Menú

Evans deja de ser Poulidor

La sombra de Raymond Poulidor, eterno segundo en el Tour de Francia, planeaba este sábado en la contrarreloj de Grenoble.

0

Raymond Poulidor (Mérignat, 15 de abril de 1936) es un exciclista francés que ha pasado a la posteridad como el eterno segundo, pues en tres ocasiones ha acabado el Tour de Francia en esa posición tras Jacques Anquetil, Felice Gimondi y Eddy Merckx, en 1964, 1965 y 1974, respectivamente. Cosecha también otros cinco terceros puestos (1962, 1966, 1969, 1972 y 1976), también a la sombra de Lucien Aimar, Lucien Van Impe, Roger Pingeon o Jan Janssen. En definitiva, Poulidor ha subido ocho veces al podido de los Campos Elíseos de París, pero nunca ha podido ganar el Tour.

Ése fue el drama de Pou Pou, que tuvo que competir con dos de los más grandes de la historia del ciclismo como Anquetil y Merckx. Pero esa misma condición de segundón le valió la simpatía del público, pues Poulidor, profesional entre 1960 y 1977 siempre en las filas del equipo Mercier, es quizá el ciclista más querido por el público francés.

A pesar de no haber triunfado nunca en la carrera ciclista más prestigiosa del mundo –de hecho, nunca lució el maillot amarillo–, Poulidor tiene un extenso palmarés de 189 victorias, entre las que destacan la Vuelta a España en 1964 y siete etapas en la Grande Boucle.

La sombra de Pou Pou es alargada
 
Lo cierto es que la sombra de Raymond Poulidor planeaba este sábado sobre Grenoble, escenario de la penúltima etapa del Tour 2011, una contrarreloj individual de 42,5 kilómetros con salida y llegada en esta localidad situada al pie de los Alpes. El luxemburgués Andy Schleck (Leopard) afrontaba la jornada con el maillot amarillo ceñido a su cuerpo y 57 segundos de ventaja sobre su gran rival por el triunfo final, el australiano Cadel Evans (BMC).

Si hay un mote que todo jefe de filas intenta evitar es el de "Poulidor". Tanto Evans como el menor de los Schleck intentaban dejar de parecerse al excorredor francés y conseguir al fin la gloria: el australiano acabó segundo en 2007 y 2008, por detrás de Alberto Contador y Carlos Sastre, respectivamente, mientras que el luxemburgués se vio superado por el ciclista de Pinto en 2009 y 2010.

Y la gloria ha terminado siendo para Evans, que ha destrozado a su rival en la crono. Necesitaba recortar casi un minuto al menor de los Schleck y al final le acabó sacando más de dos y medio en 42 kilómetros. Una auténtica barbaridad. El premio merecido para Cadel, que se convierte en el primer corredor del Hemisferio Sur que gana el Tour de Francia.
 
Salvo catástrofe este domingo, tras el recorrido de 95 kilómetros entre Cretéil y París, dejará de ser el eterno segundo y le cederá ese dudoso honor a Andy, que ha vuelto a perder la carrera en el último momento. Tres veces segundo en cuatro participaciones, el jefe de filas del Leopard es el Poulidor del ciclismo moderno.

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios