Menú

De la televisión al teatro... y viceversa

Carlos Sobera interpreta a Ramiro, un ministro de Economía corrupto que se lleva fatal con su homólogo de Interior.

0
Carlos Sobera interpreta a Ramiro, un ministro de Economía corrupto que se lleva fatal con su homólogo de Interior.
Momento de la función

Los espectadores conocen a los protagonista de esta obra, rostros populares de la televisión con los que están sumamente familiarizados. Los espectadores conocen, también, los numerosos casos de corrupción que salpican la actualidad informativa de este país. Con estos dos ingredientes se hace una obra. Y tiene éxito.

La clave de El ministro reside en haber encontrado una fórmula que llena la sala función tras función. El público ríe con esos actores a los que ya conoce, porque los ha visto en televisión: en series, concursos, programas, películas... Quién va a ver a Carlos Sobera y Marta Torné sabe lo que busca. Es un teatro sin pretensiones, que dirige Antonio Prieto, y que funciona a la perfección. Porque saben que es una comedia con múltiples situaciones hilarantes, que sirven al mismo propósito que la televisión: entretener.

Carlos Sobera interpreta a Ramiro, un ministro de Economía (a la sazón, un político corrupto que se lleva fatal con su homólogo de Interior – y pueden poner aquí el nombre del personaje real que se les pase por la cabeza-). El susodicho ministro quiere beneficiarse a la profesora de francés de sus hijos (interpretada por Marta Torné) que parece una chica ingenua, pero a la vez es ambiciosa -y sí, pueden poner aquí también el nombre del personaje real que se les pasa por la cabeza-. Ambos protagonistas se ven envueltos en el atraco de un banco y en la huida de los ladrones (Javier Antón y Guillermo Ortega, en una versión berlanguiana del Lute y el Dioni).

Muecas, caídas, gags efectistas que sirven al propósito de la obra. Casualidades imposibles que no hacen más que enredar la situación hasta prever un desenlace tan apoteósico como apocalíptico.

Y por en medio circulan la corrupción, los chantajes, los sobornos, los rescates... El tejemaneje del día a día, con lo que se aderezan los informativos de televisión. Divertida crítica a la ambición sin límites, con caricaturas algo manidas de los roles políticos, pero ¿es que acaso no se ha convertido el panorama político en una comedia hilarante?

ESPECTÁCULO: El ministro

LUGAR: Teatro Cofidis (C/Alcalá, 20, Madrid)

REPARTO: Carlos Sobera, Marta Torné, Javier Antón y Guillermo Ortega

FECHAS: Hasta el 11 de enero de 2015

VALORACIÓN: 7/10

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios