Menú

Josep María Bartomeu dimite como presidente del Barcelona

El club azulgrana queda ahora en manos de una Comisión Gestora que convocará elecciones antes de tres meses.

0
El club azulgrana queda ahora en manos de una Comisión Gestora que convocará elecciones antes de tres meses.
Josep María Bartomeu dimite como presidente del FC Barcelona. | EFE

Fin a la etapa de Josep María Bartomeu como presidente del FC Barcelona. El mandatario y su Junta directiva al completo han decidido presentar la dimisión de sus cargos tras la negativa de la Generalidad de Cataluña a aplazar el voto de censura en su contra. La clave del adiós estuvo en la respuesta que este martes por la mañana le dio el Ejecutivo autonómico catalán, que no vio impedimentos jurídicos ni sanitarios para aplazar la votación del voto de censura.

La negativa al deseo de Bartomeu y su Junta de aplazar "por cuestiones sanitarias" la votación, fijada en la sede única del Camp Nou para los días 1 y 2 de noviembre, fue el mazazo definitivo. Bartomeu pone así fin a seis años y nueve meses como presidente del Barça después de haber llegado al cargo en enero de 2014, en sustitución de Sandro Rosell.

Comparecencia sin preguntas

El ya dimitido presidente del Barcelona, en una comparecencia sin preguntas, comentó que la decisión se ha tomado "de manera serena y acordada" por todos los componentes de la directiva y cargó contra la Generalitat de Cataluña por no haber ofrecido "cobertura legal" a la petición del club de realizar el referéndum en diferentes sedes, para lo cual había solicitado quince días de plazo extra. "Les pedíamos (a la Generalidad) cobertura legal, la misma que pidieron ellos al gobierno central, pero han decidido no dar lo mismo que han pedido. Han optado por lavarse las manos en una situación que les resulta incómoda", afirmó.

Bartomeu dijo que el Barcelona no podía convocar la moción de censura en estas circunstancias. "Teníamos que preservar la salud de todo el mundo y no podíamos situarnos en la tesitura entre la salud y una votación. Por eso no convocamos a los socios y dimitimos", insistió.

Aseguró que la directiva no abandonó después del 2-8 de Lisboa ante el Bayern Múnich, en la Liga de Campeones, por sentido de la responsabilidad. "Lo más fácil era dimitir, irse después de aquella dolorosa derrota, pero había que tomar decisiones y todo ello en medio de una crisis mundial sin precedentes. No podíamos dejar el club en manos de una gestora con competencias limitadas", indicó. "¿Quién hubiera contratado a un entrenador o fichado a jugadores o asegurado la continuidad de Messi o adecuado los salarios? Como junta teníamos la obligación de hacerlo", subrayó el ya dimitido presidente del Barcelona.

Bartomeu recordó que una dimisión anticipada hubiera provocado un vacío de poder en un tiempo en el que se tenían que tomar grandes decisiones. "No queríamos huir pese al desgaste personal y se ha insinuado que teníamos cosas que ocultar y que teníamos miedo a avalar. Todo falso. Defendí que nuestra autocrítica nos hace más fuertes, pero lo que hemos vivido estos últimos meses pasa el límite. Se nos ha faltado al respeto, se nos ha amenazado, a mí, a mi familia y también a mis compañeros de junta", dijo.

Aseguró que ha sido "un honor servir al club", tanto como directivo como siendo presidente y que siempre ha intentado ejercer el cargo "con honradez y responsabilidad". "Espero que próximamente se pueda cerrar la adecuación salarial de la plantilla, que si no se completa puede tener consecuencias graves (para la economía del club)", manifestó.

Bartomeu anunció que el lunes se aprobaron los requerimientos para formar parte de una Superliga Europea de Clubes y recalcó que el Barça es "el mejor club del mundo en valor". "Eso lo hemos conseguido por delante de grandes magnates y estados, manteniendo el club en manos de los socios. Somos singulares y eso supone que no tengamos que repartir dividendos y que los beneficios se destinen a inversiones deportivas y patrimoniales. La solidez del club es indiscutible", argumentó.

Afirmó, asimismo, que es el momento de pasar página y de que cada uno saque sus conclusiones. "Lo único que quiero es seguir disfrutando del Barça y los que vengan tendrán todo mi apoyo en el futuro. Somos los socios los que decidimos nuestro futuro y esta es nuestra grandeza", dijo.

Tres meses para convocar elecciones

Se abre ahora un periodo en el que una Comisión Gestora, liderada por el presidente de la Comisión Económica del club, Carles Tusquets, tendrá como máximo 90 días para convocar las elecciones desde que sus miembros hayan tomado posesión del cargo.

Así, a finales de enero sería el periodo límite para que tuviesen lugar los comicios a la presidencia del Barcelona, para los cuales de momento ya están confirmados los precandidatos Jordi Farré, Agustí Benedito, Víctor Font, Toni Freixa y Lluís Fernández Alà.

Según establece el punto 35.4 de los Estatutos del club, Tusquets y el Síndic dels Socis, Joan Manuel Trayer, deberán designar libremente el resto de miembros de la Comisión Gestora de entre los integrantes de la Comisión Económica y los de la Comisión de Disciplina. También podrían escogerlos de la Junta directiva dimisionaria, pero los Estatutos puntualizan que si los miembros de ésta han sido sujetos pasivos de un voto de censura no pueden ser elegidos.

En todo caso, la Comisión Gestora deberá estar formada por un número de personas no inferior al 50% total de miembros de la Junta directiva en el momento del cese, con un mínimo de siete miembros. Actualmente el número de miembros de la Junta de Josep Maria Bartomeu era de 14.

Según los Estatutos, la Comisión Gestora debe ejercer las funciones de gobierno, administración y representación que corresponden a la Junta directiva, pero limitadas a los actos necesarios e imprescindibles para el mantenimiento de las actividades normales del club y la protección de sus intereses.

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios