Menú

Fórmula 1

El filón de Fernando Alonso este año: los tambores de guerra en Red Bull entre Verstappen y Pérez

El asturiano quiere pescar en río revuelto y aprovechar la tensión que existe entre los dos pilotos de Red Bull.

El asturiano quiere pescar en río revuelto y aprovechar la tensión que existe entre los dos pilotos de Red Bull.
Verstappen, Pérez y Alonso en el podio del GP de Arabia Saudí de Fórmula 1 | Reuters

Si hay algún piloto experto en pescar en río revuelto es Fernando Alonso. El inicio de Red Bull en la temporada 2023 de Fórmula 1 ha sido descomunal: dos dobletes consecutivos y una sensación de superioridad pocas veces vista en el ‘gran circo’. El Gran Premio de Arabia Saudí confirmó que Alonso es la alternativa a Max Verstappen y a Sergio Pérez. El de Aston Martin acumula dos podios en lo que va de año y quiere aprovechar la tensión que hay en Red Bull para llegar a ser el líder de la escudería.

Flavio Briatore, el mánager del asturiano, ya ha avisado tras la carrera de Yeda: "La lucha por el título no ha terminado". El italiano aseguró que Alonso no desaprovechará los momentos de debilidad de Red Bull. El punto fuerte del bicampeón mundial es la constancia: incluso en los días en que las cosas salen peor, como en Yeda, y con la sanción de cinco segundos, el ovetense está arriba. Siempre y cuando el rendimiento del Aston Martin lo permita, claro. El equipo de Silverstone tiene un plan de mejoras para el monoplaza de cara a Imola y atesora casi 150 horas más de túnel de viento que Red Bull hasta el verano. Hay motivos para soñar.

- El precedente de 2007

Todos los aficionados alonsistas tienen en mente lo que sucedió en la temporada 2007 de Fórmula 1. En esa ocasión fue el español el que protagonizó una lucha fratricida con Lewis Hamilton en McLaren Mercedes, lo que terminó por beneficiar a un tercero que se llevó el título en la última carrera contra todo pronóstico. En esa ocasión fueron Kimi Raikkönen y Ferrari los que aprovecharon la guerra abierta en el equipo inglés.

Como curiosidad, Raikkönen también se subió al podio en las dos primeras citas del año, cuando todos apuntaban a Alonso y a Hamilton como grandes favoritos para el título por el rendimiento de aquel MP4-22. No es la única ocasión en que dos compañeros han luchado por el título. El mejor ejemplo de ello es la rivalidad que también se dio en McLaren entre Ayrton Senna y Alain Prost; pero los hay más recientes, como cuando Nico Rosberg destronó a Lewis Hamilton en 2016 cuando Mercedes estaba en otra liga.

Precisamente Checo Pérez quiere ser un Rosberg para Verstappen. El fallo en el motor de Verstappen en la clasificación de Yeda obligó al holandés a salir decimoquinto en carrera. Remontó hasta la segunda posición y, cuando amagó con perseguir a Pérez, éste no dio su brazo a torcer. El mexicano calcó los tiempos del campeón, tras un sinfín de radios en las que Verstappen no cumplía los deltas que le exigían desde el muro. El holandés marcó la vuelta rápida en el último giro de la carrera llevándose el punto adicional para colocarse en solitario, por solo una unidad, en cabeza del Mundial. Pérez se sorprendió de esto y no lo supo hasta que lo habló con Max, antes de subir al podio. La tensión se cortaba con un cuchillo.

- "No estoy aquí para ser segundo"

El enfado de Verstappen al final de la carrera era visible. La relación entre los dos pilotos la temporada pasada terminó muy mal. El bicampeón no cedió la posición en Brasil para ayudar a su compañero a ser subcampeón. La relación se había roto unos meses antes en Mónaco por el accidente que provocó Checo Pérez en la clasificación del Gran Premio para así asegurarse salir por delante de Verstappen. El joven piloto no olvida.

Pérez eliminó en Twitter su publicación tras la carrera, en la que decía: "Quiero ser campeón del mundo". El mexicano borró el mensaje y lo volvió a subir omitiendo esta última parte. ¿Órdenes de equipo? Lo que está claro es que Pérez se ha cansado de poner la otra mejilla con el egoísta piloto holandés, y tiene la oportunidad de su vida para ser campeón. Un sueño que puede cumplir si da el 100 % en la pista y se convierte en el piloto rebelde de la bebida energética. El que seguro que estará al acecho también es Alonso, que es perro viejo y está curtido en mil batallas.

Temas

0
comentarios

Servicios

  • Radarbot
  • Biblia Ilustrada
  • Libro
  • Curso