Menú

Liga

El Atlético sigue empeñado en regalar puntos y tropieza en Vitoria ante el Alavés (1-1)

Simeone tuvo que cambiar el plan sobre la marcha tras una primera parte terrorífica. Morata marcó el 0-1 y Lucas Pérez el empate a uno.

0
Simeone tuvo que cambiar el plan sobre la marcha tras una primera parte terrorífica. Morata marcó el 0-1 y Lucas Pérez el empate a uno.
El Atlético mejoró mucho con la entrada de Thomas | EFE

Es muy difícil que un equipo de Primera División, independientemente de la camiseta que vista y de la cantidad de suplentes o titulares que tenga sobre el campo, haga una primera parte tan terrorífica como la que hizo el Atlético de Madrid en Vitoria. Se podría calificar como defecto si fuese algo poco habitual o medianamente habitual, pero como es en uno de cada tres partidos ya se puede calificar de vicio la manía del cuadro de Simeone de regalar primeras partes.

En Mendizorroza ante el Alavés, el Atlético jugó con un equipo que sin ser el titular podría ser el plan A y no B de 16 de los 20 equipos de Primera División. Parece imposible que un equipo con un centro del campo formado por Saúl, Héctor Herrera, Lemar y Marcos Llorente, siendo tres de ellos internacionales, no logre retener un balón. Y ya no solo es que no hubiese control del esférico es que, cada vez que una segunda jugada, caía en pies rojiblancos hacer dos pases se convertía en una quimera. Así, juegues con un 1-4-4-2 o con un 1-1-9 ofensivo es imposible reinar en los partidos y el Atlético ofreció su peor versión en otro primer acto de película de miedo.

"Pero luego en la segunda parte todo fue diferente y se pudo llegar al 0-2", dirán algunos. Sí, cierto. El Atlético sacó a Thomas por Marcos Llorente al descanso y jugando al fútbol lo justo y necesario generó ocasiones, marcó el 0-1 obra del iluminado Morata y casi deja cerrado el partido sin mayores problemas. Sí, todo eso es cierto, pero hay que ir más allá. Al Atlético, aunque sea nuevo y tenga que acoplarse, hay que pedirle unos mínimos, porque los actuales solo sirven para ganar 0-1 si hay suerte y siempre con la sensación de quedarse a medias. Eso le pasó en Vitoria y, otra vez, se quedó sin los tres puntos.

A día de hoy, el Atlético deja momentos más que interesantes incluyendo transiciones que con regularidad y una gran defensa pueden convertirlo en un equipo temible, pero por momentos hay jugadores tan fuera de forma mental, porque físicamente no parece que sea el problema, que los rojiblancos parecen jugar con un futbolista menos. Es el caso de Diego Costa. Simeone es supersticioso y quizá haya señales que le indiquen que el camino con el delantero de Lagarto no es el adecuado. Si Morata sale ante el Leverkusen y marca, para ser después titular frente al Athletic y volver a marcar, rematando todavía más la faena saliendo de revulsivo en Vitoria y marcando, quizá la señal es que el 9 es él y no Costa.

Solo hay que ver lo que cambia el Atlético cuando juega con Morata arriba y cuando lo hace con Costa. Hay un cambio de velocidad que notan todos los equipos incluyendo un Alavés que hizo un partido muy correcto aprovechando la ocasión que tuvo Lucas Pérez en el minuto 82. Golazo descomunal del ex del Dépor que dejó al Atlético con la sensación tantas veces repetida de quedarse a medias. ¿Todo hubiese cambiado con la ocasión de Morata y con otra más que tuvo el cuadro de Simeone justo después del 0-1? Claro, pero ojo, si Marcos Llorente hubiese sido expulsado por una fea entrada en la primera parte, también. Este es el fiel reflejo de lo que ocurre con un Atlético, que vive de hechos puntuales cuando antes vivía de una solidez aplastante.

El 1-1 de Vitoria deja a Simeone con muchas dudas en la mochila y en la pizarra. Marcos Llorente quedó muy mal parado en el plan B colchonero y encima Thomas retrató esa opción del ex del Real Madrid con apenas dos pases realizados en los cinco minutos iniciales tras la reanudación. El ghanés con dos pases ya hizo mejor al Atlético. La diferencia fue tal que asusta ver a dos equipos tan diferentes. Mismas palabras para Diego Costa. Es encomiable que Simeone tienda la mano a un guerrero herido en el campo de batalla, sin embargo, quizá ese púgil indomable haya recibido un golpe tan grande que necesite un tiempo en la esquina del cuadrilátero. A veces proteger a un emblema no es insistir en su mal momento sino hacer una pausa y dejar que respire. En Sevilla ya esperan al Atlético. Si toca Jekyll, bien. Como toque Hyde…

Ficha técnica

Deportivo Alavés, 1: Pacheco; Aguirregabiria, Laguardia, Magallán, Duarte; Vidal, Wakaso (Burke, min.75), Manu García, Rioja (Pons, min.68); Joselu (Tomás Pina, min.88) y Lucas Pérez.

Atlético de Madrid, 1: Oblak; Arias, Felipe, Hermoso, Lodi; Herrera (Morata, min.60), Llorente (Thomas, min.46), Saúl, Lemar; Diego Costa (Koke, min.70) y Correa.

Goles: 1-0, M.70: Morata. 1-1, M.83: Lucas Pérez.

Árbitro: Estrada Fernández (Comité catalán). Amonestó a los locales a Wakaso (min.29), Laguardia (min.61), Manu García (min.89) y a los visitantes Llorente (min.16), Felipe (min.75) y Hermoso (min.89).

Incidencias: Partido correspondiente a la undécima jornada de LaLiga Santander disputado en el estadio de Mendizorroza en Vitoria ante 17.235 espectadores.

0
comentarios

Servicios