existía otro en Inglaterra y no era cuestión de crear absurdos equívocos. Y así fue cómo fueron bautizados como los Pop Tops.

Tenía Phil Trim, además de su virtuosismo como instrumentista y cantante la circunstancia de cantar perfectamente en inglés. Y cuando aprendió español ya pudo alternar ambas lenguas en el repertorio del grupo. Por esa época, eran pocos los cantantes españoles que al menos se defendieran con corrección en la lengua de Shakespeare. De los Pop Tops se encargó como productor Alain Milhaud, un experto en todo tipo de música, que con una preparación clásica se introdujo con fortuna y eficacia en el pop español. Su mayor creatividad la logró con los Bravos y su espectacular "Black is black", pero poco después repitió el éxito fuera de nuestras fronteras con los Pop Tops.

hqdefault.jpg

Después de su versión de "Con su blanca palidez", ya citada, el segundo disco del conjunto contenía otro bombazo: "Oh Lord, Why Lord", que no era sino el famoso "Canon", de Pachelbel, tema al que puso letra el propio Phil Trim. Allí demostró su categoría vocal, su extraordinario dominio de la música religiosa de los negros, el ritmo góspel. "Oh Lord, Why Lord", ni qué decir fue número uno en las listas españolas de éxito, pero lo grandioso es que se encaramó también en la de otros países europeos y hasta se auparía en algunas de los Estados Unidos. Casi todos los éxitos posteriores conseguidos con los Pop Tops tuvieron que ver con Phil Trim, pues era el encargado de su adaptación al español y de las variaciones musicales que incluía.

"Mammy Blue"

De todos esos números triunfales cabe asegurar que el más importante de todos sería "Mamy Blue", que pasó mucho tiempo como original del francés Hubert Giraud, cuando Phil Trim también puso su talento en las dos adaptaciones que realizó en español y en inglés. Ocurriría que otros artistas se adelantaron, grabando varias versiones, que fueron las que se divulgaron al principio en las emisoras de radio y televisión europeas, pero al aparecer la de los Pop Tops barrió a todas ellas. Se vendieron seis millones de copias en todo el mundo. Hubieran podido ser más si Alain Milhaud hubiera estado atento. Resulta que los Pop Tops grabaron "Mammy Blue" en unos estudios londinenses y en esas jornadas a Milhaud, por cortesía, no se le ocurrió mejor cosa que invitar al mencionado autor, Giraud. Éste fue el que inmediatamente puso en marcha el lanzamiento del estreno de su canción. Aquello sucedió en 1971.

hqdefault.jpg

Pop Tops fluctuó en su repertorio con adaptaciones modernas de música barroca, con otras de raíces soul, contando con que Phil Trim se desenvolvía con maestría interpretando rythm and blues. Llegaron a sorprendernos con variaciones sobre música de Juan Sebastian Bach, tenido por los estudiosos por un inspirado clásico que tendría indiscutible importancia entre los jóvenes autores de mediado el siglo XX.

La imaginación del productor Alain Milhaud no tenía límites y un día, en plena explosión de la música progresiva y de los movimientos hippies, se le ocurrió que los Pop Tops se presentaran a actuar casi desnudos, en pelota picada, aparentemente. Eso sí: todos llevaban puestos sus slips. Y sus cuerpos embadurnados con alegorías psicodélicas. De tal guisa aparecerían en la portada de uno de sus discos, pero aquel experimento sucedió en el Club Náutico de Pamplona, en una tarde de 1969. El escándalo fue mayúsculo. Phil portaba entre sus manos una paloma, como símbolo picassiano de paz. Gran parte del público los despidió con una sonora pitada y tuvieron que retirarse del escenario. La prensa local se hizo eco del suceso al día siguiente, y el severo varapalo fue asimismo secundado por los medios nacionales. El "happening", publicitariamente, les vino bien pero el Gobierno Civil de Navarra les impuso una multa de doscientas mil pesetas. Parte del equipo de música del grupo resultó seriamente dañado. El episodio lo repitieron en el ya extinguido hace tiempo Pabellón Deportivo del Real Madrid, sin tanto escándalo. Pero, prevenidos por lo que pudiera ocurrir, comparecieron ante el respetable con leotardos aunque con las mismas pinturas. Y a la mayoría de los espectadores les hizo gracia.

Hacia 1978 ya se habían disuelto los Pop Tops, que quince temporadas después, más o menos, volvieron a reunirse. Ya sin la misma expectación. Entre tanto Phil Trim aprovechó su tirón como vocalista y se fue con Alcatraz, una banda de excelentes instrumentistas. Terminó esa parte de su carrera como solista, pero aunque resistió un tiempo en cierto modo viviendo de las rentas obtenidas con Pop Tops, y renovando su repertorio con nuevas producciones, algunas del Dúo Dinámico, llegado el nuevo siglo, con otras tendencias musicales, su nombre pasó a ser silenciado. Fue ese periodo de varios años en los que se resignó a pasar inadvertido entre la gente, olvidado por las compañías de discos, empresarios, y por descontado comentaristas musicales. Y el conserje de noche que era hasta hace unos meses se reencontró en la pasada primavera con algunos antiguos compañeros, con los que ha vuelto a actuar, bajo la leyenda "We are here!". Así han resucitado aquellas viejas, inolvidables canciones de Pop Tops.

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot